Archivos de la categoría ‘Cultura’

Cuanto más mayor me hago, más me gusta poder decir que no tengo nada que hacer. Eso significa, no sólo que los deberes los tienes hechos, sino que puedes dedicar tiempo a la lenta improvisación. ¡Me encanta el poder decidir en cuestión de minutos u horas un nuevo plan para disfrutar con los amigos, la familia, mi pareja…! Aunque la verdad lo de hacer cosas me gusta, no lo niego, y si no estoy metido en algún fregado yo me lo busco. ¡Hacia algún sitio he de canalizar tanta energía! No obstante, hasta mi madre me ha llegado a preguntar, hablando por teléfono:

Mi madre: ¿hijo, qué tal?

Yo: Bien, ahora estoy trabajando porque tengo mucho trabajo.

Mi madre: ¿Y eso?

A pesar de que ella es quien me financia el Máster que estoy haciendo, creo que incluso ella se da cuenta y le sorprende la cantidad de cosas que hacemos y lo rápido que va todo hoy en día.

ejecutivo_exitoso1

En una nueva sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, la catedrática UNESCO de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la UNED, María Novo, estuvo con nosotros para hablar del factor tiempo, ese gran olvidado. Lo olvidamos todos en general, como defiende María, pero sobre todo lo olvida el sistema político-económico que rige hoy en día: tu dinero se puede estar moviendo a lo largo del día, sin parar un instante, entre Japón, Frankfurt y Nueva York; los políticos sólo piensan en políticas y medidas que les otorguen beneficios pensando en el siguiente proceso electoral, consumimos a un ritmo mayor del que la naturaleza puede regenerarse…

María Novo es catedrática de la UNED

María Novo es catedrática de la UNED

Esta velocidad que ha adquirido la vida humana es completamente contraria a los ciclos largos de la naturaleza. Al fin y al cabo, si dividiésemos la edad de la tierra en 24 horas, llevaríamos existiendo 19 segundos. Sin embargo, nuestra voracidad como especie nos ha llevado a una situación en la que vamos a necesitar más de un planeta si seguimos a este ritmo, sobre todo en los países centrales y enriquecidos. A esto es lo que se le llama Huella Ecológica (puedes calcular la tuya, aquí) y lo que demuestra también es que estamos consumiendo los recursos de la Naturaleza y generando residuos a una velocidad mayor de lo que la Tierra puede renovar unos y asimilar otros.

En los años 80′, fue la última vez en que gastábamos y consumíamos al mismo ritmo de asimilación y regeneración natural de la Tierra, pero hemos sobrepasado esas capacidades en un 30%, lo cual es una barbaridad. Producimos demasiado, a un ritmo incluso que ni siquiera somos capaces de consumir y muchas cosas se desperdician; el imaginario dominante de nuestro sistema necesita estar siempre a la última y renovado (se produce la obsolescencia programada) y no somos capaces de respetar a la Tierra, de la que formamos parte y en la que llevamos muy poco tiempo.

historia del hombre en la tierra 01

En realidad, estos problemas derivados de no tener en cuenta el tiempo no afectarán tanto a la tierra porque en sus largos ciclos se recuperará de tal devastación, como ya lo hizo en otras ocasiones, pero de cómo gestionemos esos tiempos dependerá nuestra propia existencia como especie. Podríamos llegar a ser la primera especie que se autodestruye, así que mirad para que nos habría servido el don de la ¿inteligencia superior? Lo que está claro es que, teniendo en cuenta nuestra supervivencia, ciertos elementos que para la Tierra misma no supondrían un gran cambio, a nosotros pueden traernos serios problemas. Jared Diamond, en su libro Colapso, presenta unas interesantes reflexiones sobre los motivos del colapso de las sociedades.

Me gusta mucho ese viejo proverbio tuareg que dice: “vosotros tenéis los relojes y nosotros tenemos el tiempo”. Después de vivir en Mozambique unos meses y de que mi tío Pedro me explicara como hacía negocios con ellos lo entendí mucho mejor. El tiempo, como señala Novo, es un bien escaso y debemos aprender a usarlo. Ahí se encuentran las diferencias, en el cómo usarlo. Usar el tiempo para vivir y vivir para vivir. Se puede extender y dar más tiempo a la gente, si hablamos de la atacar mortalidad infantil y mejorar la esperanza de vida, a pesar de que las condiciones externas limitan mucho en qué y cómo cada uno puede usar el tiempo. Desgraciadamente, no todos somos libres para decidir.

2011_9_8_PHOTOGALLERY-c80f9e8217585ed50192e39ed63c1474-1315501393-32

El no tener tiempo, además, se ha convertido en un factor de estatus: como estás ocupado y con muchas cosas que hacer eso es que eres una persona ¿importante? para el mundo, porque no paras de hacer cosas y la gente te lo reconoce. ¡Y al final no tenemos tiempo para la felicidad, para hacer eso que nos gusta! Como comentaba Novo: “la libertad es tiempo y el tiempo nos da libertad”. Yo sigo pesando, y así lo haré hasta que me muera, que el tiempo es nuestro único patrimonio. No obstante, los amigos africanos me han enseñado que el tiempo no sólo pertenece a uno mismo, sino también a los que nos rodean (interesante reflexión en la que os invito a profundizar).

Para el economista español José Luis Sanpedro, bienestar significa conseguir la libertad de las necesidades imperiosas, y su enemigo es el mejor estar (el querer hacerse rico). Siempre se puede estar mejor o imaginar que se puede estar mejor. Pero a pesar de la revolución tecnológica, contradiciendo las palabras de Henry Ford (nada sospechoso de izquierdista) sobre que con la tecnología acabaríamos trabajando menos horas. Pues se equivocó, trabajamos más horas, menos gente y más puteados porque no hemos sabido adaptar la economía a las necesidades de la gente y nosotros hemos acabado viviendo para el capital.

No obstante, aún quedan esperanzas puestas en lo pequeño, lo próximo y lo lento (como dice María Novo), opuestos completamente a lo visto como lo mejor en la modernidad tradicional: lo grande, lo lejano y lo rápido. Iniciativas como los bancos del tiempo, la red Slow Food, los indicadores de Felicidad Interna Bruta de Bután, la red de ciudades lentas, el movimiento Slow… están demostrando la capacidad de resiliencia del ser humano ante estas situaciones. Espero que todas ellas puedan ayudarnos a dejar de lado un modelo de consumo y entretenimiento que secuestra nuestro tiempo y nos hace caer en la trampa del siempre correr, otra forma de dominación. Os recomiendo los libros: El elogio de la ociosidad (Bertrand Rusell) y el texto del Derecho a la Pereza (Paul Lafargue).

Mientras tanto, yo trato de tomarme la vida como un viaje en el que disfrutas del tiempo mientras vas de aquí para allá. No quiero sufrir el efecto Pekín Exprés, en el que el objetivo es llegar a la meta y el placer de viajar se pierde por el camino. Voy a seguir tratando de dedicarle todo el tiempo necesario a esas actividades lentas (como dice Novo), que se estropean si el tiempo que tenemos para ello es limitado: hablar con un amigo, poder disfrutar de un atardecer sin necesidad de quererlo ya (como en el Principito), pasear por el monte o… ¡qué narices! hacer un informe sobre cualquiera de las frikadas que a mí me gustan.

¡SALUD!

En noviembre del pasado año, en este mismo blog, la música y la paz aparecieron de la mano en el concierto (Que a todas las balas se les haga de noche) que dio Paco Damas en el espacio del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I. Son muchas las propuestas e investigaciones que aúnan la Paz y la música para tratar de transformar los conflictos: Playing for a Change, la iniciativa argentina Paz y Música, la Fundación Música y Paz colombiana o el macro concierto que está programado para el 21 de septiembre de 2014 en El Cairo, Egipto, desde la organización MasterPeace.

En esta ocasión, la compañera colombiana Andrea Rodríguez presentó una iniciativa en la que ha trabajado durante los últimos años, que trata de utilizar la música como vehículo de transformación del conflicto en el contexto colombiano: La Batuta, en el Departamento de Meta, inició un programa en el Barrio La Reliquia de Villavicencio, cuyo objetivo era que los jóvenes del  Barrio La Reliquia de Villavicencio aumentaran su participación social, su identidad, recursos sociales y conciencia de derechos culturales, contribuyendo a mejorar su accionar como futuros ciudadanos y fortaleciendo las posibilidades de gobernabilidad de los municipios y del departamento del Meta al aumentar su inserción participativa en el espacio cultural local y departamental.

Colombia, junto con Sudán, lidera la lista de personas desplazas de manera forzosa, en este caso, debido al conflicto que azota el país desde hace décadas

Colombia, junto con Sudán, lidera la lista de personas desplazas de manera forzosa, en este caso, debido al conflicto que azota el país desde hace décadas. Fuente: Consejo Noruego para los Refugiados.

Este proyecto se lanzó para atender a 90 jóvenes en situación de desplazamiento, lo cual genera grandes pérdidas y un grave daño al proyecto de vida, tal y como señala el Juez Cançado, ex Vicepresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en su argumentación al voto razonado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso Loayza Tamayo contra Perú: “la brusca ruptura de esta búsqueda, por factores ajenos causados por el hombre (como la violencia, la injusticia, la discriminación), que alteran y destruyen de forma injusta y arbitraria el proyecto de vida de una persona, revístese de particular gravedad, -y el Derecho no puede quedarse indiferente a esto. La vida -al menos la que conocemos- es una sola, y tiene un límite temporal, y la destrucción del proyecto de vida  carrea un daño casi siempre verdaderamente irreparable o, una u otra vez, difícilmente reparable”.

El  desplazamiento  impone  costos  sustantivos  sobre  las  familias  afectadas debido a la dificultad para recuperar pérdidas materiales e intangibles.

El desplazamiento impone costos sustantivos sobre las familias afectadas debido a la dificultad para recuperar pérdidas materiales e intangibles.

También se producen un gran impacto psicosocial en los individuos, especialmente en los niños.

También se producen un gran impacto psicosocial en los individuos, especialmente en los niños.

De esta forma, según Andrea Rodríguez, la música se puede convertir en un buen aliado para la reversión de estos procesos, pues representa un medio muy eficaz para tratar de mitigar y gestionar todo ese impacto psicosocial.

La música ha servido en este proyecto para mitigar el impacto psicosocial de la situación de desplazamiento que sufren estos niños

La música ha servido en este proyecto para mitigar el impacto psicosocial de la situación de desplazamiento que sufren estos niños

Para tratar de interiorizar el proceso que se vive a través de proyectos de este tipo, Andrea propuso una actividad que consistió en clasificar las sensaciones de los participantes en varios recuadros en función del tipo de transformación que permitían generar.

cuadro cambios

La mayor parte de ellas fueron situadas en el recuadro superior izquierdo, reconociendo que el proceso generado por este proyecto musical tuvo un importante valor de transformación personal. Con ello, podemos decir que la transformación y el cambio vienen desde abajo, desde las propias personas, y que va produciendo cambios en el resto de estructuras conforme los individuos se relacionan y organizan, llegando incluso a cambiar los organismos político-sociales y su funcionamiento. La propia Andrea Rodríguez nos enseñó cómo la música le ha servido también a ella para transformar sus propios conflictos, con una canción que compuso (aún espero título) y que no os puedo adjuntar porque no me permite subir el archivo musical. ¡Gracias, Andrea (letra)!

Presentación sobre Música y Construcción de Paz

¡SALUD!

Paco vuelve a estar estos días entre nosotros y eso se nota. Si alguien es capaz de llevar el aprendizaje a la calle haciéndolo experiencial ese es Paco. En una nueva sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, Paco Cascón nos concedió un par de horas para hacernos parte de una experiencia educativa diferente, que comenzó en la calle. Paco lleva muchos años trabajando cuestiones de Paz y resolución de conflictos y ha participado en numerosos procesos de paz, sobre todo en América Latina, pero su especialidad es la educación en y para el conflicto.

Paco Cascón imparte el módulo de Educación para la Paz en el Master Internacional de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universidad Jaume I de Castellón.

La sesión duró dos horas, la primera de las cuales se utilizó en la realización y evaluación, por parte de todo el grupo, de una actividad en el exterior del edificio de posgrado. Las alrededor de 60 personas allí presentes se dividieron en tres grupos que debían hacer un mural sobre las estaciones del año. Cada grupo tenía una consigna diferente: A) Debías mostrarse sumisos y acceder a todo lo que les pidieran. B) Debían defender la justicia de manera no violenta. C) Debían conseguir ganar por encima de todo y de sus acciones se responsabilizaba Paco, que era el coordinador.

Los grupos tuvieron quince minutos para elaborar el mural y, gracias a que los grupos se metieron bastante bien en el papel, vimos todo tipo de actitudes. Los sumisos tuvieron que ser creativos porque se quedaron sin materiales, los justos trataban de ayudar a los demás e intentaban unir a los grupos sin mucho éxito y los violentos acabaron desconfiando de todo el mundo y cubriendo su zona de trabajo con un cordón humano que evitaba cualquier acceso.

Poco a poco, las cosas se fueron poniendo más tensas, sobre todo a partir del momento en el que el grupo de violentos comenzó a intentar destrozar, con más o menos éxito, los trabajos de los demás para ganar a toda costa. Ante esto, los sumisos trataron de proteger su destrozado trabajo antes de entregarlo y los justos intentaron impedir que los violentos entregasen su proyecto dentro del tiempo haciendo una barrera humana alrededor de Paco. Fue una divertida e interesante locura observar todo aquello desde fuera, aunque me arrepiento de no haber podido ser parte de los sentimientos como individuo dentro de un determinado grupo.

Una vez dentro, durante la evaluación, los sentimientos de la gente eran variados pero se repetían entre los miembros de un mismo grupo. Los sumisos se sintieron sobre todo muy confusos por lo que pasaba (incluso a veces vieron cómo no habían cumplido estrictamente lo que se les pidió), los justos sintieron rabia y frustración porque se veían incapaces de actuar ante una situación así (también porque nadie quería colaborar con ellos en su cruzada por la justicia) y los violentos fueron los reyes del juego porque sentían que tenían poder (fueron los que mejor lo hicieron porque tenían claro cuál era su papel y qué podían hacer). Lo que quedó claro es que, independientemente de cualquier otra consideración, la violencia es el medio más fácil y rápido a través del cual conseguir las cosas. ¡PERO DESDE LUEGO NO EL MEJOR NI EL MÁS LOABLE! 

La segunda parte fue más expositiva. Paco, a través de anécdotas y vídeos, dejó claro que la Noviolencia es una forma de vida, una elección, que en ningún caso debe dejarse a la improvisación. Tiene que estar bien organizada y pensada, como así lo han demostrado los movimientos que cogieron las recomendaciones de Gene Sharp para comenzar sus revoluciones. La Noviolencia se fundamenta sobre todo en la LEGITIMIDAD y trabaja a través de la legalidad, con portales para el impulso de campañas como Change o Avaaz; la alegalidad, con aquello que no está regulado y que precisa de una gran creatividad, como ha ido sucediendo con los objetores de conciencia mientras no se ha regulado; y en la ilegalidad, por medio de la desobediencia civil, la cual se hace abiertamente asumiendo las consecuencias y que trata de defender un derecho para todos (evidentemente, tiene sus riesgos, más aún ahora con las normas que se están aprobando). Todo este camino estuvo lleno de grandes experiencias, propias y que Paco conocía.

En contextos difíciles, donde la libertad de expresión está restringida, los camiones, los funerales, las paredes… se aprovechan todos los medios para expresar aquello que públicamente no se puede (FOTO: MURO DE PALESTINA)

Por otro lado, Paco parece tener claro el método a seguir en estos casos: Diálogo abierto siempre (aunque a veces no es suficiente), actos de protesta y persuasión (fomenta la imaginación y la originalidad también en contextos difíciles, buscando que estén al alcance de la mayoría), no cooperación (el poder de los de arriba se sustenta en la cooperación de todos), la desobediencia civil (como la Marcha de la Sal de Ghandi entre otras) e Intervención negativa (boicot a los productos israelís o marroquíes o los bloqueo de Green Peace) y positiva (búsqueda de alternativas: bancos del tiempo, cooperativas de consumo, nuevos espacios monetarios, otros lugares donde poner nuestras cuentas de correo electrónico, donde poner nuestro dinero…)

Vídeos interesantes / Documentos y TalleresTaller de Noviolencia de Paco Cascón

¡SALUD!

Dicen que la música amansa a las fieras. ¿Qué puede hacer la música por la Paz? Muchas son las experiencias musicales que trabajan por el cambio, desde el mundialmente famoso Playing for a Change hasta las propuestas de pequeños compositores como Paco Damas. Este andaluz, natural de Jaén, estudió Composicón Musical y Medicina en Granada, donde fijó su residencia. Más tarde se especializó en Psicoterapia Psicoanalítica y Musicoterapia en Madrid. Después de algunos años dedicados exclusivamente al ejercicio de la medicina, reapareció públicamente en 1997 con el disco “Ay amor Y Entropía”, mezclando canción de autor y música instrumental, lo que le llevo a hacerse un hueco entre los autores andaluces de “La nueva lírica sureña”.

Después de varios discos, en  octubre de 2009 ve la luz su cuarto disco “Tristes Guerras”, un disco sobre la obra poética de Miguel Hernández con motivo de su Centenario 1910-2010. Este disco ya lo encaminó hacia el proyecto de paz que vino a presentar en el espacio del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I. Su quinto disco, “Que a todas las balas se les haga de noche”, es un disco que ha pretendido ser algo didáctico para el alumnado. Paco Damas incorpora en él textos propios y ha musicado textos de Caballero Bonald, Gabriel Celaya, Blas de Otero, Ángela Figuera, Miguel Hernández y Dolors Alberola. Es un disco cuyo hilo conductor es la “Cultura de Paz”: textos en claves de paz, igualdad, no violencia, solidaridad, civismo y ética. Este disco ha sido auspiciado entre otras instituciones por la Fundación Cultura de Paz que preside D. Federico Mayor Zaragoza.

La sesión transcurrió maravillosamente entre canciones y poemas, acompañadas de explicaciones sobre la situación mundial en diferentes aspectos (refugiados, hambre, paz, multiculturalidad, paz…), que quiero compartir con todos vosotros en este espacio. Las canciones pueden en la sección multimedia de la página de Paco Damas (en la parte inferior).

1.- Si derribas el Muro – Poema-Ernestina Champourcin

¡Si derribas el muro
qué gozo en todas partes!
¡Qué lazo de palabras
se sentirá en la tierra!
Y todo será nuevo,
como recién nacido…
Si derribas el muro
de todas las mentiras
¡Qué júbilo de amor
abierto sobre el mundo!
¡Qué horizonte sin nubes
en la curva del cielo!

2.- En el principio – Canción de Blas de Otero (cantada por Paco Ibáñez)

3.- La muerte del niño herido – Poema de A. Machado

Otra vez es la noche … Es el martillo
de la fiebre en las sienes bien vendadas
del niño. -Madre, ¡el pájaro amarillo!
¡Las mariposas negras y moradas!
-Duerme, hijo mío. Y la manita oprime
la madre junto al lecho. -¡Oh, flor de fuego!
¿Quién ha de helarte, flor de sangre, dime?
Hay en la pobre alcoba olor de espliego:
fuera la oronda luna que blanquea
cúpula y torre a la ciudad sombría.
Invisible avión moscardonea.
-¿Duermes, oh dulce flor de sangre mía?
El cristal del balcón repiquetea.
-¡Oh, fría, fría, fría, fría, fría!

4.- Llévame ante el Dios de la Guerra – Canción de Paco Damas

5.- Balada para la paz de los niños – Poema de Enrique Badosa (fragmento)

He venido a decir lo que acontece,

lo que amenaza un campo de amapolas

en donde hay una espiga que florece

y da la luz del trigo a las corolas.

Porque os veo la paz amenazada,

porque no reconocen las sonrisas,

porque os rompen la vida comenzada

y os quisieran las mentes bien sumisas.

Pero sabed que un libro se ha salvado:

el del que viene a referir un cuento.

Busco para vosotros tierra sana

donde aprender los días y las flores,

y coger la amapola más ufana

para un pan de alimento y de colores.

….

Pero aquí os dejaré dicha y escrita

para la decisión de algún momento,

por si la libertad lo necesita,

la voz que vino a referir un cuento.

6.- Canción para los refugiados – Canción  de Paco Damas

7.- Quisiera tener varias sonrisas de recambio – Poema de Concha Méndez

Quisiera tener varias sonrisas de recambio

y un vasto repertorio de modos de expresarme.

O bien con la palabra, o bien con la manera,

buscar el hábil gesto que pudiera escudarme…

Y al igual que en el gesto buscar en la mentira

diferentes disfraces, bien vestir el engaño;

y poder, sin conciencia, ir haciendo a las gentes,

con sutil maniobra, la caricia del daño.

Yo quisiera ¡y no puedo! ser como son los otros,

los que pueblan el mundo y se llaman humanos:

siempre el beso en el labio, ocultando los hechos

y al final… el lavarse tan tranquilos las manos.

8.- No quiero – Canción de Angela Figuera (poema leído)

9.- Preguntas – Poema de Caballero Bonald

Ya se han puesto en camino

la muerte y sus patrullas:

la muerte, esa aliada

de la guerra más sucia,

y con ella los cómplices

duchos en imposturas.

Dejan por los caminos

una imperial basura

y sus armas contestan

a todas las preguntas.

Patrañas y rapiñas

con la paz se camuflan

mientras la vida cuenta

sus muertes una a una.

La guerra es una patria

de horrible catadura

y el dios de los ejércitos

no retrocede nunca:

con sus armas contesta

a todas las preguntas

10.-Peinador- Canción de Dolors Alberola

11-. La poesía es un arma cargada de futuro – Poema de Gabriel Celaya (fragmento)

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas…

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

12-. Que lluevan versos – Canción de Juana Vázquez

13.- A través de la Paz-Octubre II – Poema de Juan R. Jiménez

A través de la paz del agua pura,
el sol le dora al río sus verdines;
las hojas secas van, y los jazmines
últimos, sobre el oro a la ventura.

El cielo, verde, en la más libre altura
de su ancha plenitud, deja los fines
del mundo en un extremo de jardines
de ilusión. ¡Tarde en toda tu hermosura!

¡Qué paz! Al chopo claro viene y canta
un pájaro. Una nube se desvae
sin color, y una sota mariposa,

luz, se sume en la luz… y se levanta
de todo no sé qué hálito, que trae,
triste de no morir aún más, la rosa.

14.- Trigo y agua – Canción de Paco Damas

15.- Poema de Paz – Poema de Rafael Alberti

“Lo grito aquí: ¡Paz! Y lo grito
llenas de llanto las mejillas.
¡Paz, de pie! ¡Paz! ¡Paz, de rodillas!
¡Paz hasta el fin del infinito!
No otra palabra, no otro acento
ni otro temblor entre las manos.
¡Paz solamente! ¡Paz, hermano!
Amor y paz como sustento.”

16.- Paz – Canción de Federico Mayor Zaragoza

17.- Casilda del Llanto – Poema de Fedrico G. Lorca

He cerrado mi balcón

porque no quiero oír el llanto,

pero por detrás de los muros

no se oye otra cosa que el llanto.

Hay muy pocos ángeles que canten,

hay muy pocos perros que ladren,

mil violines caben en la palma de mi mano.

Pero el llanto es un perro inmenso,

el llanto es un ángel inmenso,

el llanto es un violín inmenso,

las lágrimas amordazadas al viento,

y no se oye otra cosa que el llanto.

18.- Que todas las balas se le haga de noche – Canción de Paco Damas

19.- Llegó con tres heridas – Poema de Miguel Hernández

Llegó con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.

Con tres heridas viene:
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.

Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.

20.- Tristes. Tristes Guerras – Canción de Miguel Hernández

21.- Paz – Canción de Canción de Federico Mayor Zaragoza

¡Espero que podáis disfrutarlo tanto como lo hice yo en Castellón!

¡SALUD!

En una nueva jornada del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, mis compañeros tuvieron la oportunidad de disfrutar de una conferencia llevada a cabo por Wolfgang Dietrich, investigador de paz austriaco y director del programa  MA Program in Peace, Development, Security and International Conflict Transformation (UNESCO). Yo estaba enfermo y no pude asistir, pero me gustaría compartir con todos vosotros algunas cosas que encontré por Internet al respecto.

En el libro The Palgrave International Handbook of Peace Studies: A Cultural PerspectiveWolfgang Dietrich y otros autores hacen referencias a las diferentes formas de Paz que ellos identifican alrededor del mundo. Dietrich se centra principalmente en cinco familias de las cuales, durante el seminario, habló sobre las Paces Transracionales. Estas Paces transgreden los límites de la (post)modernidad al combinar la razón con el componente energético y algunas de sus características son:

  • Las energéticas relacionan el ser humano con la naturaleza y el cosmos. La dimensión cósmica se integra por medio de las perspectivas transpersonales, sistémicas o espirituales.
  • Integran la interrelación de todas las cosas, el concepto de paz que emana de la armonía.
  • Pero no son una superación de lo moderno, sino su integración por medio de la diferenciación; incluyen lo racional en términos de referencia más amplios.
  • … mientras que simultáneamente adoptan la pluralidad postmoderna de perspectivas y experiencias.
  • Aproximaciones transracionales (de nuevo) adicionan la perspectiva de la primera persona singular a los proyectos académicos y los combina con la primera persona plural. Integra la intencionalidad así como la dimensión transpersonal o espiritual, la conectividad de todos los seres.

 

Por otro lado la investigación transracional de las paces asume que la investigación no sólo tiene un valor informativo, sino que también provee oportunidades para la transformación. La investigación es vista como un proceso continuo de transformación del propio ser y de los demás y las metodologías de investigación transracional activamente reconocen, integran y reflejan el camino de transformación (trans)personal del investigador a lo largo del proceso investigativo. De esta forma se produce una aproximación holística a la investigación que demanda gran madurez por parte del investigador porque pasa a ser facilitador de su propio proceso de transformación a lo largo de la investigación.

Creo que la aproximación es muy interesante, por todos los elementos nuevos que aporta y trata de incluir. La verdad que fue una pena no poder participar en el seminario, pero de cualquier forma aquí os dejo una reseña del libro en el que Wolfgang Dietrich hizo públicas estas ideas y un pequeño artículo en español que pueda dar un poco más de luz al asunto.

Dietrich, Wolfgang et al. (2011) Peace studies, a cultural perspective, Palgrave Macmillan – Por Pietro Morocutti. Instituto de la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada

La Paz como concepto cultural: Experiencia Energética y Reconocimiento Transracional – Por Wolfgang Dietrich

¡SALUD!

Cada vez que escucho hablar de Hawai, inevitablemente, cierro los ojos y comienzo a imaginar que estoy en unas bellísimas playas, viendo bailar a preciosas mujeres que visten faldas hechas con hojas, disfrutando de algún cóctel exótico y viendo a lo lejos cómo intrépidos surfistas me deleitan con espectaculares movimientos entre olas gigantesca mientras, de fondo, suena la canción Hawaii-Bombay de Mecano. Eso sí, en el momento que aparece Obama (nació en Honolulu, Hawaii) paseando por la playa he de confesar que se me corta todo el rollo.

Estas son algunas de las cosas que se nos vienen a la cabeza cuando nos hablan de Hawaii pero… ¿es oro todo lo que reluce?

Allison Brown, compañera y amiga procedente de Hawaii, se encargó de darnos una visión diferente de la realidad de este archipiélago durante la cuarta sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I. Como todos los lugares del mundo, estas islas “paradisíacas” tienen sus problemas: alta tasa de encarcelamientos, enfrentamientos étnicos e identitarios, movimientos separatistas para tratar de conseguir la independencia, corrupción, alta militarización de su territorio… entre otros.

Hawaii no se libra de los problemas internos que pueda tener cualquier otro territorio

Hawaii es un archipiélago situado en medio del Océano Pacífico, que siempre ha tenido una gran importancia estratégica de cara al dominio de esa región, como ya se demostró durante la 2ª Guerra Mundial a través de la pugna entre japoneses y estadounidenses. Actualmente, Hawaii es un territorio repleto de bases estadounidenses controladas por las Fuerzas Aéreas del Pacífico (PACAF, por sus siglas en inglés) y que forma parte del cinturón de contención que Estados Unidos lleva mucho tiempo construyendo para rodear Eurasia.

Quien controle Hawaii, controlará el Pacífico, como ya se demostró durante la 2ª Guerra Mundial – Parte inferior izquierda: bases en Hawaii

Dentro de esos problemas encontramos también el component identitario. Aunque debido a los movimientos de población y las migraciones en Hawaii conviven muchos grupos, podemos clasificarlos en tres:

Los Kanaka Maoli

Los Kanaka Maoli tratan de conservar sus tradiciones, dándolas a conocer y buscando alejarse de las imposiciones estadounidenses

Este grupo integra a los indígenas polinesios de las islas de Hawaii o de sus descendientes, cuya recuperación de la identidad se ha convertido en un acto político, que lucha contra la hegemonía Americana. Los Hawaianos nativos siguen viviendo bajo los efectos de una violencia estructural desproporcionada, que incluye altos niveles de encarcelamiento; altos niveles de cáncer, asma y enfermedades del corazón; altos niveles de consumo del alcohol y drogas, y suicidio… Tal como señala Roher (2010): “Datos socioeconómicos revelan que son los Kanaka Maoli los que más sufren en las islas. Los programas y prestaciones que benefician a los Kanaka Maoli son pequeños pasos hacia la reconciliación tras la colonización, el derrocamiento ilegal y la anexión“.

Los Haole

Ambas instituciones ayudaron mucho a la dominación por parte de este grupo

El término Haole se utiliza generalmente para referirse a una persona con alguna o varias de estas características: blanco, americano, inglés, caucásico, norteamericano… anteriormente se utilizaba para denominar todo aquello de origen extranjero. El origen de la palabra es anterior a la llegada del capitán James Cook en 1778 (que es la fecha generalmente aceptada del primer contacto de Hawaii con los occidentales. Las últimas informaciones del censo señalan que los Haoles pronto van a ser la minoría más grande de Hawai’i, por lo que su posición de privilegio en la sociedad parece asegurada, ya que muchas de las estructuras y sistemas implementados y heredados de la época colonial trabajan a su favor. Esa posición no ha venido sólo por la integración de las islas en el sistema estadounidense, sino gracias al trabajo de grupos como el Honolulu Rifles Club o la Hawaii League for Anexation.

Los Locales

Este grupo se caracteriza por la mezcla de las diferentes culturas que han ido a parar a Hawaii gracias a las migraciones

Este grupo pone de manifiesto la diversidad étnica existente en Hawaii. El problema es que existen grandes diferencias mismo entre ellos, ya que en muchas partes del estado, los locales con raíces japonesas y chinas forman la clase media, mientras que los recién llegados de las islas del Pacífico y el sureste de Asia tienen menos estatus y poder. No obstante, puede ser un buen punto de partida para empezar a limar diferencias entre los hawaianos nativos y los que no lo son. Una muestra de ese proceso es la lengua pidgin, un inglés criollo hablado en Hawaii que ha ido tomando palabras de todas las culturas que están allí presentes.

Hawai es un paraíso étnico donde se mezclan muchas culturas y cosmovisiones diferentes

Como hemos visto, Hawaii es un paraíso no solo por su belleza, sino también por su riqueza cultural y humana. Sinceramente, creo que puede llegar a convertirse en un lugar de encuentro que nos permita tejer mejores relaciones entre las diferentes culturas y cosmovisiones del mundo. Puede se un buen lugar para empezar a experimentar sobre esos procesos de unión y acercamiento que tan necesarios son para la paz. No obstante, espero que la ambición de unos pocos y las desigualdades estructurales que ya existen no entorpezcan los proyectos que puedan avanzar en esta línea. Como a muchos otros lugares del mundo, a los hawaianos les ha tocado vivir en un lugar estratégico, por suerte o por desgracia, pero pensemos en la posibilidad que tienen de hacer historia.

Presentación sobre Hawaii – Allison Brown

¡SALUD!

 

Después de la calurosa bienvenida en el acto de la primera semana, la segunda sesión del Seminario Intercultural del  Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I fue presentada por los compañeros y amigos, Nantisara (Tailandia) y Arie (Indonesia). Ambos nos hablaron de la problemática que se está dando al sureste de Indonesia, en la isla de Lembata, donde la comunidad costera de Lamalera aún sigue practicando la caza tradicional de ballenas, entre ellas el cachalote, una especie que ha sido clasificada como vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La situación de esta comunidad, que tiene fuertes lazos con sus costumbres ancestrales, es complicada debido a las limitaciones geográficas de su territorio. Viven y dependen del mar, del cual obtienen hasta el 90% de sus recursos y medios de vida, ya que el clima es muy seco y árido. A pesar de la disyuntiva, organizaciones como Greenpeace no ponen el grito en el cielo con la caza tradicional de ballenas, ya que entienden que forma parte del ciclo de supervivencia de las poblaciones. No obstante, muchos grupos siguen trabajando para establecer cuotas para la sostenibilidad de estas prácticas.

Para la comunidad de Lamalera el mar es su vida y una gran parte de su actividad social, económica y religiosa gira alrededor de las mismas. Por ejemplo: los pescadores no mantienen relaciones sexuales durante el periodo de pesca; cada una de las barcas (tena) tiene su propio espíritu y cuando una es hundida en la lucha contra la gran ballena se le guarda luto durante un tiempo; la profesión de arponero (lamafa) es muy importante dentro de la comunidad y es algo que pasa de padres a hijos… Lo que está claro, es que la pesca de ballenas forma parte de la comunidad de manera integral no sólo por su importancia dentro del contexto social y cultural, sino también a nivel material, porque es aprovechada para obtener productos alimenticios, aceite, utensilios y herramientas de hueso, medicinas… que les sirven tanto para consumo propio como para los intercambios de productos con otras comunidades del interior, de manera que pueden acceder a vegetales, legumbres y muchas otras cosas con las que completar su dieta.

Las ballenas son un elemento esencial en todos los ámbitos de la vida en la comunidad de Lamalera

El Gobierno de Indonesia, junto con algunos organismos internacionales y ONGs, está intentando desarrollar un programa de protección del medio ambiente en esa zona del país que permita la conservación de las ballenas y de las formas de vida tradicional de la comunidad de Lamalera. La tarea es harto complicada, ya que las propuestas pasan, principalmente, por acuerdos entre las diferentes partes, un desarrollo sostenible del turismo y la búsqueda de alternativas a la excesiva dependencia del mar. Las tres opciones plantean dificultades importantes, ya que cualquiera de ellas puede transformar sustancialmente los modos de vida de esta comunidad (en inglés).

Bajo mi punto de vista creo que la más loable es la primera, aunque lo más complicado será buscar la manera de ponerse de acuerdo, ya que por el momento muchos líderes comunitarios no parecen dispuestos a ceder. “No podemos observar ballenas sin tratar de matarlas”, dice Bao Damianus Dasion, un líder de la aldea. La búsqueda de alternativas a la dependencia del mar puede pasar tanto por la concienciación de la aldea en la búsqueda de un equilibrio, como por la diversificación de fuentes alimentarias (captura de otras especies o búsqueda de métodos agrícolas adaptables al contexto, teniendo en cuenta que puede generar otros problemas dentro del propio ecosistema). Sin embargo, la importancia de las ballenas de manera integral en el ser de estas comunidades puede presentarse como un problema en estas líneas de trabajo. Del mismo modo, una mala gestión del turismo puede pervertir las lógicas de vida de la comunidad de Lamalera.

Los pescadores utilizan técnicas de pesca tradicionales que les enfrentan directamente, cuerpo a cuerpo, con las grandes ballenas

Sin embargo, estos pescadores que llevan practicando este modo de vida desde el s.XV empiezan a tener problemas para mantener sus tradiciones, ya que muchos jóvenes se marchan a la ciudad a estudiar y cuando vuelven (si vuelven) no quieren o les cuesta mucho incorporarse a las formas tradicionales de vida.

Número de ballenas matadas por la comunidad de Lamalera en los últimos 40 años

Veremos cómo va avanzando la situación durante los próximos años, pero lo que está claro es que si los organismos internacionales quieren luchar por la conservación de los cetáceos o de otras especies su principal frente de batalla no creo que se encuentre en Lamalera, sino allí donde operan las grandes corporaciones pesqueras industriales apoyadas por países como Noruega, Japón, Rusia, Islandia o Las Feroe.

¡SALUD!