Archivos de la categoría ‘Derecho Internacional’

La contaminación por armas es un fenómeno producido a causa de las municiones o artefactos sin estallar y abandonados en lugares de conflicto. Son muchas las regiones en el mundo afectadas, donde este tipo de artefactos siguen matando y mutilando a las personas, impidiendo el acceso a los recursos y bienes de primera necesidad y obstaculizando la reconciliación. En una nueva sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, José Bolívar, jurista colombiano, amigo y compañero, estuvo con nosotros para darnos a conocer un poco más la problemática.

portada

La contaminación por armas la podemos encontrar también en los lugares en los que se ha utilizado munición perforante con uranio empobrecido (Irak), artillería pesada que se ha quedado sin explotar de las Guerras Mundiales o de la Guerra contra el fascismo en España o a los grandes arsenales de armas de la antigua URSS que se quedaron sin utilizar tras su desintegración y que poco a poco fueron saliendo al mercado internacional como se ve en la película El Señor de la Guerra, de Nicolas Cage.

El fenómeno de las minas antipersonales es algo que trae de cabeza a los activistas humanitarios desde hace mucho tiempo, ya que deja una gran cantidad de víctimas ya no sólo durante los conflictos, sino que también causa muchas víctimas inocentes una vez terminados. En 1999 entró en vigor el Tratado de Ottawa, una convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales y sobre su destrucción. No obstante, no todos los países lo han firmado y ratificado, a pesar de las campañas y monitoreos.  Además, la problemática no sólo es causada por las minas fabricadas a nivel industrial, sino que también la escasez de recursos de ciertos grupos armados ha provocado que algunos de ellos inventen artefactos caseros que pueden llegar a ser incluso más mortales.

artefactos caseros

Las municiones sin explotar y las (granadas, misiles, obuses, munición de mortero), el armamento ligero abandonado o las bombas de racimo, que España fabricaba hasta 2008 y de cuyas empresas era consejero el actual ministro de Defensa, también producen gran cantidad de víctimas. Según el informe Landmine Monitor 2012 (18), existen 6 áreas principales en todo el mundo y 59 estados tienen áreas minadas confirmadas en su territorio. Muchos de estos países sufren las consecuencias de conflictos pasados, lo cual puede llegar a afectar a las personas que más tarde llevan un estilo de vida completamente alejado de un conflicto armado. La basura explosiva puede afectarnos a cualquiera.

Según los datos presentados por José Bolívar, se registraron 4.286 nuevas víctimas en 2011. La cifra es similar al 2009 y 2010, aproximadamente 12 víctimas por día, pero cree que el número real de víctimas fue sin duda superior al que se registró. Desde que el informe se realiza, 2011 ha sido el año con menos apoyo internacional en asistencia a víctimas. Esta es una cruel realidad hasta la que también ha llegado la crisis económica, ya que se dedican menos fondos a los proyectos de ayuda (UNICEF, CICR, Planes estatales…) y la bajada de inversión en asuntos humanitarios, desde los países enriquecidos, también les está afectando.

mapa victimas

La producción de minas por empresas estatales se da en India, Myanmar, Pakistán y Corea del Sur; otros siete se reservan el derecho a producirlas: China, Cuba, Irán, Corea del Norte, Rusia, Singapur, EE.UU y Vietnam; y el uso por grupos no estatales se confirmó en Afganistán, Colombia, Myanmar, Pakistán, Tailandia y Yemen. Una estimación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala que alrededor del 71% de las víctimas son civiles, y de estos un 32% son niños. El coste de producción de las minas es muy bajo, entre 3 y 30 dólares. El desminado de cada unidad cuesta entre 300 y 1.000 dólares, y conlleva un alto riesgo para la vida del profesional que asume la tarea de desactivarlas. Hoy en día se calcula que hay unos 110 millones de minas antipersonal por todo el mundo, y que cada año se suman unos 2 millones más. Los tres países más afectados por las minas actualmente son Afganistán (812 muertes en 2012), Paquistán (569) y Colombia (538).

Además, las consecuencias para las personas son tremendas: muertes, mutilaciones, perdida de capacidades sensoriales, infecciones… todo esto agravado por la falta de servicios sanitarios suficientes. Además, muchas de las zonas minadas se encuentran lejos de los centros de atención sanitaria. Una de las malas prácticas que se llevan a cabo en países como Colombia, por ejemplo, es el empleo de civiles para el desminado, como si fuera un trabajo más a cambio de una remuneración. Esto resulta una locura si pensamos en que ya resulta extremadamente peligroso para un zapador profesional. Por otro lado, la basura armamentística tiene también muchas repercusiones medioambientales a través de la contaminación del suelo, el agua… como pasa por ejemplo con las municiones de uranio empobrecido. No obstante, José reconoce que las minas pueden ser utilizadas en ciertas situaciones para mejorar la situación de seguridad en ciertos contextos, siempre y cuando estén bien indicadas las zonas minadas y que haya algún sistema de registro geográfico. Pero lo que resulta difícil es detectar aquellas que fueron puestas por gente anónima que puede ya haber muerto o localizar los artefactos caseros que no son metálicos y son tremendamente difíciles de detectar.

En el Landmine Monitor 2012, se reconocen debilidades legales en la atención a victimas, a pesar de que la legislación nacional e internacional sobre el tema es enorme. Sin embargo, es difícil de hacerla cumplir. La presión de la opinión pública, las campañas internacionales, trabajos técnicos como el de los hermanos afganos Mahmoud y Massoud Hassani o los trabajos de periodistas como Gervasio Sánchez (Vidas Minadas) siguen en ese camino de lucha por la visibilización, el cambio y el fin de las políticas armamentísticas de gobiernos canallas como el español.

Presentación de la conferencia

¡SALUD!

El último bastión de resistencia que los republicanos españoles pudieron mantener en su lucha contra el levantamiento de Franco, apoyado por el fascismo italiano de Musolini y por la Alemania nazi de Hitler, fue Valencia. Mucha gente no pudo huir de allí a tiempo o no quiso irse de lo que consideraban su lugar de origen, donde sus padres habían vivido y donde ellos querían seguir viviendo. Cuando eres un soldado que lucha en uno de los bandos en contienda, sabes que si el tuyo pierde y te cogen, tu vida corre un serio peligro, pero ¿y si lo único que has hecho ha sido formar parte de la administración estatal anterior?

La represión franquista, no sólo durante el conflicto, sino durante los años de dictadura, se llevó por delante a cientos de miles de personas. Historiadores como Paul Preston (en su libro El Holocausto Español), apuntan a que fueron 180.000 los ejecutados durante la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura. A las ejecuciones acompañaron 250.000 exiliados y 280.000 presos en cárceles (el 10 por ciento de la población activa), 190 campos de concentración que acogieron 350.000 detenidos y 200.000 presos esclavizados a trabajos forzados sin remuneración ni derecho alguno para reconstruir las infraestructuras del Estado. Según el ex –fiscal general del Estado, Carlos Jiménez Villarejo, “los presos políticos fallecidos, entre los que se incluía a los fusilados tras un “proceso” y los muertos en las cárceles, desde abril de 1939 hasta el 30 de junio de 1944, fueron 192.684”. Suponía una media de 105 muertos diarios durante esos cinco años (terminada la Guerra Civil las tropas de Franco no tuvieron reparo alguno en fusilar a menores de edad, tómese como ejemplo a las tristemente famosas “Trece Rosas” en Madrid).

La situación que derivó de este proceso fue la de un auténtico genocidio que, como en Armenia o en Rwanda, trató de eliminar el entramado social republicano y de izquierdas que aún quedaba en España. Valencia (ver el libro El genocidio franquista en Valencia), como último reducto de refugio, fue uno de los lugares que más sufrió la represión de posguerra. Esto no sólo ha sido convenientemente silenciado por unos medios de comunicación muy ligados a antiguos representantes del aparato franquista, sino también por una Ley de Amnistía que comenzó el proceso de olvido una insuficiente Ley de Memoria Histórica que no ha terminado con ese problema. Lo que reina es la impunidad más de 70 años después, en un momento en el que el juez Garzón ha sido inhabilitado (único juez de alto nivel que se ha atrevido a abrir instancias sobre el tema, aunque en su momento también entorpeció las investigaciones) y los colectivos sociales, como la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), se ven obligados a denunciar estos crímenes de lesa humanidad en Argentina, lo cual resulta una verdadera vergüenza.

Empar Salvador es investigadora del Fòrum per la Memòria del País Valencià e hija de represaliados del franquismo. Lleva luchando toda su vida por que se haga justicia y es autora del libro: El genocidio franquista en Valencia

Empar Salvador, investigadora del Fòrum per la Memòria del País Valencià, estuvo presente en una nueva edición del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I para hablarnos de todo lo que rodeó a este episodio. A pesar de la buena documentación (sirva de ejemplo la localización de las fosas) al respecto, tanto los tribunales españoles como los internacionales (en concreto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos) han declinado sus recursos en el caso, lo cual alimenta más aún la impunidad y el desaliento de las familias en su búsqueda de justicia. En el canal de Yotube del Fòrum puede encontrarse bastante material audiovisual sobre el tema. Muchas personas siguen trabajando actualmente en la búsqueda de justicia, no sólo en la Comunidad Valenciana, sino en toda España. Esperemos que además, el periodista Gervasio Sánchez, cumpla algún día (cuando acabe con sus proyectos en Colombia y otras partes del mundo) la promesa que hizo de investigar sobre los desaparecidos en España, para seguir su gran trabajo.

Os dejo aquí el documental presentado en el Seminario Intercultural sobre el genocidio franquista en valencia y un enlace donde lo podéis descargar. ¡Expandidlo, por favor, que no sea porque la verdad nunca salió a la luz! Una alumna mexicana del Máster preguntaba si no habría una forma de llegar a la reconciliación de alguna forma… ¡Nunca podrá haber reconciliación hasta que no haya justicia y el daño sea reconocido y reparado!

¡SALUD!

Día: 04/04/2011

Lugar: Universidad Jaume I

Durante el último siglo, África ha sufrido algunos de los conflictos más devastadores: la rebelión del Mau Mau, La guerra de Shifta, el conflicto del Delta del Níger, la guerra civil de Sierra Leona, el genocidio de Ruanda, el conflicto de Darfur, entre muchos otros. Existen actualmente (parte I y parte II) nuevos conflictos, algunos se mantienen y otros han desaparecido, pero en los procesos de paz se están encontrando problemas a la hora de impartir justicia entre las poblaciones que han sufrido los abusos y desmanes derivados de estas situaciones.

África: un continente devastado por los conflictos (2003). Fuente: IISS y SIPRI

Tratando de dar respuesta a estas dificultades, algunas sociedades de África han decidido echar mano de sus sistemas tradicionales, de manera que sumas esfuerzos a los de los tribunales internacionales y de derechos humanos. Del mismo modo, con ello buscan soluciones propias a los problemas e injusticias que ocurren en su territorio, sin tener que depender de los movimientos externos en este campo. Para presentar estas alternativas estuvieron presentes, en una nueva sesión del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, Margaret Koli (Kenia), Jima Dilbo Denbel (Etiopía), Fatmata Samura (Sierra Leona) y Jean Fichery (Rwanda).

La historia de África es compleja, debido a la gran cantidad de actores e influencias que este continente ha ido recibiendo a lo largo del tiempo. Hasta el siglo XVI existían más de 10.000 grupos con sistemas sociales, militares, políticos, judiciales, económicos… diferentes, con gran influencia externa a través del comercio y de las migraciones.

Izquierda: Principales grupos en África hasta el siglo XVI
Derecha: Migraciones y rutas de comercio en África

Evidentemente, ya existían conflictos en el África pre-colonial, con gran cantidad de grupos importantes, pero la mayor parte de los conflictos actuales están relacionados con los procesos derivados de la colonización occidental. Esto se debe a que se obligó a comunidades enemigas a vivir bajo el mismo territorio, se alteraron los equilibrios de poder locales y se limitaron mucho los movimientos de personas (comercio y migraciones) a lo largo del territorio africano, debido a las políticas implementadas por las metrópolis.

Izquierda: Distribución de África en 1914 por dominio colonial
Derecha: Distribución actual, a falta de los recién creados estados en Sudán del Sur y el de los Tuareg en Malí.

Sin embargo, en cuestiones de paz, los sistemas de las antiguas metrópolis no acaban de funcionar como se esperaba, ya que son muy diferentes a los utilizados localmente y no se está produciendo una integración entre ambas ramas. Por ello, las iniciativas aquí presentadas plantean procesos en los que las partes puedan transformar su relación y dejar la mediación sintiendo que sus voces han sido escuchadas, comprendidas y respetadas. De esta forma es más fácil promover una paz duradera.

La sociedad Oromo y el sistema Gadaa

Los Oromo son la etnia más importante del Cuerno de África y en Etiopía constituyen el 40% de la población total, pero están presentes en más países del contorno en menor medida: Somalia, Kenia, Sudán o Egipto

Distribución de los Oromo en Etiopía. Fuente: Wikipedia

Este grupo se rige por el sistema Gadaa, que ha servido como la base del aparato político democrático e igualitario durante mucho tiempo. La facultad de administrar los asuntos de la nación y el poder de hacer leyes pertenecen al pueblo y cada miembro masculino de la sociedad (según su graduación) tiene derecho a elegir y ser elegido. Del mismo modo, todas las personas tienen derecho a expresar sus opiniones en cualquier reunión pública sin temor. Existen cinco partidos mayoritarios que se turnan el poder cada ocho años: Birmaji, Horata, Bichile, Duloo y Robale. Un hombre y todos sus hermanos están en el mismo partido, por ejemplo, Birmaji, independientemente de las diferencias en sus edades. Juntos se mueven a través de la jerarquía de grados, un ciclo completo de GADA de cuarenta años detrás de su padre. Cada uno de esos grados comprende una cierta tarea y el individuo se prepara para ello. Todas las asambleas están bajo el gobierno de los “SaigonYaa’ii Borana” (nueve de la asamblea Borana, integrada por los Bokkus Abbaa), dedicados a diferentes tareas. Los Bokkus Abbaa son los más altos funcionarios y tienen consejeros y asistentes (Hayyus) que les representan en las asambleas más bajas.

Escala de grados Gadaa y sus funciones

El trabajo de Oromo trata de manejar el conflicto en tres niveles: prevención de conflictos; si se producen, evitar la escalada; y si se intensifica, hacer la paz entre las partes en conflicto a través de la intervención de la Biya Jarsa (Consejo de Ancianos). Por otro lado el sistema Gadaa gestiona los conflictos a través de diferentes pasos hasta llegar al Arara (la reconciliación) para que la convivencia puede ser restaurada:

  1. Dhugaa baasu (La Verdad) – El conflicto se resuelve mediante la búsqueda de la verdad sobre las causas del conflicto.
  2. Haqa (Justicia) – Los objetivos de la paz tienen que incluir la consumación de la justicia.
  3. Guma (Castigo) – El pago por el mal cometido no suele ser excesivo, ya que Oromo no tiene cárceles y no cree en la pena de muerte.
  4. Araara (Reconciliación) – Un acto que se cree necesario para mantener la armonía entre el Creador y la criatura, el ser humano y la naturaleza.

Como vemos, por tanto, pone especial énfasis en las relaciones interpersonales, a pesar de que el rol de la mujer es bastante limitado en lo que tiene que ver con toma de decisiones, quedándose más en un papel de mensajeras de paz y mediadoras. No obstante, el sistema Gaada lleva utilizando desde hace mucho tiempo elementos que actualmente están aplicando los modelos “modernos” de resolución de conflictos.

Fambul Tok (Charla familiar)

Desde hace mucho tiempo, uno de los elementos tradicionales usados para compartir los valores sociales, los problemas existentes y para la resolución de conflictos, en Sierra Leona, ha sido el “Palaver” (Discusión). Bajo un baobab se creó una verdadera institución de respuesta a las problemáticas sociales.

Sin embargo, la Guerra Civil de Sierra Leona tuvo nos efectos devastadores entre la población de este país, por lo que se crearon la Truth and Reconciliation Commission (que elaboró un informe sobre lo acontecido en busca de la verdad y la reconciliación) y la Corte Especial para Sierra Leona (bajo mandato de la  ONU). Sin embargo, el trabajo de estas instituciones se ha visto dificultado por muchos motivos, de manera que desde 2008 se puso en marcha una iniciativa local: la Fambul Tok.

Este proceso se basa en los sistemas tradicionales, pero se traduce expresamente en un proceso de reconciliación llamado Ngele Gbaa. A través de este proceso el delincuente reconoce su responsabilidad, se arrepiente, pide perdón y, al final, se produce el intercambio de la hierba amarga del Gbaa, que representa la amargura psicológica que se siente por lo ocurrido. Uno de los elementos simbólicos importantes es el que representa el concepto UBUNTU, de manera que una persona es persona a través de las otras personas, es decir, una persona se ve a sí mismo a través de los otros. Su fuerza recae en la necesidad de llevarse bien con el resto de personas, de cara también a esa reconciliación entre las partes. Este sistema está tomando mucha relevancia, sobre todo, a través de organizaciones de madres o las llamadas “granjas de paz”, que ponen mucho énfasis en las relaciones interpersonales entre víctimas y victimarios.

Las cortes Gacaca

La corte gacaca es parte del sistema comunitario de justicia inspirado desde la antigüedad y establecido en 2001 en Rwanda, como apoyo al Tribunal Internacional para Rwanda creado por la ONU para juzgar los crímenes cometidos durante el genocidio de 1994Este sistema judicial ha servido durante mucho tiempo para la mediación familiar en las colinas de Rwanda y para conflictos familiares. Alrededor de los sabios de la colina, los vecinos se reunían para escuchar con atención las diferencias (disputas familiares, peleas, robos, no restitución de objetos prestados, insultos, injurias, calumnias, etc.) que enfrentaban a miembros de una misma familia o de familias distintas. Al final de las diferentes explicaciones y testimonios, se tomaban medidas de acercamiento para reconciliar a los protagonistas en una atmósfera de sabiduría y justicia equitativa.

Corte Gacaca en Rwanda

Sin embargo, el sistema tradicional ha cambiado sustancialmente con el que se utiliza actualmente, empezando porque depende directamente del Ministerio de Justicia.

Este sistema ha demostrado ser mucho más barato que los sistemas desarrollados a nivel internacional: 40 millones de dólares se ha gastado la ONU desde 1994 y sólo 1 millón ha sido usado en los tribunales Gacaca. Por otro lado, ha sido fundamental para la rendición de cuentas por parte de cientos de miles de genocidas y para la absolución de miles de sospechosos, acusados falsamente. Además, algunas familias consiguen encontrar los cuerpos de sus familiares para honrarlos, lo que supone una parte más de los procesos de conocimiento de la verdad y de curación personal. Al fin y al cabo, todo el trabajo de estos tribunales camina en favor de la reconciliación de unas comunidades divididas artificialmente por el colonialismo. Se han escrito algunos libros e incluso hay películas que tratan de difundir este proceso en Rwanda.

Por lo tanto, como hemos visto a lo largo del artículo, la cultura africana tradicional y sus sistemas de valores tienen mucho que ofrecer al mundo en el trabajo por la transformación de conflictos y en los mecanismos de consolidación de la paz. Las investigaciones sobre instituciones antiguas como los sistemas de Gadaa, Fambul Tok y Gacaca, en muchas partes del mundo, contribuiría mucho a los esfuerzos actuales de construcción de paz.

UBUNTU y SALUD!

Día: 15/02/2012

Lugar: Universidad Jaume I

Durante el último año en los países de tradición árabe, desde el Sáhara Occidental hasta Baréin, la población ha decidido levantarse contra sus gobernantes. Opresores, tiranos, ladrones y buenos amigos de occidente muchos de ellos, habían establecido en sus países regímenes totalitarios que irónicamente nos hacían recordar el lema del Despotismo Ilustrado del siglo XVIII: “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. La posición de la Comunidad Internacional ante estos sucesos ha sido desigual según los países y la pregunta es: ¿por qué?.  En una nueva sesión del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, Sidi Omar, Embajador de la RASD en Etiopia y Representante Permanente ante la Unión Africana en Addis Ababa, analizó la llamada “Primavera Árabe”.

Mapa de la situación de los países árabes. Fuente: RT Tv

 El propio nombre dado por los medios de comunicación de todo el mundo a los levantamientos antigubernamentales (Primavera Árabe) hace una llamada a los diferentes movimientos revolucionarios que se han dado contra el poder a lo largo de la historia: le Printemps des Peuples (1848) – La primavera de los Pueblos – Eric Hobsbawm -, la Primavera de Praga (1968), la Revolución Iraní (1979)Estos episodios han supuesto un punto de inflexión en la lucha de la población contra el poder gubernamental hacia la búsqueda de mayor capacidad de participación y decisión, pero cada levantamiento ha tenido sus particularidades y tratar de englobarlos todos dentro de un término como este resulta tremendamente reduccionista e ideologicamente muy cargado.

Titulares en los principales medios de comunicación. Fuente: Presentación Sidi Omar

Para más inri, el periodista del New York Times, Thomas L. Friedman, escribía lo siguiente en su artículo “This Is Just the Start”, a lo que llamó el “Efecto Obama”:

“Hmmm, let’s see. He’s young. I’m young. He’s dark-skinned. I’m dark-skinned. His middle name is Hussein. My name is Hussein. His grandfather is a Muslim. My grandfather is a Muslim. He is president of the United States. And I’m an unemployed young Arab with no vote and no voice in my future. (Traducción: Hmmm, míralo. Él es joven. Yo soy joven. Él es negro. Yo soy negro. Su segundo nombre es Hussein. Mi nombre es Hussein. Su abuelo es musulmán. Mi abuelo es musulmán. Él es presidente de Estados Unidos. Y yo soy un joven árabe desempleado sin voz ni voto en mi futuro.)

No obstante, podemos encontrar algunas similitudes entre los levantamientos de los diferentes países: la degradación de las condiciones socio-económicas y políticas unida al descontento por el alto desempleo, la subida de los precios de los alimentos, la pobreza, la corrupción, la desigualdad, el estancamiento económico, el autoritarismo de los gobernantes y la falta de libertades. La rápida organización de la gente se ha producido gracias a que la mayor parte de la población de estas regiones tiene menos de 30 años (65%), tienen un nivel educativo más alto que las generaciones anteriores y, como no, tienen un arma muy poderosa llamada Internet, la cual ha servido para convocar protestas y organizar a la gente. Ya vimos por ejemplo, en Londres, cómo el Gobierno se vio obligado a actuar.

Con problemas similares, la respuesta internacional en cada uno de los conflictos no ha sido la misma. Además, se han dado grandes paradojas por parte de países como EE.UU., Francia, España, Reino Unido o Italia, quienes poseían buenas relaciones con los gobiernos del norte de África. Por otro lado, la situación en los diferentes países no era la misma, pero la expresión simbólica de los levantamientos por parte de medios de comunicación e instituciones políticas ha hecho pensar que sí.

Sáhara Occidental

El 9 de octubre de 2010, 30.000 Saharauis protestaron contra las miserables condiciones de vida y los abusos cometidos por las autoridades marroquíes, pero el 8 de noviembre los campamentos fueron desmantelados y cientos de personas arrestadas. Aún así, las protestas en el Sáhara Occidental no han cesado.

Tanto Francia como España se niegan a condenar y poner fin a los abusos de Marruecos debido a los jugosos contratos de explotación pesquera y minera que les han sido concedidos en territorio saharaui, entre otros motivos.

Libia

El caso de Libia es uno de los más interesantes, en el que Francia ha tomado la iniciativa a pesar de que el presidente Sarkozy dejó claro que tenía que reunirse con los países que “empiezan a tomar el camino de la respetabilidad”, en alusión a sus encuentros con Gaddafi. En la presentación del profesor Sidi Omar (al final) podemos ver la cronología de los acontecimientos, pero la aplicación de la resolución 1973 de Naciones Unidad, en virtud de la “Responsabilidad de Proteger (civiles, supuestamente)”, escondía muchos intereses que no han sido contados por la mayoría de los medios. El Reino Unido ha pedido petróleo a Libia en compensación a la ayuda prestada, más ahora que Irán ha decidido dejar de exportar petróleo de manera directa a algunos países de la Unión Europea y Francia e Italia se pelean por conseguir los contratos de reconstrucción. Para una Europa en crisis la guerra en Libia ha resultado muy ventajosa, al menos económicamente. En la web Rebelion podéis encontrar un apartado entero con interesantes artículos sobre el tema y una breve cronología de los acontecimientos podéis encontrarla en El País.

A pesar de todo, la situación actual en Libia es muy mala, hasta tal punto que Médicos sin fronteras se ha negado a trabajar en las cárceles y Amnistía Internacional ha denunciado los constantes abusos por parte de las autoridades actuales. No parecía que Gaddafi tuviera ningún problema con los gobiernos occidentales, lo vemos en sus acuerdos y reuniones con países como Italaia, Francia o España, pero su acercamiento a China y el acceso de este país a los recursos Libios podía resultar un “problema de seguridad”. Libia contaba con uno de los niveles de vida más altos de la población en África y con un amplio apoyo por parte de la población. Por otro lado, su sistema político tribal, la Yamahiririya, tampoco ha sido bien presentado ante el público, quizá una de las razones por las que Gaddafi tenía tanto apoyo.

Egipto

La estrecha relación que Estados Unidos ha tenido con el ex presidente Mubarak (Egipto) ha producido una gran transfusión de fondos desde el país norteamericano hacia el Cairo a través de instituciones como la NED, el IRI o la USAID. Esta cooperación financiera se ha traducido en unos 28,6 mil millones de dólares, los cuales se han unido a la cooperación militar, a la que EE.UU. aportaba alrededor de 1,3 mil millones de dólares anuales, cantidad que sólo está por detrás de la cooperación con Israel. Sin embargo, tras la caída de Mubarak, la ayuda estadounidense ha caído en más de tres veces, por lo que las relaciones están empeorando. A esta situación se unen las denuncias de las autoridades sobre ONG estadounidenses a las que acusan de desestabilizar el país y las amenazas de EE.UU. de retirar la ayuda si se sigue persiguiendo a estas organizaciones.

Túnez

Túnez es uno de los países prioritarios de la AECID (Agencia Española de Cooperación al Desarrollo), dentro de la categoría C (“consolidación” de logros de desarrollo). Las relaciones de cooperación con España se enmarcan en una Comisión Mixta Hispano-tunecina (la última, la sexta, que se dice pronto, se firmó en el 2007), donde se celebra que España y Túnez son “asociados estratégicos prioritarios que gozan de la más alta confianza política” (2). También se pretende superar las contribuciones previas para la cooperación al Desarrollo con Túnez, que entre 2004 y 2006 llegaron a los 10 millones de euros. En este enlace podéis ver un análisis interesante de la cooperación hispano-tunecina.  el presidente Zapatero no tardó en viajar a Túnez para apoyar “los nuevos procesos”.

Otros escenarios: Barein y Yemen

No quería terminar este pequeño artículo sin dejaros un par de artículos que hablan sobre dos de las revoluciones menos atendidas: Yemen y Barein (enlaces con imágenes y vídeos bastante duros). Ambos países ocupan un lugar estratégico privilegiado y, por mencionar un par de elementos rápidamente: en el caso de Yemen no interesa tener en el gobierno grupos que puedan oponerse a el establecimiento de la base estadounidense en la isla de Socotora; en el caso de Barein no interesa tener un “agente desestabilizador” más en una región por la que fluye una gran cantidad de petróleo actualmente controlada por los regímenes pro occidentales. Quizá entre más a fondo en estos dos interesantes procesos, pero os invito a investigarlos si os interesan.

Reflexiones finales

¿Cómo es posible que todos estos actores extranjeros utilicen discursos sobre democracia, derechos humanos e imperio de la ley cuando ellos mismos no dudan en apoyar regímenes opresivos en función de los intereses en juego? La hipocresía es clamorosa. Del mismo modo, es sostenimiento por parte de los representantes políticos legitima los actos de opresión en favor de la seguridad y la estabilidad, como era Gaddafi en Libia, quien contenía la migración hacia Europa, principalmente hacia la “protofascista” Italia de Berlusconi.

Lo que esta claro, es que estas paradojas no pueden sostener regímenes durante largo tiempo porque las poblaciones se dan cuenta de lo que supone para ellos. Los gobiernos que han apoyado estos regímenes han demostrado como están más interesados en contra prestaciones a corto plazo que en el desarrollo humano de las poblaciones de los diferentes países. Es necesario un cambio de tendencia hacia acuerdos y actuaciones más coherentes en virtud de una situación más justa y equitativa. La justicia Internacional debería perseguir tanto a los criminales como a sus principales sustentadores. Existen las herramientas, pero hace falta voluntad para su utilización efectiva.

Mientras tanto, los protagonistas de los levantamientos en el mundo árabe siguen viviendo dentro de una cierta incertidumbre, con procesos políticos y sociales abiertos en unos lugares y con venganzas y maltratos por parte de los vencedores en otros. En este complejo panorama, los ciudadanos siguen luchando por su libertad día a día frente a las decisiones de unos pocos gobernantes.

El poder del pueblo Vs el poder de la Reapolitik: Fuente: Presentación de Sidi Omar

¡SALUD!

La Corte Penal Internacional es una de las instituciones judiciales de reciente creación, en 1998 tras el Tratado de Roma, más ambiciosas en cuanto a los objetivos y persecución de una justicia Internacional real y eficaz. Durante la séptima sesión del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, Maria Chiara Marullo y Javier Pérez Ruíz, abogados, hablaron del funcionamiento, los objetivos y las dificultades que encuentra este organismo en el mundo contemporáneo para llevar a cabo su labor.

“No hay crimen más grande que aquél que se perpetra a conciencia de su impunidad”

Thomas Hobbes

Los primeros indicios que se tienen sobre tratados o acuerdos sobre justicia internacional en pro de lo que hoy llamaríamos derechos humanos tienen se esbozan ya en los siglos XV y XVI entorno a acuerdos sobre temas de esclavismo. Sin embargo, no fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuyos horrores conmocionaron al mundo, que se empezó a gestar una verdadera Declaración de Derechos Humanos (que bebía de la Declaración francesa de los Derechos del Hombre y del la Declaración americana) en base a la cual se ha ido creando toda una base jurídica en defensa de los Derechos Humanos, a través de diferentes Convenciones.

Sin embargo, durante del siglo XX, las violaciones de Derechos Humanos han sido constantes incluso después de la Segunda Guerra Mundial en lugares como Vietnam, Corea, China, los Balcanes, la “guerra sucia” en la América Latina de las dictaduras y los golpes de estado, Rwanda, Afganistán, Irak, Libia… El Tribunal penal Internacional trata de investigar muchos de estos crímenes, para tratar de que los responsables paguen por ello.

Conscientes de que todos los pueblos están unidos por estrechos lazos y sus culturas configuran un patrimonio común y observando con preocupación que este delicado mosaico puede romperse en cualquier momento,

Teniendo presente que, en este siglo, millones de niños, mujeres y hombres han sido víctimas de atrocidades que desafían la imaginación y conmueven profundamente la conciencia de la humanidad,
Reconociendo que esos graves crímenes constituyen una amenaza para la paz, la seguridad y el bienestar de la humanidad,

Afirmando que los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto no deben quedar sin castigo y que, a tal fin, hay que adoptar medidas en el plano nacional e intensificar la cooperación internacional para asegurar que sean efectivamente sometidos a la acción de la justicia…

Estatuto de Roma, Preámbulo

 El Tribunal Penal Internacional tiene sus orígenes en los Tribunales de Nuremberg y de Tokio, en los que se quiso juzgar los crímenes de guerra de Alemania y Japón, pero fueron muy criticados por varios aspectos: en primer lugar porque los militares no habían cometido crimen alguno según las leyes de su país; supuso una imposición judicial de los vencedores a los vencidos, ya que el ejército aliado también había cometido crímenes de guerra y nadie fue juzgado por ello. Además, no se aplicaron principios de temporalidad y territorialidad de los delitos.

A partir de entonces, la ONU planteó la creación de un tribunal permanente en materia criminal, con similar estructura a   la Corte Internacional de Justicia, pero el proyecto no prosperó hasta  los graves acontecimientos del genocidio yugoslavo (1991-1995) y ruandés (1994). Para estos casos, se crearon el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY – en inglés), en 1993, y el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR – en inglés), en 1194. Ambos tribunales siguen trabajando en el restablecimiento de la justicia, tanto en las zonas de la antigua Yogoslavia (en inglés) como en Rwuanda.

De este modo, la creación del Tribunal Penal Internacional en 1998, tras el Tratado de Roma, supuso la creación de un organismo que sería capaz de investigar los crímenes a lo largo y ancho del planeta. Sin embargo los crímenes que puede conocer la Corte se encuentran limitados a los señalados en el artículo 5 del Estatuto de Roma, que son:

  • El Crimen de agresión (art. 8 bis, según Resolución 6 del 11/06/2010 de la Asamblea de Estados Parte del Estatuto de Roma).

El funcionamiento de este organismo puede verse detallado en este artículo de Carolina S. Anello. Abogada (Universidad de Buenos Aires), pero lo más importante a tener en cuenta son el criterio de Jurisdicción Civil Universal (sólo utilizada por EEUU y por algunos tribunales especiales) y la Jurisdicción Penal Universal, cuya única base para abrir un proceso es la naturaleza del crimen. Del mismo modo, este organismo trabaja con un programa de víctimas muy desarrollado en el que ellas mismas participan y so protegidas como testigos. La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) ha puesto a disposición de todo el mundo un “Manual para víctimas, sus representantes legales y ONG sobre los derechos de las víctimas ante la Corte Penal Internacional”.

El caso Pinochet, llevado por Audiencia Nacional desde España, el caso Sharon, juzgado por tribunales belgas o el caso de Guantánamo, llevado también desde España, son ejemplos de esto. Sin embargo, el Gobierno español limitó la capacidad de sus tribunales por presiones de países como EEUU o Israel tras la petición de investigación de los crímenes de guerra israelís en varios ataques a la Franja de Gaza.

Actualmente, Uganda, la República Democrática del Congo, Darfur (Sudán), Kenia, la República Centroafricana, Costa de Marfil y Libia ocupan la mayor parte de las actividades del Tribunal, pero siguen recibiendo casos cada día. Sin embargo, ciertos grupos critican al Tribunal por haber rechazado las invitaciones de países como Libia para labores de supervisión y de observancia, o de haber tenido en cuenta sólo la documentación aportada por el Consejo Nacional de Transición sin prestar atención a los informes de grupos independientes del Reino Unido y de Bélgica, que llevaron a cabo estas labores durante el conflicto. De esta manera, se acusa al Tribunal de cierta parcialidad.

Algunos de los casos más mediatizados últimamente han sido los de Saif al-Islam, hijo de Gadafi, y de Felipe Calderón, presidente de México.

Saif al-Islam

Felipe Calderón

Para los que os interese, CONTRAVÍA entrevistó a Kai Ambos, Juez Tribunal Internacional y experto en Corte Penal Internacional, sobre el caso colombiano.

No obstante, quizá el problema de la justicia es su lentitud, la cual no puede responder a la velocidad con la que ocurren los acontecimientos.

Michel Collon es periodista y formó parte de los grupos de observación independiente en Libia.

A pesar de todo, creo que debemos ser optimistas y trabajar juntos para que la justicia sea reparada allá donde haya sido lesionada. Es nuestra responsabilidad como trabajadores por la paz.

“Una cualidad de la Justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia”
Jean de la Bruyere (1645-1696). Escritor francés
“Lo que consideramos justicia es, con mucha frecuencia, una injusticia cometida en nuestro favor”
Reveillere
¡SALUD!
_____________________________________________________________________________________________

The International Justice and International Crimes

The ICC is a judicial institution recently created in 1998 following the Treaty of Rome, more ambitious in terms of objectives and pursuit of a real and effective international justice. During the seventh session of the Intercultural Seminar at the International University Master in Peace, Conflict and Development at the University Jaume I, Maria Chiara Marullo and Javier Perez Ruiz, lawyers, spoke of the operation, the objectives and the difficulties encountered by this organism in the worldcontemporary to carry out their work.

“There is no greater crime than that which is perpetrated with impunity consciousness”

Thomas Hobbes

Early indications are that treaties or agreements on behalf of international justice in what we now call human rights have outlined already in the fifteenth and sixteenth centuries agreements around issues of slavery. However, it was not until after the Second World War, whose horrors shocked the world, began to take shape a true Declaration of Human Rights (which drank from the French Declaration of the Rights of Man and of the American Declaration) based to which has created an entire legal basis to defend human rights through various conventions.

However, during the twentieth century, human rights violations have been ongoing even after the Second World War in places like Vietnam, Korea, China, the Balkans, the “dirty war” in Latin American dictatorships and coups state, Rwanda, Afghanistan, Iraq, Libya … The International Criminal Court is investigating many of these crimes, to try those responsible pay for it.

Conscious that all peoples are united by common bonds, their cultures pieced together in a common heritage, and concerned that this delicate mosaic may be shattered at any time

Bearing in mind that in this century millions of children, women and men have been victims of unimaginable atrocities that deeply shock the conscience of mankind,

Recognizing that such grave crimes threaten the peace, safety and welfare of humanity,

Affirming that the most serious crimes of concern to the international community as a whole must not go unpunished and that, to this end, we must take action at the national level and enhance international cooperation to ensure that they are actually subjected to the action of justice …

Rome Statute, Preamble

The International Criminal Court has its origins in the Nuremberg and Tokyo, which would judge the war crimes of Germany and Japan, but were heavily criticized by several aspects: first, because the military had not committed any crime under the laws of their country was a judicial imposition of the victors to the vanquished, as the allied army had also committed war crimes and no one was tried for it. Also, do not apply principles of temporality and territoriality of crime.

Since then, the UN proposed the creation of a permanent court in criminal matters, with a similar structure to the International Court of Justice, but the project did not prosper until the serious events of Yugoslav genocide (1991-1995) and Rwanda’s (1994) . For these cases, created the International Criminal Tribunal for the Former Yugoslavia (ICTY) in 1993, and the International Criminal Tribunal for Rwanda (ICTR ) in 1194. Both courts are still working on the restoration of justice, both in areas of the former Yogoslavia and Rwuanda (spanish link).

Thus, the creation of the International Criminal Court in 1998, after the Rome Statute, led to the creation of a body to be able to investigate crimes throughout the world (spanish link). But the crimes that the Court could hear are limited to those listed in Article 5 of the Rome Statute, which are:

The operation of this organization may be detailed in this article, but more important to consider are the criteria of Universal Civil Jurisdiction (only used by the U.S. and some special courts) and the Universal Criminal Jurisdiction, whose only basis for starting a process is the nature the crime. Similarly, the agency works with a highly developed program for victims in which they themselves participate and protected so as witnesses. The International Federation of Human Rights (FIDH) has made available all over the world a “Handbook for Victims, their Legal Representatives and NGOs on the rights of victims before the International Criminal Court.”

Pinochet case, led by National Court from Spain, Sharon case, tried by Belgian courts and the case of Guantanamo (spanish link), taken also from Spain, are examples of this. However, the Spanish government limited the ability of the courts under pressure from countries like the U.S. or Israel after the request for an investigation of Israeli war crimes in several attacks on the Gaza Strip.

Currently, Uganda, the Democratic Republic of Congo, Darfur (Sudan), Kenya, Central African Republic, Ivory Coast and Libya occupy the majority of the Court’s activities, but continue to receive cases every day. However, some groups criticize the Court for refusing invitations from countries like Libya for oversight and enforcement, or having taken into account only the documentation provided by the National Transitional Council, ignoring the reports of independent groups the UK and Belgium, who carried out this work during the conflict. Thus, the Court is accused of partiality.

Some of the most media attention lately have been those of Saif al-Islam, son of Gaddafi, and Felipe Calderon, president of Mexico.

Saif al-Islam

Felipe Calderon

However, perhaps the problem of justice is slow, which can not respond to the speed with which events occur.

Michel Collon is a journalist and became part of independent monitoring groups in Libya.

Nevertheless, I think we should be optimistic and work together for justice to be repaired where it has been damaged beyond. It is our responsibility as peacemakers.

“A quality of justice is to do it quickly and without delay, make her wait is injustice”

Jean de la Bruyere (1645-1696). French writer

“What we consider justice is too often an injustice in our favor”

Reveillere

SALUD!