Posts etiquetados ‘Crímenes de Guerra’

La contaminación por armas es un fenómeno producido a causa de las municiones o artefactos sin estallar y abandonados en lugares de conflicto. Son muchas las regiones en el mundo afectadas, donde este tipo de artefactos siguen matando y mutilando a las personas, impidiendo el acceso a los recursos y bienes de primera necesidad y obstaculizando la reconciliación. En una nueva sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, José Bolívar, jurista colombiano, amigo y compañero, estuvo con nosotros para darnos a conocer un poco más la problemática.

portada

La contaminación por armas la podemos encontrar también en los lugares en los que se ha utilizado munición perforante con uranio empobrecido (Irak), artillería pesada que se ha quedado sin explotar de las Guerras Mundiales o de la Guerra contra el fascismo en España o a los grandes arsenales de armas de la antigua URSS que se quedaron sin utilizar tras su desintegración y que poco a poco fueron saliendo al mercado internacional como se ve en la película El Señor de la Guerra, de Nicolas Cage.

El fenómeno de las minas antipersonales es algo que trae de cabeza a los activistas humanitarios desde hace mucho tiempo, ya que deja una gran cantidad de víctimas ya no sólo durante los conflictos, sino que también causa muchas víctimas inocentes una vez terminados. En 1999 entró en vigor el Tratado de Ottawa, una convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales y sobre su destrucción. No obstante, no todos los países lo han firmado y ratificado, a pesar de las campañas y monitoreos.  Además, la problemática no sólo es causada por las minas fabricadas a nivel industrial, sino que también la escasez de recursos de ciertos grupos armados ha provocado que algunos de ellos inventen artefactos caseros que pueden llegar a ser incluso más mortales.

artefactos caseros

Las municiones sin explotar y las (granadas, misiles, obuses, munición de mortero), el armamento ligero abandonado o las bombas de racimo, que España fabricaba hasta 2008 y de cuyas empresas era consejero el actual ministro de Defensa, también producen gran cantidad de víctimas. Según el informe Landmine Monitor 2012 (18), existen 6 áreas principales en todo el mundo y 59 estados tienen áreas minadas confirmadas en su territorio. Muchos de estos países sufren las consecuencias de conflictos pasados, lo cual puede llegar a afectar a las personas que más tarde llevan un estilo de vida completamente alejado de un conflicto armado. La basura explosiva puede afectarnos a cualquiera.

Según los datos presentados por José Bolívar, se registraron 4.286 nuevas víctimas en 2011. La cifra es similar al 2009 y 2010, aproximadamente 12 víctimas por día, pero cree que el número real de víctimas fue sin duda superior al que se registró. Desde que el informe se realiza, 2011 ha sido el año con menos apoyo internacional en asistencia a víctimas. Esta es una cruel realidad hasta la que también ha llegado la crisis económica, ya que se dedican menos fondos a los proyectos de ayuda (UNICEF, CICR, Planes estatales…) y la bajada de inversión en asuntos humanitarios, desde los países enriquecidos, también les está afectando.

mapa victimas

La producción de minas por empresas estatales se da en India, Myanmar, Pakistán y Corea del Sur; otros siete se reservan el derecho a producirlas: China, Cuba, Irán, Corea del Norte, Rusia, Singapur, EE.UU y Vietnam; y el uso por grupos no estatales se confirmó en Afganistán, Colombia, Myanmar, Pakistán, Tailandia y Yemen. Una estimación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala que alrededor del 71% de las víctimas son civiles, y de estos un 32% son niños. El coste de producción de las minas es muy bajo, entre 3 y 30 dólares. El desminado de cada unidad cuesta entre 300 y 1.000 dólares, y conlleva un alto riesgo para la vida del profesional que asume la tarea de desactivarlas. Hoy en día se calcula que hay unos 110 millones de minas antipersonal por todo el mundo, y que cada año se suman unos 2 millones más. Los tres países más afectados por las minas actualmente son Afganistán (812 muertes en 2012), Paquistán (569) y Colombia (538).

Además, las consecuencias para las personas son tremendas: muertes, mutilaciones, perdida de capacidades sensoriales, infecciones… todo esto agravado por la falta de servicios sanitarios suficientes. Además, muchas de las zonas minadas se encuentran lejos de los centros de atención sanitaria. Una de las malas prácticas que se llevan a cabo en países como Colombia, por ejemplo, es el empleo de civiles para el desminado, como si fuera un trabajo más a cambio de una remuneración. Esto resulta una locura si pensamos en que ya resulta extremadamente peligroso para un zapador profesional. Por otro lado, la basura armamentística tiene también muchas repercusiones medioambientales a través de la contaminación del suelo, el agua… como pasa por ejemplo con las municiones de uranio empobrecido. No obstante, José reconoce que las minas pueden ser utilizadas en ciertas situaciones para mejorar la situación de seguridad en ciertos contextos, siempre y cuando estén bien indicadas las zonas minadas y que haya algún sistema de registro geográfico. Pero lo que resulta difícil es detectar aquellas que fueron puestas por gente anónima que puede ya haber muerto o localizar los artefactos caseros que no son metálicos y son tremendamente difíciles de detectar.

En el Landmine Monitor 2012, se reconocen debilidades legales en la atención a victimas, a pesar de que la legislación nacional e internacional sobre el tema es enorme. Sin embargo, es difícil de hacerla cumplir. La presión de la opinión pública, las campañas internacionales, trabajos técnicos como el de los hermanos afganos Mahmoud y Massoud Hassani o los trabajos de periodistas como Gervasio Sánchez (Vidas Minadas) siguen en ese camino de lucha por la visibilización, el cambio y el fin de las políticas armamentísticas de gobiernos canallas como el español.

Presentación de la conferencia

¡SALUD!

Anuncios

La violencia sexual contra las mujeres en contextos de conflicto armado siempre ha sido un tema al que no se le ha prestado mucha atención. Sin embargo, en la década de los 90′ a raíz del genocidio de Rwanda y de los conflictos armados que asolaron la región de los Balcanes, la violencia sexual como arma de guerra se convirtió en una cuestión de interés público y comenzó a aparecer en los debates sobre conflictos armados. En una nueva sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, las compañeras y amigas, Iris Kigoma, Marissa Pothen y Priscyll Anctil pusieron sobre la mesa algunas cuestiones de este tema.

El triángulo de las violencias de Johan Galtung adaptado a la violencia de género

El triángulo de las violencias de Johan Galtung adaptado a la violencia de género

 La violencia sexual es una de las mayores atrocidades que se suelen cometer en los conflictos armados, utilizándose como un arma más de manera continua. Después del genocidio de Rwanda, la ONU se dió cuenta de que las violaciones cometidas durante la guerra tienden a ser sistemáticas y con la intención de aterrorizar a la población, destruir a las familias, a las comunidades y, en algunos casos, cambiar la composición étnica de la siguiente generación. Este tipo de crímenes, en contextos de conflicto y postconflicto son muy difíciles de juzgar, ya que el sistema judicial de los países suele quedar muy dañado.

Un ejemplo de esta situación y de cómo se ha mirado siempre para otro lado lo encontramos durante la Segunda Guerra Mundial, las dos partes en el conflicto se acusaron mutuamente de violaciones en masa, sin embargo, ninguno de los dos tribunales establecidos por los países aliados victoriosos para enjuiciar crímenes de guerra, en Tokio y Nuremberg, reconoció en sus Cartas el delito de violencia sexual. No obstante, en el artículo 27 del IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra (1949), queda recogido de manera explícita: “Las mujeres serán especialmente protegidas contra todo atentado a su honor y, en particular, contra la violación, la prostitución forzada y todo atentado a su pudor”.

Cartel de Amnistía Internacional: "Violar es más barato que las balas".

Cartel de Amnistía Internacional: “Violar es más barato que las balas”.

Hay varias teorías que tratan de explicar y entender la cuestión de la violencia de género:

  • Teoría de la inequidad de género: “La violencia contra las mujeres no origina con la guerra o los conflictos; emerge de una discriminación social, económica y cultural que alimenta la violencia sexual cuando el conflicto estalla” (Gaëlle-LeGoff, 2010: 17).
  • Teoría feminista: La violación o en la guerra, como la violación de la paz, no se identifica como un crimen de pasión sexual, sino como un crimen motivado por el deseo de un hombre para ejercer dominio sobre la mujer. Los hombres, en las sociedades patriarcales, tienden a desconfiar, despreciar y dominar a las mujeres.
  • Teoría biosocial: Los factores socioculturales son variables e insignificantes en la decisión del autor de la violación porque la actividad está condicionada genéticamente.
  • Teoría de la patología cultural: Esta teoría se refiere a aspectos del psicoanálisis cultural y ayuda a entender mejor la violación en tiempos de guerra en casos específicos. El objetivo es mirar hacia atrás en la historia de una nación y analizar qué factores de desarrollo han ayudado a que los hombres participen en actos de violencia sexual. Por ejemplo, una sociedad militarizada.
  • Teoría de la violación estratégica: Esta teoría es actualmente el más influyente en cuanto a la violación durante las guerras. La violación puede considerarse como una táctica ejecutada por los soldados al servicio de los grandes objetivos estratégicos de la guerra. Los militares no necesariamente ordenan a los soldados las violaciones, pero pueden servir como una manera coherente, coordinada y eficaz para los objetivos de la guerra. Algunos defensores de esta teoría se refieren a ella como “violación genocida”.

Aunque para mí la teoría que mejor explica la situación general respecto a este tema (evidentemente habría que ir caso por caso) es la estratégica, creo que analizando su repercusión no sé si a la larga crear tanto odio entre la población puede llegar a ser bueno de cara al futuro. Es decir, en el sentido militar más estricto, no sé si a la larga esas violaciones se pueden volver en contra de los perpetradores en forma de venganzas. No obstante es interesante, a la vez que aterrador, escuchar las declaraciones de algunos de los combatientes.

Por otro lado, esta situación no sólo supone un evidente perjuicio para la integridad física de las mujeres, sino también un estigma social y psicológico para ella y para su comunidad. Situaciones como la pérdida de confianza y de seguridad dentro del grupo, la obligación de casarse con el violador, el rechazo por parte de sus familias, la falta de recursos, los desplazamientos y migraciones… son algunos de los elementos que pueden incrementar su vulnerabilidad social. Esta situación trata de resolverse a través de legislaciones nacionales (son escasas y poco efectivas en situaciones de conflicto o postconflicto) e internacionales (hay muchas, pero de difícil aplicación en un caso real): La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU o la Resolución 1820 del Consejo de Seguridad de la ONU. Incluso podríamos hablar de que el Tratado de Comercio de Armas (ATT) debería tener muy en cuenta la cuestión de la violencia sexual de cara a su prevención, ya que el comercio y uso de armas ligeras está íntimamente ligado a este asunto.

La ONG Médicos Sin Fronteras lleva a cabo muchas campañas contra la violencia sexual en contextos de postconflicto

La ONG Médicos Sin Fronteras lleva a cabo muchas campañas contra la violencia sexual en contextos de postconflicto

Tal y como señala un informe de la Escuela de Cultura de PazLa violencia sexual como arma de guerra, el uso de la violencia sexual en los conflictos armados no es un fenómeno que haya hecho aparición en las guerras contemporáneas. Desde la leyenda del rapto de las sabinas en los orígenes de la Roma antigua, hasta las violaciones masivas de mujeres alemanas por parte del ejército soviético –entre 100.000 y un millón de mujeres alemanas pudieron haber sido víctimas de esta violencia–, o el fenómeno de las “mujeres confort”, esclavas sexuales al servicio del ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, la historiografía está plagada de episodios de violencia sexual organizada en contextos bélicos.

Entre 80.000 y 200.000 mujeres, la inmensa mayoría de ellas coreanas, fueron víctimas de la violencia sexual en los burdeles militares japoneses extendidos por toda Asia antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Otro de los episodios históricos que ha sido revisado con el objetivo de dar visibilidad a la experiencia de las mujeres es el de la independencia de la India y la partición del subcontinente que dio lugar a la creación de India y Pakistán. 70.000 mujeres pudieron ser víctimas de la violencia sexual durante el periodo de la partición. También durante el conflicto que dio lugar a la creación de Bangladesh como Estado independiente, se estima que entre 200.000 y 400.000 mujeres fueron víctimas de la violencia sexual. La mayoría de ellas eran mujeres bengalíes agredidas por soldados pakistaníes, en lo que según numerosos analistas fue una estrategia organizada para sembrar el terror en la población de Pakistán Este.

La conclusión a la que pude llegar después de ver los casos presentados por Iris, Marissa y Priscyl, es que aunque las guerras aparezcan como un contexto en el que puede aumentar la violencia sexual y los crímenes sexuales, la discriminación contra las mujeres está profundamente enraizada en las costumbres, las leyes y las mentes. Mientras tratamos de cambiar esos patrones culturales de desigualdad para acabar con este tipo de situaciones, la mitigación del problema pasa por iniciativas como las del Centro Seruka (Médicos Sin Fronteras) en Burundi, con una mejor atención sanitaria en todos los campos, una mayor participación de las mujeres en la toma de decisiones (UNIFEM & Right and Democracy), el trabajo conjunto entre hombres y mujeres sobre el problema y, por supuesto, la concienciación social para tratar de cambiar los patrones que estructuran una sociedad patriarcal y el refuerzo y cambio de las instituciones judiciales para acabar con la gran vulnerabilidad de la mujer. ¡Siempre hay esperanza!

Presentación en Power Point: DRC – BURUNDI SEMINAR (con fuentes y otros materiales)

Texto de la presentación (en inglés): DRC and Burundi Texts

¡SALUD!

Una nueva sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I trajo hasta la sala de actos del edificio de posgrado un tema difícil de abordar: Corea del Norte. Debido al hermetismo de este país durante los últimos años, resulta complejo comprender cómo se desarrollan sus lógicas (sobre todo internas), ya que su proyección exterior sí ha sido más clara, condicionada eso sí, por el hecho de que oficialmente aún es un país en guerra.  Grabrielle Dombrowski ha sido la encargada de poner un poco de luz al asunto, tratando de explicar toda esta maraña.

Cartel sobre la unión del pueblo coreano a través de todos sus estamentos

Corea del Norte se autodescribe como una república socialista autodependiente. Sin embargo, se rinde un pronunciado culto hacia la personalidad de Kim Il Sung -el fundador de Corea del Norte y el primer y único presidente del país- y su hijo y heredero Kim Jong-Il. El hijo menor de Kim Jong-Il, Kim Jong-Un, fue nombrado heredero de los poderes políticos de su padre en octubre de 2010 a los 27 años de edad. A través de sus tres grandes líderes (a pesar de que algunos creen que Un será más aperturista)  Corea del Norte se ha convertido en uno de los estados fuertes en la región, principalmente al servir como muro este contra el cinturón que lleva construyendo EE.UU. durante las últimas décadas alrededor de China y Rusia.

Corea del Norte es un muro de contención en el este contra EEUU y Japón

Su capacidad nuclear es lo que más inquieta a todas las partes, ya que las últimas pruebas realizadas en 2009 y los lanzamientos de supuestos satélites parecen traer consigo otros fines. Como no se sabe exactamente el alcance y la potencia de la tecnología norcoreana, detrás de la que están China y Rusia principalmente, la situación se vive con bastante incertidumbre. Sin embargo, cuestiones como esta son ampliamente conocidas porque constantemente aparece en los medios de comunicación. Según Dombrowski, el régimen se sigue sosteniendo sobre (PONER NÚMERO PILARES), de los cuales el más importante parece ser China por motivos más que evidentes. Rusia tampoco parece querer un cambio en el statu quo, lógicamente.

pilares corea

Los pilares del sistema coreano propuestos por Grabrielle Dombrowski

Sin embargo, tampoco podemos dejar de lado la cuestión de la base ideológica del sistema, el denominado JucheUna frase atribuida al político Kim Il Sung define juche del siguiente modo: En pocas palabras, la idea Juche significa que los propietarios únicos de la revolución y la construcción posterior son las masas. Por otro lado, la revista norcoreana Korean Review señala que Juche significa adoptar el papel de maestro de la revolución y reconstrucción de tu propio país. Esto significa un proceder independiente y creativo de cada uno con el fin de adaptar las soluciones a los problemas que puedan aparecer en el proceso de revolución y construcción.

Algunas características de Juche son:

  • Defensa de la independencia económica y política respecto a países extranjeros.
  • Songun: El aspecto militar es el más importante de la política.
  • Voluntarismo.
  • Nacionalismo popular: Exaltación de los símbolos nacionales y la defensa de la patria norcoreana ante la amenaza imperialista.
  • Respeto y defensa de la cultura tradicional coreana.

¿Pero qué pasa dentro de Corea?

Sólo algunas personas han logrado escapar de los campos de reeducación, a los que se manda a los ciudadanos desleales a través de una ley que implica hasta a tres generaciones en relación con la persona acusada. Uno de ellos es Shin Donk Hyuk, cuyos vídeos y entrevistas, junto con su libro, se han extendido como la pólvora alrededor del mundo. Pero la mayoría acaba siendo víctima de los acuerdos bilaterales entre Corea y China para su devolución o de las mafias chinas, entre otras. Amnistía Internacional sigue denunciando cada año la situación en este país asiático a través de denuncias y estudios, que siguen poniendo a Corea del Norte en el punto de mira pero que poco hacen cambiar las cosas.

Según las fuentes, entre 240.000 y 3.500.000 pudieron haber muerto durante la gran hambruna de los años 90′

 Sin embargo, las inundaciones de mediados de los 80′ y la caída de la URSS, entre otras cosas, empezaron a arrojar algo de luz sobre las deficiencias del sistema norcoreano, poniendo de manifiesto muchas de sus debilidades. Una gran hambruna asoló el país a principios de los 90′, en lo que se ha conocido como la Arduous March, llevándose por delante muchas vidas. La situación se ha ido volviendo cada vez más complicada, a pesar de que sigue recibiendo mucha ayuda por parte de instituciones internacionales y de los países implicados en el juego de poder regional: China (la principal interesada en mantener la situación), Rusia, EE.UU., Japón y Corea del Sur. Esta situación es algo que ya no se puede ocultar ni siquiera a través del control de las visitas de la prensa extranjera, del envío de diplomáticos a otros países (como Alejandro Cao de Benos, por mucho que algunos de sus planteamientos me parezcan interesantes) o del uso del miedo.

Las autoridades surcoreanas prohibieron el lanzamiento de panfletos después de que Corea del Norte amenazara con abrir fuego en el caso de alcanzar los folletos su territorio, pero los activistas siguen haciéndolo.

Ante este panorama un cambio real parece complicado, aunque Gabrielle Dombrowski cree que los cambios es más probable que lleguen desde dentro del propio país. Eso sí, la ayuda externa es necesaria pero no parece que vaya a proceder de los gobiernos. Por ello, propone salidas y cambios a través de las redes generados por las personas que han logrado escapar, a las que hay que dar apoyo porque si no es posible que no prosperen; de los globos de propaganda que se lanzan desde las fronteras pese a estar prohibido, ya que es una forma de dar a conocer otras realidades que no la del propio gobierno norcoreano; de ONGs como Liberty in Korea; o de una cada vez mayor expansión del mercado negro de productos que puede facilitar el intercambio de posturas entre gentes de diferentes lugares dentro del propio país (hasta ahora estrictamente restringido y penado porque se necesitan permisos especiales) y se presenta como una alternativa a la crisis sistémica del país.

Presentación: Descifrando Corea del Norte

¡SALUD!

Día:  02/05/2012

Lugar: Universidad Jaume I

África ha vuelto a ser uno de los temas a tratar en el Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, donde Macharia Munene, profesor en la United States International University in Nairobi, hablo de la importancia geopolítica y estratégica del este de África.

Ya desde la época colonial, la zona del cuerno de África ha sido una de las más importantes del continente. En esta zona, a lo largo de los siglos, se han ido mezclando los intereses internos de las poblaciones locales con los intereses extra estatales de las antiguas potencias coloniales. El control de tres puntos estratégicos como son el canal de Suez (clave para el transporte marítimo), el Mar Rojo (puente entre Asia y África) y la salida al Índico con una posible proyección y control hacia el Golfo Pérsico, hacen de esta zona una de las más importantes a nivel geoestratégico.

Los movimientos de las potencias occidentales en este sentido parecen estar claros. Con una base en Djibouti, con cada vez más presencia en el vecino Yemen y con operaciones como ATLANTA, Estados Unidos ha pasado a ser uno de los países más interesados en la estabilidad de la zona, después de que en 2004 estimara que África Oriental era la zona más peligrosa para sus intereses. Otros países están presentes en la zona: España, Alemania (con mucha presencia a nivel de ayuda humanitaria), Francia, China, Rusia, Gran Bretaña, etc. Todos jugando su papel en la zona para salvaguardar sus intereses pesqueros, sobre hidrocarburos, gas, minerales, rutas comerciales…

Amenaza de guerra en Somalia, final de 2006

Eritrea y Etiopía siguen limando sus diferencias en territorio somalí

Del colonialismo belga, alemán, británico o italiano el África Oriental heredó una gran cantidad de desigualdades en incongruencias que facilitaron conflictos como el de Rwanda y el devenir de Somalia hacia un Estado que se define como fallido. Sin embargo, ante estas lógicas de poder externas, los propios países de la región siempre han tratado de hacerse con un hueco dentro de su área de influencia y he aquí que a lo largo del tiempo han derivado en conflictos entre Etiopía y Eritrea (que siguen su conflicto a través de terceros en Somalia, desde hace ya tiempo), entre Uganda y Tanzania o que incluso regiones como Sudán del Sur decidan tomar las riendas de su propio futuro.

Además, estos conflictos generan gran cantidad de desplazados en África Central y Oriental, dificulta mucho más las cosas y traslada los problemas más allá de unas fronteras que ni siquiera todo el mundo reconoce como tales. En Kenia, por ejemplo, los campos de refugiados siguen creciendo en la actualidad. A estos elementos, se une el hecho de que ciertas zonas del noreste de la República Democrática del Congo, minerales como el estratégico Coltán están alimentando esos conflictos e implicando a los vecinos del este, ya que suele ser por los países vecinos por donde este mineral accede al mercado internacional.

Todo el continente es un elemento estratégico fundamental tanto para los países extranjeros, que beben de sus recursos, como para los propios africanos, que parecen no haber interiorizado todavía el poder que tienen si deciden utilizarlo. Si lo pueblos africanos tuviesen la capacidad de unirse, defenderían mucho mejor sus intereses y su posición como continente frente al expolio occidental y oriental. Sin embargo, a lo largo y ancho del territorio, los conflictos han desangrado y están desangrando África. Muchas son las contradicciones internas del “continente olvidado”, algunas derivadas del colonialismo y de la globalización y otras de sus dinámicas internas, pero algunos países fuertes en la región están tratando de alzar la cabeza, más ahora que el panaficanismo impulsado por Gadafi (entre otros muchos) ha perdido una de sus cabezas importantes.

Sin embargo, las relaciones con occidente y con China siguen apuntando a África como uno de los lugares calientes del planeta a nivel geopolítico y geoestratégico. La población africana sufre el hambre derivado de la especulación con su tierra y la muerte de las luchas por los recursos estratégicos, mientras que las desigualdades y el descontento sigue siendo creciente. Mientras tanto, las grandes potencias se reparten el pastel tratando de no perder lo que aún les queda. La pregunta ahora es si, en el África Orienta, ¿se impondrá el militarismo estadounidense y de la OTAN o será la apesta comercial de Pekín? Veremos cómo se mueven ambos actores durante los próximos años y si los africanos de la región, están dispuestos a seguir aguantando un nuevo colonialismo de “mercado y diplomacia militarista” o serán capaces de empoderarse con verdaderas políticas y herramientas de liberación.

¡SALUD!

Conferencia de Macharia Munene: GEOPOLITICS GEOSTRATEGY AND THE CHALLENGE OF ENSURING PEACE IN EASTERN AFRICA (inglés).

Día: 04/04/2011

Lugar: Universidad Jaume I

Durante el último siglo, África ha sufrido algunos de los conflictos más devastadores: la rebelión del Mau Mau, La guerra de Shifta, el conflicto del Delta del Níger, la guerra civil de Sierra Leona, el genocidio de Ruanda, el conflicto de Darfur, entre muchos otros. Existen actualmente (parte I y parte II) nuevos conflictos, algunos se mantienen y otros han desaparecido, pero en los procesos de paz se están encontrando problemas a la hora de impartir justicia entre las poblaciones que han sufrido los abusos y desmanes derivados de estas situaciones.

África: un continente devastado por los conflictos (2003). Fuente: IISS y SIPRI

Tratando de dar respuesta a estas dificultades, algunas sociedades de África han decidido echar mano de sus sistemas tradicionales, de manera que sumas esfuerzos a los de los tribunales internacionales y de derechos humanos. Del mismo modo, con ello buscan soluciones propias a los problemas e injusticias que ocurren en su territorio, sin tener que depender de los movimientos externos en este campo. Para presentar estas alternativas estuvieron presentes, en una nueva sesión del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, Margaret Koli (Kenia), Jima Dilbo Denbel (Etiopía), Fatmata Samura (Sierra Leona) y Jean Fichery (Rwanda).

La historia de África es compleja, debido a la gran cantidad de actores e influencias que este continente ha ido recibiendo a lo largo del tiempo. Hasta el siglo XVI existían más de 10.000 grupos con sistemas sociales, militares, políticos, judiciales, económicos… diferentes, con gran influencia externa a través del comercio y de las migraciones.

Izquierda: Principales grupos en África hasta el siglo XVI
Derecha: Migraciones y rutas de comercio en África

Evidentemente, ya existían conflictos en el África pre-colonial, con gran cantidad de grupos importantes, pero la mayor parte de los conflictos actuales están relacionados con los procesos derivados de la colonización occidental. Esto se debe a que se obligó a comunidades enemigas a vivir bajo el mismo territorio, se alteraron los equilibrios de poder locales y se limitaron mucho los movimientos de personas (comercio y migraciones) a lo largo del territorio africano, debido a las políticas implementadas por las metrópolis.

Izquierda: Distribución de África en 1914 por dominio colonial
Derecha: Distribución actual, a falta de los recién creados estados en Sudán del Sur y el de los Tuareg en Malí.

Sin embargo, en cuestiones de paz, los sistemas de las antiguas metrópolis no acaban de funcionar como se esperaba, ya que son muy diferentes a los utilizados localmente y no se está produciendo una integración entre ambas ramas. Por ello, las iniciativas aquí presentadas plantean procesos en los que las partes puedan transformar su relación y dejar la mediación sintiendo que sus voces han sido escuchadas, comprendidas y respetadas. De esta forma es más fácil promover una paz duradera.

La sociedad Oromo y el sistema Gadaa

Los Oromo son la etnia más importante del Cuerno de África y en Etiopía constituyen el 40% de la población total, pero están presentes en más países del contorno en menor medida: Somalia, Kenia, Sudán o Egipto

Distribución de los Oromo en Etiopía. Fuente: Wikipedia

Este grupo se rige por el sistema Gadaa, que ha servido como la base del aparato político democrático e igualitario durante mucho tiempo. La facultad de administrar los asuntos de la nación y el poder de hacer leyes pertenecen al pueblo y cada miembro masculino de la sociedad (según su graduación) tiene derecho a elegir y ser elegido. Del mismo modo, todas las personas tienen derecho a expresar sus opiniones en cualquier reunión pública sin temor. Existen cinco partidos mayoritarios que se turnan el poder cada ocho años: Birmaji, Horata, Bichile, Duloo y Robale. Un hombre y todos sus hermanos están en el mismo partido, por ejemplo, Birmaji, independientemente de las diferencias en sus edades. Juntos se mueven a través de la jerarquía de grados, un ciclo completo de GADA de cuarenta años detrás de su padre. Cada uno de esos grados comprende una cierta tarea y el individuo se prepara para ello. Todas las asambleas están bajo el gobierno de los “SaigonYaa’ii Borana” (nueve de la asamblea Borana, integrada por los Bokkus Abbaa), dedicados a diferentes tareas. Los Bokkus Abbaa son los más altos funcionarios y tienen consejeros y asistentes (Hayyus) que les representan en las asambleas más bajas.

Escala de grados Gadaa y sus funciones

El trabajo de Oromo trata de manejar el conflicto en tres niveles: prevención de conflictos; si se producen, evitar la escalada; y si se intensifica, hacer la paz entre las partes en conflicto a través de la intervención de la Biya Jarsa (Consejo de Ancianos). Por otro lado el sistema Gadaa gestiona los conflictos a través de diferentes pasos hasta llegar al Arara (la reconciliación) para que la convivencia puede ser restaurada:

  1. Dhugaa baasu (La Verdad) – El conflicto se resuelve mediante la búsqueda de la verdad sobre las causas del conflicto.
  2. Haqa (Justicia) – Los objetivos de la paz tienen que incluir la consumación de la justicia.
  3. Guma (Castigo) – El pago por el mal cometido no suele ser excesivo, ya que Oromo no tiene cárceles y no cree en la pena de muerte.
  4. Araara (Reconciliación) – Un acto que se cree necesario para mantener la armonía entre el Creador y la criatura, el ser humano y la naturaleza.

Como vemos, por tanto, pone especial énfasis en las relaciones interpersonales, a pesar de que el rol de la mujer es bastante limitado en lo que tiene que ver con toma de decisiones, quedándose más en un papel de mensajeras de paz y mediadoras. No obstante, el sistema Gaada lleva utilizando desde hace mucho tiempo elementos que actualmente están aplicando los modelos “modernos” de resolución de conflictos.

Fambul Tok (Charla familiar)

Desde hace mucho tiempo, uno de los elementos tradicionales usados para compartir los valores sociales, los problemas existentes y para la resolución de conflictos, en Sierra Leona, ha sido el “Palaver” (Discusión). Bajo un baobab se creó una verdadera institución de respuesta a las problemáticas sociales.

Sin embargo, la Guerra Civil de Sierra Leona tuvo nos efectos devastadores entre la población de este país, por lo que se crearon la Truth and Reconciliation Commission (que elaboró un informe sobre lo acontecido en busca de la verdad y la reconciliación) y la Corte Especial para Sierra Leona (bajo mandato de la  ONU). Sin embargo, el trabajo de estas instituciones se ha visto dificultado por muchos motivos, de manera que desde 2008 se puso en marcha una iniciativa local: la Fambul Tok.

Este proceso se basa en los sistemas tradicionales, pero se traduce expresamente en un proceso de reconciliación llamado Ngele Gbaa. A través de este proceso el delincuente reconoce su responsabilidad, se arrepiente, pide perdón y, al final, se produce el intercambio de la hierba amarga del Gbaa, que representa la amargura psicológica que se siente por lo ocurrido. Uno de los elementos simbólicos importantes es el que representa el concepto UBUNTU, de manera que una persona es persona a través de las otras personas, es decir, una persona se ve a sí mismo a través de los otros. Su fuerza recae en la necesidad de llevarse bien con el resto de personas, de cara también a esa reconciliación entre las partes. Este sistema está tomando mucha relevancia, sobre todo, a través de organizaciones de madres o las llamadas “granjas de paz”, que ponen mucho énfasis en las relaciones interpersonales entre víctimas y victimarios.

Las cortes Gacaca

La corte gacaca es parte del sistema comunitario de justicia inspirado desde la antigüedad y establecido en 2001 en Rwanda, como apoyo al Tribunal Internacional para Rwanda creado por la ONU para juzgar los crímenes cometidos durante el genocidio de 1994Este sistema judicial ha servido durante mucho tiempo para la mediación familiar en las colinas de Rwanda y para conflictos familiares. Alrededor de los sabios de la colina, los vecinos se reunían para escuchar con atención las diferencias (disputas familiares, peleas, robos, no restitución de objetos prestados, insultos, injurias, calumnias, etc.) que enfrentaban a miembros de una misma familia o de familias distintas. Al final de las diferentes explicaciones y testimonios, se tomaban medidas de acercamiento para reconciliar a los protagonistas en una atmósfera de sabiduría y justicia equitativa.

Corte Gacaca en Rwanda

Sin embargo, el sistema tradicional ha cambiado sustancialmente con el que se utiliza actualmente, empezando porque depende directamente del Ministerio de Justicia.

Este sistema ha demostrado ser mucho más barato que los sistemas desarrollados a nivel internacional: 40 millones de dólares se ha gastado la ONU desde 1994 y sólo 1 millón ha sido usado en los tribunales Gacaca. Por otro lado, ha sido fundamental para la rendición de cuentas por parte de cientos de miles de genocidas y para la absolución de miles de sospechosos, acusados falsamente. Además, algunas familias consiguen encontrar los cuerpos de sus familiares para honrarlos, lo que supone una parte más de los procesos de conocimiento de la verdad y de curación personal. Al fin y al cabo, todo el trabajo de estos tribunales camina en favor de la reconciliación de unas comunidades divididas artificialmente por el colonialismo. Se han escrito algunos libros e incluso hay películas que tratan de difundir este proceso en Rwanda.

Por lo tanto, como hemos visto a lo largo del artículo, la cultura africana tradicional y sus sistemas de valores tienen mucho que ofrecer al mundo en el trabajo por la transformación de conflictos y en los mecanismos de consolidación de la paz. Las investigaciones sobre instituciones antiguas como los sistemas de Gadaa, Fambul Tok y Gacaca, en muchas partes del mundo, contribuiría mucho a los esfuerzos actuales de construcción de paz.

UBUNTU y SALUD!

Día: 21/03/2012

Lugar: Universidad Jaume I

La mayor parte de sociedades aspiran, en primer lugar, a poder satisfacer necesidades tan básicas como la alimentación, la integridad física y la libertad de movimiento. Algunas de ellas se están limitando con muros, que dicen serán inexpugnables (México, Gaza o Grecia), y con sistemas anti inmigración. Todo, para mejorar nuestra seguridad encerrados en grandes fortalezas fuera de las cuales la gente sigue luchando por sus derechos más básicos y por su dignidad. Las revoluciones árabes del último año han levantado mucha simpatía a lo largo del mundo entero. Revoluciones contra regímenes corruptos e ineficientes, incapaces de responder a las necesidades del pueblo en muchos casos. Pero, ¿por qué ahora?

Jesús A. Núñez, Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH, Madrid) y miembro del International Institute for Strategic Studies (IISS, Londres), no tiene una respuesta clara, como así lo manifestó durante una nueva sesión del del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I.

Jesús Núñez

Las causas básicas y estructurales de las revoluciones actuales son las mismas que hace 20-25 años, cuando asistimos a los procesos en Irán (1979), contra el Shá, o las revueltas que dieron lugar a la masacre de Hama (Siria) en 1982. La población estaba harta de regímenes políticos corruptos que no eran capaces de cubrir sus necesidades básicas y que no eran capaces de proveerles seguridad. En este contexto aparecieron ciertos factores que han servido de catalizador en las reacciones a lo largo del mundo árabe. Por un lado tenemos a Al Jazeera, la televisión qatarí, que desde la invasión de Irak (cuando fue bombardeada por la aviación estadounidense) se ha ido desarrollando y ha jugado un papel fundamental a la hora de facilitar a los árabes el conocimiento de su propio territorio, gracias también a su relación con Wikileaks y las revelaciones sobre el mundo árabe. En segundo lugar, la utilización de las redes sociales y los sistemas de información, aunque su papel ha sido magnificado como veremos más adelante.

Estos movimientos han permitido disolver algunos de los prejuicios que desde occidente se suelen tener sobre el mundo árabe: son salvajes, sólo responden a la guerra (la mayor parte de los levantamientos han sido a través de movimientos pacíficos) o que son pasivos y renuncian a sus derechos soportando a dictadores. No ha habido una mano negra que haya hecho estallar los levantamientos, lo cual no quiere decir que actores como Francia, InglaterraEE.UU. se hayan aprovechado de la situación para conseguir ventajas estratégicas en el Mediterráneo.

Los libios piden en Bengasi que no haya intervención extranjera

El mundo árabe está compuesto por 22 países, agrupados todos ellos en la Liga Árabe. Muchos de ellos han sido testigos de revueltas contra sus gobernantes, pero sólo 4 de ellos han conseguido derrocar sus regímenes. Las movilizaciones que se vienen produciendo buscan cambios estructurales en el sistema, pero en ninguno de ellos parece que vaya a haber un cambio real. La mediatización del fenómeno hace pensar que algo renace, como ya vimos con Sidi Omar en la retórica usada a través de todo lo que ha rodeado a la Primavera Árabe, ¿pero es esto realmente así?

El caso de Túnez

En 2008, en la región minera de Gafsa, en el centro de Túnez, comenzó una revuelta contra el régimen de Ben Alí debido a las malas condiciones de la población por el trabajo explotador de empresas que contaban con el beneplácito del régimen y por la contaminación provocada. En aquel momento, la población pedía lo mismo que cuando comenzó todo el proceso actual a raíz de la imolación de Mohamed Bouazizi en diciembre de 2010, pero el régimen encerró, mató y encarceló a los que debía y ahí se quedó la cosa.

La región de Gafsa, Túnez, en verde.

Sin embargo, las protestas de 2010 culminaron con la caída de Ben Alí, dando inicio a una nueva etapa en la que el islamismo radical (¡OJO!, QUE NADA TIENE QUE VER CON EL TERRORISMO) ha accedido al poder a través de unas elecciones que sitauron Hamadi Jebali, del Partido del Renacimiento, como Primer Ministro. A Túnez se le han restituido sus bienes y se han bloqueado a todos los actores relacionados con el antiguo régimen, de manera que el país se ha convertido en todo un experimento político dentro del mundo árabe. El partido más importante ha tenido que pactar con la centro-izquierda para no gobernar en minoría y actualmente se negocia la creación de una nueva constitución, con el tema de la ‘sharia’ de por medio. La escasa importancia geopolítica y geoestratégica de Túnez parece que va a permitir que continúe el experimento democrático.

El caso de Libia

Libia ha sido un caso diferente desde el principio, pues tiene petróleo, llegando a ser el 4º productor mundial durante el gobierno de Gadafi. Cuando el líder Libio renunció a sus programas nucleares, programas de armas químicas y a apoyar el terrorismo, los países de Europa se pelean por recibirle para chupar sus reservas, a pesar de las extravagancias del tipo. Prácticamente todos los representantes europeos se reúnen con él hasta que la ciudad de Bengasi se levanta contra Gadafi y comienza el linchamiento político y mediático. En ese momento, Gadafi amenazó a la ciudad rebelde de Bengasi, lo cual activó el mecanismo de la ONU que derivó en la resolución 1973, en la perversión y prostitución de las medidas, en el apoyo descarado de occidente a los rebeldes y en el fin que ya todos conocemos.

Gadafi en una reunión con el ex presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en su jaima.

Actualmente Libia se encuentra en una situación caótica y delicada. La parte oriental del país, Cirenaica, donde se encuentra la mayor parte del petróleo, quiere desvincularse del régimen del CNT; Médicos Sin Fronteras ha dejado el país denunciado persecuciones y torturas en territorio libio; el jefe de seguridad de Trípoli es un antiguo jefe de Al- Qaeda; el actual presidente, Mustafá Abdelyalil, es un antiguo amigo del régimen y muy amigo de occidente (además de no tan extravagante)… Como vemos, todo apunta a un cambio de cara y la situación actual es muy mala para la población, después de que Gadafi hubiera conseguido una red social bastante que situaba a Libia como uno de los más desarrollados en cuanto a su Índice de desarrollo Humano. Sin embargo, su petróleo sí lo convirtió en un objetivo prioritario para poner “en el lugar que le corresponde en el contexto internacional” a países como Francia.

El caso de Egipto

El caso de Egipto es interesante porque es el país donde los poderes tradicionales más se han aprovechado de las protestas populares. Con 84 años, Hosni Mubarak ya pensaba en nombrar un sucesor al cargo de presidente. El candidato preferencial era su hijo, Gamal, pero el ejército no estaba de acuerdo porque esto suponía que este estamento perdería su control sobre el estado egipcio. Egipto es el país que lidera la Liga Árabe, estratégicamente muy importante porque en su territorio esta el Canal de Suez y con buenas relaciones con EE.UU., del que es el segundo receptor de ayuda militar después de Israel.

Desde que Egipto se convirtiera en República allá por los cincuenta, si miramos los predecesores políticos, el ejército ha llevado las riendas del sistema. El estamento castrense es el principal agente político y económico del país, ya que controla las principales empresas y los recursos. Tras las primeras revueltas, los medios de comunicación dieron mucha a la escasa intervención de ejército, que no fue mucha comprándola con la de otros lugares, pero estaba claro que el ejército quería aprovechar su oportunidad, con lo cual resultaba idílico lo de El ejército se une al pueblo y pide la dimisión de Mubarak que pudimos leer en muchos lugares. En el caso egipcio se produjo una magnificación del papel de Internet, cuando la verdad es que todo este movimiento era heredero de otros anteriores, pero frustrados.

Manifestaciones en la Plaza Tahrir de El Cairo, Egipto, contra Mubarak

Tras la caída de Mubarak, el Mariscal Tantawi asumió todo el poder en Egipto durante una etapa de “transición”, de manera que el ejército volvía a instaurar el statu quo en el país. Tantawi viene de hablar en enero con Obama y el islamismo radical (los Hermanos Musulmanes) han entrado en las negociaciones del proceso porque quieren tocar algo de poder. Sin embargo, no ha habido cambios estructurales que puedan derivar en un verdadero cambio dentro del país. Hay muchos elementos implicados y los intereses de los diferentes actores no quieren alterar la situación favorable que les ofrecía Mubarak, por lo que el proceso democrático está bastante estancado, a pesar de que su gente siga saliendo a la calle. ¿Quién quiere democracia en Egipto cuando esto podría alterar el orden establecido, peligrando así muchos intereses? Evidentemente nadie.

El caso de Yemen

Yemen es uno de esos países que le ha tocado estar en un lugar geográfico muy complicado. Es la puerta al Mar Rojo desde el sur, puente directo con el este de África y además posee la isla de Socotora, donde EE.UU. posee una base naval y aérea destinada al control de la piratería y del tránsito marítimo. A la revolución yemení se le ha llamado la revolución ignorada, ya que la gente sigue protestando pese a la intervención de tropas de Arabia Saudí. La salida de Saleh se producía tras una año de protestas y tras negociar su salida, se celebraron elecciones en las que sólo hubo un candidato: el vicepresidente Abdel Raboo Mansur Hadi. El resultado ha sido un Yemen más dividido, con más presencia de grupos terroristas; con un salafismo creciente como parte del juego político; apoyados por gobiernos extranjeros fuertemente rechazados por su población; con un fuerte movimiento secesionista en el sur del país… Vamos, que desde luego no parece el mejor escenario para el desarrollo de un proceso democrático

Protestantes yemenís claman por la salida de Saleh

Hemos sido testigos de valientes movimientos contra los regímenes de Jordania, Bahrein, Siria, Arabia Saudí… pero todos ellos han sido violentamente reprimidos y acallados porque hay muchos intereses en juego y a ningún actor le interesa alterar el statu quo actual. ¡Alassad es responsable ya de más de 8.000 muertos! Bueno, su padre mató a 30.000 hace 30 años y si sigue manteniendo nuestros intereses intactos… (pensarán muchos). Y así con la mayor parte de países de la región. 

La posición occidental

En los países occidentales el proceso se ha vivido concierta inquietud, puesto que en privado todos están temerosos de que se altere el orden ya establecido, el cual nos sitúa en una posición dominante y favorable. Se está llevando a cabo una mirada estratégica del asunto, tratando de asegurar las vías marítimas de paso (por donde se mueve el 80% del comercio mundial) y las fuentes energéticas y de materias primas en la región. Independientemente del régimen político que se instaure, se seguirá apoyando a déspotas y tiranos si eso no pone en peligro los intereses de occidente, por desgracia. Occidente toma posiciones frente a un posible enfrentamiento con Irán, pero todo apunta a que si la guerra comienza occidente tiene mucho que perder, por lo que EE.UU. trata de frenar a su impulsivo aliado, Israel. Las principales fuentes de petróleo de Arabia Saudí se encuentran en territorio chiita, en Yemen cada vez simpatizan más con los Ayatolás, Irak es un país resquebrajado y con una minoría sunita gobernando a una mayoría chii… Los elementos continúan y no son muy favorables a occidente en caso de guerra. Mientras tanto, el islamismo radical va ganando fuerza gracias a la debilidad del Estado, atendiendo a la población en todo aquello que los regímenes desatienden a través de las hermandades musulmanas.

Si os interesa, Jesús Núñez mantiene en la página web de El País un blog muy interesante: EXTRAMUNDI.

¡SALUD!

Día: 29/02/2012
Lugar: Universidad Jaume I
Sólo publican memorias aquellas personas que ya han perdido totalmente la memoria.
(Oscar Wilde)
La historia nos ha demostrado que la memoria no consiste sólo en recordar, sino también en reconstruir el pasado a través de los libros imponiendo así una concepción mayoritaria sobre ciertos temas. Por lo tanto, según como se use, la memoria también puede usarse para mentir, para olvidar, para imponerse, para educar… Los vencedores siempre reconstruyen e imponen la memoria, pero si lo que buscamos es reconstruir sociedades y comunidades en las que todos puedan vivir en armonía no podemos dejar de lado a nadie. En una nueva edición del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, Fiachra Mc Donagh compartió con los asistentes su trabajo como investigador independiente del Cultural Heritage and the Re-construction of Identities after Conflict (CRIC).
Uno de los centros que más se dedica al tema de la memoria relacionándolo con temas de reconstrucción de paz es el Centro de Investigación por la Paz Gernika Gogoratuz, que se encuentra en la ciudad de Gernika, y que busca los siguientes objetivos:
  • Contribuir a la Construcción de la Paz por medio de la Recuperación de la Memoria Histórica y trascender el recuerdo del bombardeo de Gernika para generar una Cultura de la Paz.
  • Crear herramientas de trabajo que fomenten el estudio de la historia y su transmisión intergeneracional como Pedagogía de la Paz.
  • Dar a conocer a través del material didáctico el ámbito de la Recuperación Histórica como herramienta de trabajo que fomente la Cultura de la Paz.
  • Fomentar puntos de encuentro entre personas que han sufrido la violencia y recuperar el valor de la narrativa como Pedagogía de la Paz.

Actualmente, estos objetivos se traducen en varios proyectos: 1. El colectivo de mujeres y hombres testigos sobrevivientes del Bombardeo de Gernika; 2. La Memoria y la Narrativa como Pedagogía de la Paz (con especial atención  al Proyecto Internacional de Diálogo Intergeneracional en el marco de la Red de aprendizaje intergeneracional del Proyecto NIGEL); 3. Microsite sobre las personas sobrevivientes del Bombardeo de Gernika; 4. Colaboración y distribución del documental La voz visual. Una nueva y personal visión sobre el ser sobreviviente del Bombardeo de Gernika.

Documental La Voz Visual: http://www.dailymotion.com/video/xddro6_la-voz-visual_creation

Tal y cómo se ha tratado de hacer con Gernika para no olvidar el primer bombardeo sobre población civil de toda la historia, el 26 de abril de 1937, este centro trabaja en diferentes proyectos a lo largo del mundo para intentar acercar posturas entre los grupos de gente e intentando que no se produzca una reconstrucción tergiversada de la realidad que derive en nuevos conflictos.

El Gernika de Pablo Picaso. Museo Reina Sofía de Madrid

¿Pero qué es la memoria? Fiachra la define como “un conjunto diverso de capacidades cognitivas con las que retenemos información y reconstruimos las experiencias del pasado, por lo general, con propósitos presentes. La memoria es una de las formas más importantes por las que nuestras historias animan nuestras acciones y experiencias actuales. En particular, la capacidad humana de evocar episodios, desaparecidos hace tiempo, pero importantes en nuestras vidas es a la vez familiar y extraño, y es un aspecto clave de la identidad personal”.

Como vemos, la memoria se convierte sin duda en una fuente indispensable de conocimiento, que permite interacciones cercanas a través de tres factores fundamentales: la imaginación, el recuerdo y la percepción. Ésta se envuelve en un clima donde las emociones y los sentimientos adquieren un papel muy importante junto con el amor, el odio y las prácticas sociales. Además, se traduce en la interiorización y aceptación de un determinado lenguaje e imaginario, normalmente el de los vencedores. No obstante, muchos de los valores sociales y morales dependen de nuestra memoria porque… ¿qué pasaría si no recordásemos lo que dejaron en el Mundo las dos grandes guerras, personajes como Stalin o Franco y administraciones como las de Reagan o Tatcher?.

Campo de concentración de Auschwitz

Existen diferentes tipos de memoria:

  • Memoria de hábito: se conoce como la memoria procedimental, que está ligada a los procesos asociativos de memoria en los que se repiten secuencias y destrezas. Nos referimos a recordar cómo hacer algo.
  • Memoria proposicional: es la memoria de los hechos, es decir, la que está basada en el conocimiento general.
  • Memoria autobiográfica: también identificada como memoria personal o experiencial, es la que tiene que ver con el recuerdo de hechos o episodios de nuestra vida y de las emociones derivadas de los mismos.
  • Memoria declarativa:  trata de unir la memoria proposicional y la autobiográfica en busca de una representación del mundo ‘objetiva’, tratando de hacer un seguimiento de la verdad. Hay reacciones cuando a las memorias se contradicen o no existe la misma percepción.
  • Memoria colectiva: es la memoria de un grupo de personas reconstruida de manera conjunta. Cuando hablamos de memoria histórica, justicia y reconciliación, rara vez se hace en referencia a una persona única, sino que se centra en un conjunto, grupo o colectivo que requiere atención. Este tipo de memoria es fruto de un intenso debate entre los que apoyan que la memoria es sólo individual (Sontag, 2003) y los que apoyan que puede servir para reconstruir experiencias (Assman 2008).

A estos tipos se añaden lo que se conoce como los 7 actos de la memoria:

  1. Recordar la excepción a la norma: el silencio y el olvido es común entre las sociedades en las que la experiencia del pasado generaciones es suprimida por los nuevos avances y la memoria es nuestra forma de luchar contra el tiempo.
  2. Guardar objetos: así se cubren los vacíos creados por el olvido
  3. Condenas a la memoria:  un pueblo vive cuando se le menciona y sólo muere del todo cuando se borra su memoria. Hay que denunciar las manipulaciones de la historia.
  4. Defensa del recuerdo y del olvido: esta es una situación muy normal en las situaciones post-conflicto. El silencio forzado y el olvido podría ser la esperanza de escapar de la responsabilidad, para los criminales.
  5. Memoria selectiva: constituye una parte fundamental de las memorias sociales y nacionales. Borrar ciertos episodios del pasado para garantizar un proyecto de futuro, como hizo el franquismo en las escuelas por ejemplo, seleccionado y definiendo lo que se recuerda en función de un propósito determinado.
  6. Memoria constructiva: es necesario adaptarse a nuevas circunstancias. Olvidar puede ser un camino hacia la salida del sufrimiento, estableciendo un punto de partida nuevo para comenzar de nuevo, sobre todo en contextos de post Guerra Civil. Este punto es claramente delicado, porque normalmente el vencedor suele imponer sus reglas y no se lleva a cabo una reconstrucción conjunta de los hechos, entre otros muchos problemas que presenta.
  7. Memoria terapéutica: Aristóteles la llamó catarsis, los católicos la llaman confesión y Freud la llamó psicoanálisis. Es la más utilizada y reconocida en la mayoría de comisiones de la verdad y reconciliación en busca de la paz.

Seguirán destruyendo bibliotecas para destruir la memoria de los pueblos o para seguir fomentando el “Choque de civilizaciones” (la biblioteca de Sarajevo era rica en textos escritos en conjunto por los diferentes grupos étnicos y religiosos y el memoricidio se ha ido repitiendo a lo largo de la historia). Además, la construcción de los nuevos entornos sociales debe ser realizada por todos, utilizando la justicia y la reparación como pilares principales. Se hizo con el IRA en Irlanda, se está haciendo con ETA en España y en Colombia, además de en otros muchos sitios con procesos de paz abiertos. Lo que está claro es que no podemos olvidar y hay que dar gracias a todos los que trabajan por ello.

¡GRACIAS!

“Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”

(George Orwell)

¡SALUD!