Posts etiquetados ‘EE.UU.’

Día:  02/05/2012

Lugar: Universidad Jaume I

África ha vuelto a ser uno de los temas a tratar en el Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, donde Macharia Munene, profesor en la United States International University in Nairobi, hablo de la importancia geopolítica y estratégica del este de África.

Ya desde la época colonial, la zona del cuerno de África ha sido una de las más importantes del continente. En esta zona, a lo largo de los siglos, se han ido mezclando los intereses internos de las poblaciones locales con los intereses extra estatales de las antiguas potencias coloniales. El control de tres puntos estratégicos como son el canal de Suez (clave para el transporte marítimo), el Mar Rojo (puente entre Asia y África) y la salida al Índico con una posible proyección y control hacia el Golfo Pérsico, hacen de esta zona una de las más importantes a nivel geoestratégico.

Los movimientos de las potencias occidentales en este sentido parecen estar claros. Con una base en Djibouti, con cada vez más presencia en el vecino Yemen y con operaciones como ATLANTA, Estados Unidos ha pasado a ser uno de los países más interesados en la estabilidad de la zona, después de que en 2004 estimara que África Oriental era la zona más peligrosa para sus intereses. Otros países están presentes en la zona: España, Alemania (con mucha presencia a nivel de ayuda humanitaria), Francia, China, Rusia, Gran Bretaña, etc. Todos jugando su papel en la zona para salvaguardar sus intereses pesqueros, sobre hidrocarburos, gas, minerales, rutas comerciales…

Amenaza de guerra en Somalia, final de 2006

Eritrea y Etiopía siguen limando sus diferencias en territorio somalí

Del colonialismo belga, alemán, británico o italiano el África Oriental heredó una gran cantidad de desigualdades en incongruencias que facilitaron conflictos como el de Rwanda y el devenir de Somalia hacia un Estado que se define como fallido. Sin embargo, ante estas lógicas de poder externas, los propios países de la región siempre han tratado de hacerse con un hueco dentro de su área de influencia y he aquí que a lo largo del tiempo han derivado en conflictos entre Etiopía y Eritrea (que siguen su conflicto a través de terceros en Somalia, desde hace ya tiempo), entre Uganda y Tanzania o que incluso regiones como Sudán del Sur decidan tomar las riendas de su propio futuro.

Además, estos conflictos generan gran cantidad de desplazados en África Central y Oriental, dificulta mucho más las cosas y traslada los problemas más allá de unas fronteras que ni siquiera todo el mundo reconoce como tales. En Kenia, por ejemplo, los campos de refugiados siguen creciendo en la actualidad. A estos elementos, se une el hecho de que ciertas zonas del noreste de la República Democrática del Congo, minerales como el estratégico Coltán están alimentando esos conflictos e implicando a los vecinos del este, ya que suele ser por los países vecinos por donde este mineral accede al mercado internacional.

Todo el continente es un elemento estratégico fundamental tanto para los países extranjeros, que beben de sus recursos, como para los propios africanos, que parecen no haber interiorizado todavía el poder que tienen si deciden utilizarlo. Si lo pueblos africanos tuviesen la capacidad de unirse, defenderían mucho mejor sus intereses y su posición como continente frente al expolio occidental y oriental. Sin embargo, a lo largo y ancho del territorio, los conflictos han desangrado y están desangrando África. Muchas son las contradicciones internas del “continente olvidado”, algunas derivadas del colonialismo y de la globalización y otras de sus dinámicas internas, pero algunos países fuertes en la región están tratando de alzar la cabeza, más ahora que el panaficanismo impulsado por Gadafi (entre otros muchos) ha perdido una de sus cabezas importantes.

Sin embargo, las relaciones con occidente y con China siguen apuntando a África como uno de los lugares calientes del planeta a nivel geopolítico y geoestratégico. La población africana sufre el hambre derivado de la especulación con su tierra y la muerte de las luchas por los recursos estratégicos, mientras que las desigualdades y el descontento sigue siendo creciente. Mientras tanto, las grandes potencias se reparten el pastel tratando de no perder lo que aún les queda. La pregunta ahora es si, en el África Orienta, ¿se impondrá el militarismo estadounidense y de la OTAN o será la apesta comercial de Pekín? Veremos cómo se mueven ambos actores durante los próximos años y si los africanos de la región, están dispuestos a seguir aguantando un nuevo colonialismo de “mercado y diplomacia militarista” o serán capaces de empoderarse con verdaderas políticas y herramientas de liberación.

¡SALUD!

Conferencia de Macharia Munene: GEOPOLITICS GEOSTRATEGY AND THE CHALLENGE OF ENSURING PEACE IN EASTERN AFRICA (inglés).

Anuncios

Día: 21/03/2012

Lugar: Universidad Jaume I

La mayor parte de sociedades aspiran, en primer lugar, a poder satisfacer necesidades tan básicas como la alimentación, la integridad física y la libertad de movimiento. Algunas de ellas se están limitando con muros, que dicen serán inexpugnables (México, Gaza o Grecia), y con sistemas anti inmigración. Todo, para mejorar nuestra seguridad encerrados en grandes fortalezas fuera de las cuales la gente sigue luchando por sus derechos más básicos y por su dignidad. Las revoluciones árabes del último año han levantado mucha simpatía a lo largo del mundo entero. Revoluciones contra regímenes corruptos e ineficientes, incapaces de responder a las necesidades del pueblo en muchos casos. Pero, ¿por qué ahora?

Jesús A. Núñez, Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH, Madrid) y miembro del International Institute for Strategic Studies (IISS, Londres), no tiene una respuesta clara, como así lo manifestó durante una nueva sesión del del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I.

Jesús Núñez

Las causas básicas y estructurales de las revoluciones actuales son las mismas que hace 20-25 años, cuando asistimos a los procesos en Irán (1979), contra el Shá, o las revueltas que dieron lugar a la masacre de Hama (Siria) en 1982. La población estaba harta de regímenes políticos corruptos que no eran capaces de cubrir sus necesidades básicas y que no eran capaces de proveerles seguridad. En este contexto aparecieron ciertos factores que han servido de catalizador en las reacciones a lo largo del mundo árabe. Por un lado tenemos a Al Jazeera, la televisión qatarí, que desde la invasión de Irak (cuando fue bombardeada por la aviación estadounidense) se ha ido desarrollando y ha jugado un papel fundamental a la hora de facilitar a los árabes el conocimiento de su propio territorio, gracias también a su relación con Wikileaks y las revelaciones sobre el mundo árabe. En segundo lugar, la utilización de las redes sociales y los sistemas de información, aunque su papel ha sido magnificado como veremos más adelante.

Estos movimientos han permitido disolver algunos de los prejuicios que desde occidente se suelen tener sobre el mundo árabe: son salvajes, sólo responden a la guerra (la mayor parte de los levantamientos han sido a través de movimientos pacíficos) o que son pasivos y renuncian a sus derechos soportando a dictadores. No ha habido una mano negra que haya hecho estallar los levantamientos, lo cual no quiere decir que actores como Francia, InglaterraEE.UU. se hayan aprovechado de la situación para conseguir ventajas estratégicas en el Mediterráneo.

Los libios piden en Bengasi que no haya intervención extranjera

El mundo árabe está compuesto por 22 países, agrupados todos ellos en la Liga Árabe. Muchos de ellos han sido testigos de revueltas contra sus gobernantes, pero sólo 4 de ellos han conseguido derrocar sus regímenes. Las movilizaciones que se vienen produciendo buscan cambios estructurales en el sistema, pero en ninguno de ellos parece que vaya a haber un cambio real. La mediatización del fenómeno hace pensar que algo renace, como ya vimos con Sidi Omar en la retórica usada a través de todo lo que ha rodeado a la Primavera Árabe, ¿pero es esto realmente así?

El caso de Túnez

En 2008, en la región minera de Gafsa, en el centro de Túnez, comenzó una revuelta contra el régimen de Ben Alí debido a las malas condiciones de la población por el trabajo explotador de empresas que contaban con el beneplácito del régimen y por la contaminación provocada. En aquel momento, la población pedía lo mismo que cuando comenzó todo el proceso actual a raíz de la imolación de Mohamed Bouazizi en diciembre de 2010, pero el régimen encerró, mató y encarceló a los que debía y ahí se quedó la cosa.

La región de Gafsa, Túnez, en verde.

Sin embargo, las protestas de 2010 culminaron con la caída de Ben Alí, dando inicio a una nueva etapa en la que el islamismo radical (¡OJO!, QUE NADA TIENE QUE VER CON EL TERRORISMO) ha accedido al poder a través de unas elecciones que sitauron Hamadi Jebali, del Partido del Renacimiento, como Primer Ministro. A Túnez se le han restituido sus bienes y se han bloqueado a todos los actores relacionados con el antiguo régimen, de manera que el país se ha convertido en todo un experimento político dentro del mundo árabe. El partido más importante ha tenido que pactar con la centro-izquierda para no gobernar en minoría y actualmente se negocia la creación de una nueva constitución, con el tema de la ‘sharia’ de por medio. La escasa importancia geopolítica y geoestratégica de Túnez parece que va a permitir que continúe el experimento democrático.

El caso de Libia

Libia ha sido un caso diferente desde el principio, pues tiene petróleo, llegando a ser el 4º productor mundial durante el gobierno de Gadafi. Cuando el líder Libio renunció a sus programas nucleares, programas de armas químicas y a apoyar el terrorismo, los países de Europa se pelean por recibirle para chupar sus reservas, a pesar de las extravagancias del tipo. Prácticamente todos los representantes europeos se reúnen con él hasta que la ciudad de Bengasi se levanta contra Gadafi y comienza el linchamiento político y mediático. En ese momento, Gadafi amenazó a la ciudad rebelde de Bengasi, lo cual activó el mecanismo de la ONU que derivó en la resolución 1973, en la perversión y prostitución de las medidas, en el apoyo descarado de occidente a los rebeldes y en el fin que ya todos conocemos.

Gadafi en una reunión con el ex presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en su jaima.

Actualmente Libia se encuentra en una situación caótica y delicada. La parte oriental del país, Cirenaica, donde se encuentra la mayor parte del petróleo, quiere desvincularse del régimen del CNT; Médicos Sin Fronteras ha dejado el país denunciado persecuciones y torturas en territorio libio; el jefe de seguridad de Trípoli es un antiguo jefe de Al- Qaeda; el actual presidente, Mustafá Abdelyalil, es un antiguo amigo del régimen y muy amigo de occidente (además de no tan extravagante)… Como vemos, todo apunta a un cambio de cara y la situación actual es muy mala para la población, después de que Gadafi hubiera conseguido una red social bastante que situaba a Libia como uno de los más desarrollados en cuanto a su Índice de desarrollo Humano. Sin embargo, su petróleo sí lo convirtió en un objetivo prioritario para poner “en el lugar que le corresponde en el contexto internacional” a países como Francia.

El caso de Egipto

El caso de Egipto es interesante porque es el país donde los poderes tradicionales más se han aprovechado de las protestas populares. Con 84 años, Hosni Mubarak ya pensaba en nombrar un sucesor al cargo de presidente. El candidato preferencial era su hijo, Gamal, pero el ejército no estaba de acuerdo porque esto suponía que este estamento perdería su control sobre el estado egipcio. Egipto es el país que lidera la Liga Árabe, estratégicamente muy importante porque en su territorio esta el Canal de Suez y con buenas relaciones con EE.UU., del que es el segundo receptor de ayuda militar después de Israel.

Desde que Egipto se convirtiera en República allá por los cincuenta, si miramos los predecesores políticos, el ejército ha llevado las riendas del sistema. El estamento castrense es el principal agente político y económico del país, ya que controla las principales empresas y los recursos. Tras las primeras revueltas, los medios de comunicación dieron mucha a la escasa intervención de ejército, que no fue mucha comprándola con la de otros lugares, pero estaba claro que el ejército quería aprovechar su oportunidad, con lo cual resultaba idílico lo de El ejército se une al pueblo y pide la dimisión de Mubarak que pudimos leer en muchos lugares. En el caso egipcio se produjo una magnificación del papel de Internet, cuando la verdad es que todo este movimiento era heredero de otros anteriores, pero frustrados.

Manifestaciones en la Plaza Tahrir de El Cairo, Egipto, contra Mubarak

Tras la caída de Mubarak, el Mariscal Tantawi asumió todo el poder en Egipto durante una etapa de “transición”, de manera que el ejército volvía a instaurar el statu quo en el país. Tantawi viene de hablar en enero con Obama y el islamismo radical (los Hermanos Musulmanes) han entrado en las negociaciones del proceso porque quieren tocar algo de poder. Sin embargo, no ha habido cambios estructurales que puedan derivar en un verdadero cambio dentro del país. Hay muchos elementos implicados y los intereses de los diferentes actores no quieren alterar la situación favorable que les ofrecía Mubarak, por lo que el proceso democrático está bastante estancado, a pesar de que su gente siga saliendo a la calle. ¿Quién quiere democracia en Egipto cuando esto podría alterar el orden establecido, peligrando así muchos intereses? Evidentemente nadie.

El caso de Yemen

Yemen es uno de esos países que le ha tocado estar en un lugar geográfico muy complicado. Es la puerta al Mar Rojo desde el sur, puente directo con el este de África y además posee la isla de Socotora, donde EE.UU. posee una base naval y aérea destinada al control de la piratería y del tránsito marítimo. A la revolución yemení se le ha llamado la revolución ignorada, ya que la gente sigue protestando pese a la intervención de tropas de Arabia Saudí. La salida de Saleh se producía tras una año de protestas y tras negociar su salida, se celebraron elecciones en las que sólo hubo un candidato: el vicepresidente Abdel Raboo Mansur Hadi. El resultado ha sido un Yemen más dividido, con más presencia de grupos terroristas; con un salafismo creciente como parte del juego político; apoyados por gobiernos extranjeros fuertemente rechazados por su población; con un fuerte movimiento secesionista en el sur del país… Vamos, que desde luego no parece el mejor escenario para el desarrollo de un proceso democrático

Protestantes yemenís claman por la salida de Saleh

Hemos sido testigos de valientes movimientos contra los regímenes de Jordania, Bahrein, Siria, Arabia Saudí… pero todos ellos han sido violentamente reprimidos y acallados porque hay muchos intereses en juego y a ningún actor le interesa alterar el statu quo actual. ¡Alassad es responsable ya de más de 8.000 muertos! Bueno, su padre mató a 30.000 hace 30 años y si sigue manteniendo nuestros intereses intactos… (pensarán muchos). Y así con la mayor parte de países de la región. 

La posición occidental

En los países occidentales el proceso se ha vivido concierta inquietud, puesto que en privado todos están temerosos de que se altere el orden ya establecido, el cual nos sitúa en una posición dominante y favorable. Se está llevando a cabo una mirada estratégica del asunto, tratando de asegurar las vías marítimas de paso (por donde se mueve el 80% del comercio mundial) y las fuentes energéticas y de materias primas en la región. Independientemente del régimen político que se instaure, se seguirá apoyando a déspotas y tiranos si eso no pone en peligro los intereses de occidente, por desgracia. Occidente toma posiciones frente a un posible enfrentamiento con Irán, pero todo apunta a que si la guerra comienza occidente tiene mucho que perder, por lo que EE.UU. trata de frenar a su impulsivo aliado, Israel. Las principales fuentes de petróleo de Arabia Saudí se encuentran en territorio chiita, en Yemen cada vez simpatizan más con los Ayatolás, Irak es un país resquebrajado y con una minoría sunita gobernando a una mayoría chii… Los elementos continúan y no son muy favorables a occidente en caso de guerra. Mientras tanto, el islamismo radical va ganando fuerza gracias a la debilidad del Estado, atendiendo a la población en todo aquello que los regímenes desatienden a través de las hermandades musulmanas.

Si os interesa, Jesús Núñez mantiene en la página web de El País un blog muy interesante: EXTRAMUNDI.

¡SALUD!

El 14 de diciembre de 2009, un tramo crucial de canalizaciones entró en funcionamiento, uniendo el estado fabulosamente rico en energía de Turkmenistán (a través de Kazajstán y Uzbekistán) con la provincia de Xinjiang, en el lejano oeste de China. El presidente de Turkmenistán, Gurbangulí Berdimujamédov, comentó que “este proyecto no sólo tiene valor económico o comercial, sino también político. China, a través de una acertada política con visión de futuro, se ha convertido en uno de los garantes clave de la seguridad global”. El resultado final es que, para 2013, Shanghai, Guangzhou y Hong Kong alcanzarán cada vez mayores alturas económicas, por cortesía del gas natural suministrado por el llamado gasoducto Central, que se extiende a lo largo de 1.833 kilómetros.

China ha superado ya a Japón en consumo de hidrocarburos, aunque va aún por detrás de EEUU, que cada año engulle el 27% del petróleo global. Según la Agencia Internacional de la Energía, China será responsable de alrededor del 40% del incremento de la demanda global de petróleo hasta 2030. Actualmente, los tres principales proveedores del gigante asiático, según el Ministerio de Comercio chino, son Arabia Saudí, Irán y Angola. Para 2013-2014, China espera añadir a Iraq a esa lista.

Sin embargo, debido a las duras sanciones de EEUU impuestas por Naciones Unidas y a años de mala gestión, el país carece de conocimientos prácticos y de alta tecnología y su estructura industrial es un desastre. El director de la Compañía Nacional del Petróleo Iraní, Ahmad Ghalebani, ha admitido públicamente que tienen que seguir importando de China la maquinaria y las piezas utilizadas para la producción de petróleo iraní. El comercio entre China e Irán creció un 35% en 2009 y por eso, mientras Occidente ha estado hostigando y atacando con sanciones, bloqueos y embargos a Irán, este país ha ido evolucionando lentamente como corredor comercial fundamental para China, así como de Rusia y de la India escasa en recursos energéticos.

El gobierno Chino trata de huir de los principales puntos vitales de fácil acceso para los norteamericanos: los estrechos de Ormuz y Malaca.

El estrecho de Ormuz es la definición de un potencial cuello de botella estratégico. Es, después de todo, la única vía de entrada al Golfo Pérsico y por ella fluye ahora aproximadamente el 20% de las importaciones chinas de petróleo. En su parte más estrecha tiene sólo 36 kilómetros de ancho, con Irán al norte y Omán al sur. Los dirigentes chinos están preocupados por la constante presencia de grupos de portaviones de combate estadounidenses estacionados y patrullando por las inmediaciones.

Con Singapur al norte e Indonesia al sur, el estrecho de Malaca es otro cuello de botella potencial como nunca hubo otro, y a través de él fluye nada menos que el 80% de las importaciones chinas de petróleo. En su parte más estrecha tiene sólo 54 kilómetros de ancho y, como el estrecho de Ormuz, su seguridad depende de  EE.UU., después de que el grupo del portaaviones Abraham Lincoln Carrier Strike Group NINE (CSG-9) se instalara en Banda Aceh, la Base Aérea Sultan Iskandar Muda de Indonesia a la entrada del Estrecho de Malaca, frente a Myanmar. Los barcos de la marina llegaron para proveer ayuda por el tsunami en 2004 y el ejército de los Estados Unidos dijo que no podía predecir cuando podrían sacar a sus “recursos” de la región (aún no se han retirado).  En un futuro enfrentamiento con Washington, la marina estadounidense cerraría rápidamente o controlaría ambos estrechos.

En el frente del gas, China cuenta definitivamente con algo que puede cambiar el juego en el Sur de Asia. Pekín ha gastado ya 200 millones de dólares en la primera fase de la construcción de un puerto de aguas profundas en Gwadar, en la provincia paquistaní de Balochistán. Querían, y lo consiguieron, que Islamabad les diera “garantías de soberanía para las instalaciones del puerto”. Gwadar está a sólo 400 kilómetros de Ormuz. Con Gwadar, la marina china dispondría de una base que le permitiría controlar fácilmente el tráfico en el estrecho y quizá algún día incluso frustrar los designios expansionistas de la marina estadounidense por el océano Indico.

Pero Gwadar tiene otro papel futuro infinitamente más jugoso. Podría convertirse en el pivote en una competición entre dos conductos desde hace tiempo muy discutidos: el TAPI y el IPI. El TAPI representa el conducto que atraviesa Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India, que no podrá construirse nunca mientras las fuerzas de ocupación estadounidenses y de la OTAN estén combatiendo contra el paraguas de la resistencia, convenientemente etiquetado de “talibán”, en Afganistán. Sin embargo, el IPI es el conducto Irán-Pakistán-India, también conocido como el “conducto de la paz” (lo que haría que el TAPI fuera el “conducto de la guerra”). Para inconmensurable disgusto de Washington, el pasado junio, Irán y Pakistán llegaron finalmente a un acuerdo para construir la parte “IP” del IPI, con la garantía de Pakistán a Irán de que tanto la India como China podrían incorporarse al proyecto más tarde.

Por el momento, la prioridad estratégica de Pekín ha sido desarrollar cuidadosamente todo un conjunto, notablemente diverso, de proveedores de energía: un flujo de energía que cubre Rusia, el mar de China Meridional, Asia Central, el mar de China Oriental, el Oriente Medio, África y Sudamérica. (Las incursiones de China en África y Sudamérica se abordarán en una futura entrega de nuestra gira por los lugares calientes de la energía del planeta.) Si China ha resultado hasta ahora tan magistral en la forma en que ha jugado sus cartas en su “guerra” de Oleoductistán, la mano estadounidense –circunvalar Rusia, quitar de en medio a codazos a China, aislar a Irán- podría pronto recibir el nombre de lo que realmente es: un farol.

Fuentes:

http://www.ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol266a.htm

http://rebelion.org/noticia.php?id=115071

http://www.workers.org/mo/2007/myanmar-1115/

 

La Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) es una institución privada estadounidense, sin ánimo de lucro, que se dedica al crecimiento y fortalecimiento de las democracias a través de todo el mundo. Apoyado por el Congreso de los Estados Unidos de América, la NED apoya cada año más de 1.000 proyectos en más de 90 países. ¿Cómo y a través de qué entidades se estructura ese “desarrollo de la democracia”?

 

La mayoría de los altos funcionarios que han desempeñado un papel central en el Consejo de Seguridad Nacional han sido administradores de la NED. En ese caso se encuentran, por ejemplo, Henry Kissinger, Franck Carlucci, Zbigniew Brzezinski y Paul Wolfowitz, personalidades que la Historia no recordará precisamente como idealistas de la democracia sino como estrategas cínicos de la violencia. (En la foto: Henry Kisinguer)

 

Oficialmente creada el 6 de noviembre de 1982, la Fundación Nacional para la Democracia dispone de un estatuto jurídico de asociación no lucrativa, pero su financiación es aprobada por el Congreso y figura en el capítulo del presupuesto del Departamento de Estado destinado a la Agencia para el Desarrollo Internacional (US Agency for International Development – USAID). Para mantener la ilusión de que se trata de una organización privada, la NED recibe también donaciones de tres asociaciones, que son a su vez financiadas indirectamente por contratos federales: la Smith Richardson Foundation, la John M. Olin Foundation y la Lynde and Harry Bradley Foundation.

La NED cuenta además cuatro ramas de influencia, para tratar de controlar cuatro pilares fundamentales de la sociedad estadounidense. Los cuatros institutos satélites de la NED son:

- Centro Americano para la Solidaridad de los Trabajadores (American Center for International Labor Solidarity – ACILS). Representantes de los sindicatos y trabajadores.
- Centro para la Empresa Privada Internacional (Center for International Private Entreprise – CIPE). Representantes de la empresa privada.
- Instituto Republicano Internacional (International Republican Institute – IRI). Controlado por los republicanos.
- Instituto Nacional Democrático para los Asuntos Internacionales (National Democratic Institut for International Affairs – NDI). Controlado por los demócratas.

Además, posee un sistema de institutos satélite inspirado en lo establecido por Estados Unidos, como ejército de ocupación, en Alemania con la Friedrich Ebert Stittung, la Friedrich Naunmann Stiftung, la Hans Seidal Stiftung y la Heinrich Boell Stiftung, utilizadas como retransmisores financieros en aquel país en lugar de los propios institutos alemanes.

Siguiendo el mismo principio, la NED encontró corresponsales en diversos Estados aliados, miembros de la OTAN o de la antigua ANZUS, entre ellos: la Westminster Foundation for Democracy (Reino Unido), el International Center for Human Rights and Democratic Development (Canadá), la Fondation Jean Jaurès y la Fondation Robert Schuman (Francia), el International Liberal Center (Suecia), la Alfred Mozer Foundation (Holanda).

Hace varios meses, EE.UU. detuvo a 10 personas acusándolas de espionaje en favor de Rusia. En la mayor parte de países existen leyes penales parecidas a las que establece nuestra Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, título XXIII (De los delitos de traición y contra la paz o la independencia del Estado y relativos a la Defensa Nacional), en sus diversos capítulos (por poner un ejemplo de a qué me refiero).

Al ser organismos no gubernamentales, aunque indirectamente estén financiados por instituciones que sí lo son, las acciones no pueden ser tomadas como una injerencia externa (que ataque la soberanía nacional) al suponerse iniciativas privadas que favorecen el desarrollo y fortalecimiento de la democracia (igual que hace la NED). Os dejo un par de declaraciones, aparecidas hace años en el New York Times, que trataron de describir en su día en qué consistía la NED :

El New York Times señalaba en marzo de 1997 que la NED «se creó hace 15 años para llevar a cabo públicamente lo que ha hecho subrepticiamente la Central Intelligence Agency (CIA) durante decenios. Gasta 30 millones de dólares al año para apoyar a partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos en docenas de países” (John M. Broder, «Political Meddling by Outsiders: Not New for U.S.», The New York Times, 31 de marzo de 1997, p. 1. )

Carl Gershman, primer presidente de la NED, explicó la razón de ser de la Fundación en junio de 1986: «Sería terrible para los grupos democráticos de todo el mundo presentarse como financiados por la CIA. Vimos esto en los años 60 y por eso pusimos fin a ello. Es porque no podíamos seguir haciéndolo por lo que se creó [la NED]” (David K. Shipler, «Missionaries for Democracy: U.S. Aid For Global Pluralism», The New York Times, 1 de junio de 1986, p. 1. )
Y un vídeo en el que se habla de la NED y su funcionamiento (en inglés):

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Fuentes y más información:

http://www.voltairenet.org/article167223.html

http://www.ned.org/

http://www.upec.cu/columnistas/salim_lamrani/25.htm

http://www.voltairenet.org/article122880.html

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=110933

Ya tenéis a vuestra disposición una nueva viñeta en la sección Viñeteando. ¿Queréis saber quién soporta la economía de EE.UU.? ¡No os lo perdáis!

Los lobbies son grupos de presión, financiados por conglomerados empresariales o sociales, que giran en torno a los principales núcleos de poder político. Washington, sede de las principales instituciones del gobierno estadounidense y Bruselas, de las europeas, se han convertido en puntos importantísimos para estos grupos.

En EE.UU. los lobbies están protegidos por su Carta Magna, al considerarse un efecto de la libertad de expresión. En 1946, se creó la Federal Regulation of Lobbying Act, pero la regulación completa no se produjo hasta 1995, fecha en que entró en vigor la ley de registro obligatorio de los lobbies. Actualmente, sólo en el área metropolitana de la capital estadounidense, pueden encontrarse registrados hasta 30.000 grupos de presión política, con unas 15.000 personas trabajando por sus intereses.

Europa, por detrás de EE.UU en lo que al lobismo se refiere, presentó hace unas semanas un informe que trata de dar más transparencia a las actividades de estos grupos en las instituciones de la Unión Europea. Más de 2.100 grupos se han inscrito ya a este registro voluntario y la cosa va en aumento. Existe una página para registrar los grupos de presión y otra en la que se pueden conocer los principales lobistas. Según los cálculos actuales sobre el número de lobistas en Bruselas, estaríamos hablando de que existen unos 20 por europarlamentario.

Por otro lado, nuestro país acumula ya varias faltas emitidas por Bruselas. Es el tercer país al que más expedientes ha abierto la comisión Europea, varios de ellos por tomar decisiones de política interna que pueden afectar a toda la estructura comunitaria. No existe una verdadera red lobística en España, al menos de manera oficial, como sí existe en Bruselas y Washington.

Además, la cantidad de dinero que se invierte en el sector de la presión política es enorme, pues oscila entre los 150 y los 450 euros la hora, según el tipo de servicio que se pida. De este modo, un lobista puede llegar a percibir unos honorarios que varían entre los 50.000 y los 120.000 euros netos al año.

Así pues, vemos que los intereses de los diferentes grupos juegan un papel importantísimo, sobre todo si consideramos el hecho de que algunos de los lobbies más importantes dicen alcanzar el 80% de sus objetivos. Y bien, ¿quién decide en política realmente?

Con este sencillo vídeo, realizado por la multinacional Hill & Knowlton, podéis entender un poco mejor en qué consiste el lobbying. No obstante os recomiendo ver la película “Gracias por fumar”, de Jatson Reitman.

FUENTES:

http://periodismohumano.com/destacado/los-grupos-de-presion-rodean-al-poder-politico-en-europa.html

http://pepoladas.over-blog.es/article-34756330.html

http://www.freshpolitik.com/TEXTOS%20No3/g-LosLobbiesEEUUyUE%20copia.pdf