Posts etiquetados ‘Meditación’

“La energía se mueve en olas.
Las olas se mueven en patrones y ondas de forma.
Los patrones y ondas de forma se mueven en Ritmos.
Un ser humano es simplemente esto: energía, olas,
patrones, ondas de forma, ritmos.
Ni más ni menos.
Una danza.”

Gabrielle Roth

Día: 23/05/012

Lugar: Universidad Jaume I

El último Seminario Intercultural del  Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, de este curso, traía consigo una de las mayores sorpresas que me podía haber ofrecido el Máster: un gran baile. Pero no un gran baile de esos con vestidos, alcohol y música a tope, sino uno de esos que te sana por dentro y de los que te hacen recordar por qué amas la danza (mi caso, aunque no la practique demasiado, desgraciadamente). Gracias a Egidio Bustamante, a Noelia Ruiz y a la danza de los 5 Ritmos, utilizamos la música y el baile para mirar a nuestro interior y, al mismo tiempo, conectarnos con la gente presente en aquel espacio.

Según Gabriel Roth: “Los 5 Ritmos son el fundamento del trabajo corporal y espiritual de Gabrielle Roth. Constituyen un mapa de un territorio que ha fascinado a mucha gente desde hace miles de años y dicho territorio es realmente el territorio de lo que significa ser más plenamente humanos de lo que nos exige la mayor parte de la vida cotidiana”. Esta danza consiste en un ciclo conocido como La Ola, dividido en 5 ritmos individuales:

Fluido: el profesor de la fluidez y la gracia. Es un ritmo que busca encontrar una continuidad en el movimiento, mediante el que somos conscientes del peso del propio cuerpo. Es un movimiento continuo, circular, pesado, en contacto con la tierra, el movimiento de una cosa transformándose en otra, la etapa de la infancia, la madre y el elemento Tierra. Sientes como fluye tu cuerpo en el espacio, te ayuda a soltarte, a interiorizar y utilizar la energía femenina que hay en ti. Te ayuda a encontrar cierta calma, a empezar a olvidarte de esas cosas que te preocupan y que sientes que debes transformar en un proceso de continuo cambio. Sales de la tierra de la que eres parte, pero a la que estás unido por completo.

Stacatto: es el profesor de la definición y el refinamientoEs el ritmo en el que expresamos lo que hemos escuchado con movimientos enfáticos, expresivos, surgen ángulos, líneas, aristas, formas y es como si hubieramos pasado de escuchar el movimiento de la energía interior a darle forma forma física. Empezamos a decir “sí” a esto y “no” a lo otro, abriéndonos a algo o apartándolo. El ritmo del Padre, del Fuego y del Corazón. La etapa de la niñez a la pubertad. Es el momento de la rebeldía, de dejar las cosas claras y enfatizar aquello en lo que creemos a través de la energía masculina. No es una batalla contra nadie aunque parezcan movimientos violentos, pero sí una lucha interior con todo aquello que nos molesta. Tomamos las cosas que nos gustan y dejamos fuera lo que nos desagrada. Estamos creciendo, pero ya somos capaces de elegir, dando forma a nuestro sentir a través de formas claras y rompedoras. Ya nada fluye.

Caos: el anuncio de la creatividad que busca forma. Consiste en permitir, invitar, animar, dejar ir; simplemente con concentrarnos y dejar que lo que llamamos la mente ordinaria pase a ocupar un segundo plano en el movimiento. La relajación de la mente. La integración de la  energía femenina y masculina, la energía de la madre y del padre, la energía relacionada con la tierra y el fuego donde los movimientos son a la vez fluidos, continuos, circulares y se expresan donde la melodía y el ritmo se juntan. El ritmo de la adolescencia y el elemento agua. Tu cuerpo se mueve como él sólo sabe, de aquí para allá con su único sentido el cual no debes comprender. Te dejas ir y disfrutas de la unión de lo masculino y lo femenino en un sólo ritmo. Se parece mucho a las relaciones humanas, tan excitantes y apasionantes como caóticas y descontroladas. Tu cuerpo se mueve más rápido que tus pensamientos y todo lo que está más allá de tu ser y tu momento deja de tener valor y sentido. Se concentra la energía y explota por todos lados mientras sientes como se expande y busca salir de ti mismo, que estás repleto. Compartir esa energía que te rodea mandándola con fuerza hacia los demás y que te libera al mismo tiempo de cargas pesadas.

Lírico: es el profesor de la síntesis y la integración. Es el ritmo de la fascinación que  produce el propio movimiento a través de olas y formas y la disolución, en cierto sentido, de la forma sólida. Aquí el  movimiento está trascendiendo del cuerpo físico. Es el ritmo de la madurez y el elemento Aire. La energía que te hacía sentir pesado está ya fuera y, como un ave fénix, te sientes renovado. Ganas de saltar, volar, reír, sentir un aire nuevo, llorar de alegría… Es una vuelta al comienzo a través de un ritmo fluido, que no te deja parar de sentir cosas buenas. Buscas a quienes más quieres en tus pensamientos y tratas de conectarte a ellos porque tu ser está más allá de tu cuerpo y busca viajar hacia ellos. Es amor, es pasión, es lucidez, es recuerdo, es ligereza, es belleza…

Quietud: el profesor de la compasión y la paz. El ritmo  en el que existe la intención o el sentimiento o el impulso de querer manifestar la Unidad. El movimiento, quien baila, la respiración y el espacio externo “es uno” y por tanto, este es el ritmo que probablemente más se asemeja a una meditación de pie o en movimiento. Es un enlace entre lo mundano y lo mágico, lo ordinario y lo sagrado. El ritmo de la compasión y el éter. La etapa de la vejez. El descanso y el placer te invaden a través de la calma musical. Es el momento de buscar dentro de ti mismo esa paz que tiene como culmen todo este proceso. Volver a conectarte con la tierra y con los demás, volver al inicio. Poco a poco tu cuerpo y tu mente te piden calma y dan la bienvenida a un espacio en el que mirar sólo en tu interior. Quizá el lugar donde lo hicimos no fuera el mejor escenario, pues yo eché mucho de menos el olor de la tierra y la humedad de los bosques en los que yo crecí. Unido al mundo, con energías nuevas, vuelves a recordar porqué amas la danza.

¡SALUD!

Fecha: 16/05/2012

Lugar: Universidad Jaume I

El Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I se cargó de energía muy positiva en un nuevo encuentro. Esta vez, los encargados de dirigir la sesión fueron el profesor Daniel Pinazo y Julius Mbwauki, maestro de meditación. Éste último guió una sesión de meditación que le dio un color especial al penúltimo seminario de este año.

Julius tomó las riendas del espacio ante unas 100 personas y comenzó a explicar sus propias sensaciones y experiencias a través de la meditación, como parte de su ser. Tras explicar algunas consideraciones sobre las meditaciones y bajo un sol cálido de mayo, Julius nos instó a cerrar los ojos y comenzar junto a él una meditación que concentró toda nuestra energía en la búsqueda de la paz mundial.

A pesar del calor, creo que fue una bonita experiencia, no sólo por compartir con mucha gente un así, sino por las propias sensaciones que pude sentir durante esa media hora a pesar de que el sitio quizá no fuera el mejor. Una bola blanca de energía nos acompañó durante todo el viaje meditativo, atravesando nuestro cuerpo de un lugar a otro y trasportando la energía hacia allá donde nosotros queríamos que fuese. Comenzó sobre nuestras cabezas y salió por donde había entrado, pero creo que aportó calma y balanceó parte de mi equilibrio vital.

Al principio, más concentrado en el calor y en una posición en la que no me encontraba cómodo, la bola energética tardó en penetrar en mí con todo su efecto, ya que yo era incapaz de concentrarme. Sin embargo, poco a poco me fui sintiendo más y más a gusto. Los músculos se me relajaban cada vez más y sentí como mi energía se concentraba alrededor de aquella bola imaginaria que atravesaba mi cuerpo de un lado para otro. Los lugares de mi cuerpo por donde pasaba la bola de energía se renovaban, adquiriendo nueva fuerza para continuar en la lucha por la paz. Por otro lado, aquellos que no concentraban esa energía vital se desligaban de mi sensación terrenal, como si en ese momento estuvieran inertes. Esta sensación de relajación y fuerza vital al mismo tiempo, me llevó a dar alguna cabezada, ya que cuando la bola estaba en mi estómago o en mis piernas mi cabeza y mi mente estaban en otro lugar, pues yo era consciente de que no estaba dormido.

Los cinco minutos finales fueron de silencio total, ni siquiera Julius decía una palabra. Cada uno sabría donde se encontraba en aquel momento, pero yo sentí que na gran concentración de energía sobrevolaba nuestras cabezas lista para ser liberada hacia el cielo, hacia el resto del mundo. Fue un gran momento, ya que lo único que se oía era el murmullo de la gente en el Ágora universitaria y los sonidos típicos de un contexto urbanita. La comunión entre ser humano y espacio de vida fue claro. Quizá habría sido mejor hacerlo sobre tierra y en comunión con la naturaleza de manera más directa, pero este espacio también forma parte de nuestra vida diaria.

La meditación colectiva fe una interesante experiencia de concentración y recolección conjunta de energía para enviarla allí donde ahora hace tanta falta. Sin embargo, todos podemos aportar nuestro granito de arena diario, semanal, mensual… enviando un poco de energía cuando tengamos un ratito para dedicarle al mundo, a la paz. La meditación es una buena forma no sólo de compartir la energía y la paz con otros, sino de encontrarnos a nosotros mismos mirando hacia el interior, que muchas veces se nos olvida.

¡SALUD!

Día: 25/04/2012

Lugar: Universidad Jaume I

En una nuevo encuentro del del Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume ISOWMYA AYYAR, de la University for Peace de Costa Rica, presentó sus estudios sobre Yoga para la paz. He de confesar que mi viaje al I Congreso Edificar la Paz en el siglo XXI, realizado en Barcelona, me impidió estar presente en el seminario pero me gustaría hacer en esta ocasión algo diferente. La información sobre la ponencia podéis encontrarla aquí: Yoga for Peace; y en la página web de SOWMYA podéis encontrar más información sobre su trabajo.

Sawmya Ayyar

En esta ocasión me gustaría compartir con todos vosotros una serie de frases sobre la meditación, el yoga y la paz interior que me han servido en diferentes momentos de mi vida o que me ayudan en el día a día para encauzar mis actos y mis pensamientos, en la búsqueda de los cuales el Yoga nos puede ayudar:

1) “En todas las culturas y en todas las tradiciones médicas antes de la nuestra, la sanación se lograba moviendo energía” (Albert Szent-Gyorgyi, Premio Nobel en Medicina).

2) “La influencia de los pensamientos en la concentración y reconstrucción del cuerpo es muy sensible y poderosa” (Swami Sivananda).

3) “No siempre puedes controlar lo que pasa fuera. Pero siempre puedes controlar lo que sucede en tu interior” (Wayne W. Dyer).

4) “El yoga es la oportunidad perfecta para sentir curiosidad por saber quién eres” (EURODISIDENTES)

5) “Cualquiera que haya practicado la meditación sabe qué difícil es hacer callar nuestra “conversación mental” para conectarnos con nuestra mente más profunda, sabia e intuitiva” (Shakti Gawain).

6) “Nunca estés de prisa, haz todo en silencio con un espíritu en calma. No pierdas tu paz interior por nada, aunque todo tu mundo esté revuelto” (San Francisco de Sale).

7) “La paz interior es imposible sin paciencia. La sabiduría requiere paciencia. El crecimiento espiritual implica el dominio de la paciencia. La paciencia permite que el destino se desarrolle a su propio ritmo. (Brian Weiss).

8) “El corazón en paz ve una fiesta en todas las aldeas” (Proverbio hindú).

9) “Debes practicar diariamente el hábito de calmar la mente, ir al silencio, como se le llama. Este es un método para reemplazar pensamientos problemáticos con paz, pensamientos débiles por fortalezas” (James Allen).

10) “Estar en paz consigo mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás” (Fray Luís de León).

11) “La paz reside en el corazón de quien la practica” (Autor desconocido).

12) “La salud es riqueza. La paz mental es felicidad. El yoga nos muestra el camino” (Swami Vishnudevananda).

13) “El bien que hemos hecho nos da una satisfacción interior, que es la más dulce de todas las pasiones” (René Descartes).

14) “El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosotros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y el futuro” (Novalis).

15) “Allí está todo lo que necesitas, sol y luna y estrellas, pues la luz que reclamas habita en tu interior” (Hermann Hesse).

16) “El hombre que se rinde a sí mismo es un miserable; el que labora para los demás, gozando y viviendo interiormente, ese es feliz” (Johann G. von Herder).

17) “La verdad es totalmente interior. No hay que buscarla fuera de nosotros ni querer realizarla luchando con violencia con enemigos exteriores” (Mahatma Gandhi).

18) “Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta” (Sócrates).

19) “Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de su propia paz” (Confucio).

20) “Tu visión devendrá mas clara solamente cuando mires dentro de tu corazón… Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta” (Carl Jung).

¡SALUD!

Día: 22/02/2012

Lugar: Universidad Jaume I

La paz interior es un sentimiento que todos andamos buscando. Ese sentimiento que surge cuando nos liberamos de las preocupaciones, el dolor, el sufrimiento, el miedo, el estrés… y somos conscientes de las incontables maravillas que nos ofrece la vida. Sin embargo nunca se le ha dado una relevancia académica muy elevada, al menos en occidente, por el hecho de que se relaciona con elementos como la energía y la subjetividad de la experiencia personal, elementos que han sido frecuentemente relacionados con el exoterismo y la brujería.

Sin embargo, los movimientos e intercambios entre las personas han permitido un mayor conocimiento de las técnicas de desarrollo personal, cuya mayoría proviene de Oriente aunque también se encuentran en poblaciones de América y África. Para hablar del tema, Paula Arauz estuvo en el Seminario Intercultral del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I. La exposición de Arauz se fundamentó en tres pilares principales: La Teoría de la ecología profunda, la visión ecocéntrica y el desarrollo de todas las capacidades humanas. Tras el breve desarrollo de estas ideas, el espacio se convirtió en un taller de relajación dirigido por la ponente.

La ecología profunda

La ecología profunda es una rama reciente de la filosofía ecológica que considera a la humanidad parte de su entorno. La ecología profunda es un enfoque holistico hacia el mundo, que une pensamiento sentimiento, espiritualidad y acción- Trata sobre como trascender el individualismo de la cultura occidental para vernos a nosotros mismos como parte de la tierra, lo que nos lleva a una conección mas profunda con la vida, donde la ecología no es algo que pasa “alli afuera”, sino algo de lo cual formamos parte.

La frase ecología profunda fue acuñada en 1973 por Arne Næss, como un término teórico, pero se transformó posteriormente en un movimiento.Para Naess son puntos centrales:

  • El ser humano en armonía con el medio; no por encima, sobre o fuera de éste.
  • La igualdad Biocéntrica; todas las cosas naturales, los ecosistemas, la vida, etc., tienen derecho a existir. Independiente de su grado de autodeterminación.
  • Derecho a la diversidad cultural.
El concepto fue desarrollado más tarde por Bill Devall y George Sessions al publicar en 1985 el libro Deep Ecology, que ha derivado en un modo de vida. También Fritjof Capra ha desarrollado el concepto hacia un nuevo paradigma, a través de una visión holística del mundo, en la que se pasa de la concepción del universo como máquina, a verlo como una red de relaciones, lo que implica pensamiento sistémico para su comprensión.
 La visión ecocéntrica

Es una perspectiva centrada en la Tierra, que desplaza los valores de referencia desde la humanidad hacia la ecósfera circundante, esa red de estructuras y procesos orgánicos, inorgánicos y simbióticos que constituye nuestro planeta. El ecocentrismo expone un amor hacia la naturaleza como ser abstracto total, relacionándose con la hipótesis Gaia. Este paradigma posee unos principios que pueden resumirse en los recogidos en el Manifiesto por la Tierra:

PRINCIPIOS CENTRALES 

  • Principio 1. Para la humanidad, la ecósfera es el valor central
  • Principio 2. La creatividad y la productividad de los ecosistemas de la Tierra dependen de su integridad 
  • Principio 3. La historia natural confirma la visión global centrada en la Tierra 
  • Principio 4. La ética ecocéntrica se funda en la conciencia del lugar que ocupamos en la naturaleza 
  • Principio 5. Una visión ecocéntrica del mundo valoriza la diversidad de los ecosistemas y culturas 
  • Principio 6. La ética ecocéntrica actúa en favor de la justicia social

PRINCIPIOS DE ACCIÓN 

  • Principio 7. Defender y preservar el potencial creativo de la Tierra
  • Principio 8. Reducir el tamaño de la población humana 
  • Principio 9. Reducir el consumo humano de las partes de la Tierra 
  • Principio 10. Promover la gobernanza ecocéntrica 
  • Principio 11. Difundir el mensaje

La ecósfera es la matriz originaria de vida que envuelve a todos los seres, entrelazada íntimamente con ellos en la historia de la evolución desde el comienzo del tiempo. Las falsas divisiones que hemos establecido entre viviente y no-viviente, biótico y abiótico, orgánico e inorgánico, han puesto en riesgo la estabilidad y el potencial evolutivo de la ecósfera.

La Hipótesis Gaia

El desarrollo de las capacidades humanas

Es imprescindible , desde una perspectiva de Paz, reconocer la potencialidad de las capacidades humanas y situarlas todas a un mismo nivel de importancia. Esto conlleva la evaluación por igual de las capacidades cognitivas, a las que se les ha dado mayor importancia, y de las socio afectivas, tradicionalmente relegadas pero que están siendo revaloradas. Este paradigma pone el énfasis en el desarrollo holístico del ser humano y apoya, bajo el punto de vista de la ecología profunda, aporta un nuevo enfoque que enriquece la teorías antropocéntricas, más conocidas, como las de Amartya Sen, en torno a las capacidades.

Parte práctica

El resto de la sesión se concentró en la experimentación de técnicas que pueden ayudarnos a desarrollar nuestra paz interior. Entre ellas, encontramos:

  • Concentración: Para poder llegar a un estado de relajación mental es necesario e imprescindible la concentración, en ocasiones tenemos dificultad para disfrutar, de esos estados placenteros, porque nos cuesta desconectar o evadirnos del exterior. Aquí algunas técnicas.
  • Respiración
  • Meditación: La meditación describe la práctica de un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración.

  • Mantras: Un mantra se refiere a las sílabas, palabras o frases sagradas de origen sánscrito que se repiten para invocar a un dios o como apoyo para meditar.

Todas estas técnicas se unen a las aportadas por las numerosas tradiciones alrededor del mundo, muchas no incluidas en esta lista como las asociadas a las tradiciones africanas y a los indígenas de todo el continente americano (Fuente: Wikipedia):
  • Las prácticas meditativas que corresponden a las principales tradiciones del budismo son:
    • En el budismo Theravāda, la meditación de introspección (Vipassana), de concentración (Samatha) y cultivo del amor puro (Metta).
    • Las visualizaciones, rezos y cantos propias del budismo Mahāyāna.
    • La meditación silenciosa sin objeto propia del dhyanachan o zen.
  • Hay tradiciones religiosas de la meditación asociadas con el judaísmo, el cristianismo y el Islam (sufismo).
  • El taoísmo tiene una larga historia de estudios de meditación.
  • Muchas escuelas de artes marciales enseñan formas de meditación, en especial basadas en modelos budistas o taoístas (budō).
  • Hay formas de meditación relacionadas directamente con la creación artística, como medio de alcanzar el éxtasis místico, en el sufismo (derviches).
  • Existen meditaciones en tradiciones del continente americano (chamanismo), las islas del Pacífico Polinesia y Hawái, y Oceanía (didgeridoo).

La experiencia ofrecida por Paula Arauz me ayudó a indagar en temas que ya conocía pero a los que no he prestado mucha atención. En el poco tiempo que compartimos el sentimiento de calma y paz era patente en la sala y los compañeros expresaron sus experiencias ante estas técnicas, con aportaciones y resultados muy positivos y creativos. Está claro que si queremos tener una visión holística de la Paz no podemos dejar de lado una dimensión tan importante como la paz interna, la búsqueda del equilibrio con nosotros mismos y con nuestro entorno.

¡Salud!