Archivos de la categoría ‘Sensaciones de Paz’

Cuanto más mayor me hago, más me gusta poder decir que no tengo nada que hacer. Eso significa, no sólo que los deberes los tienes hechos, sino que puedes dedicar tiempo a la lenta improvisación. ¡Me encanta el poder decidir en cuestión de minutos u horas un nuevo plan para disfrutar con los amigos, la familia, mi pareja…! Aunque la verdad lo de hacer cosas me gusta, no lo niego, y si no estoy metido en algún fregado yo me lo busco. ¡Hacia algún sitio he de canalizar tanta energía! No obstante, hasta mi madre me ha llegado a preguntar, hablando por teléfono:

Mi madre: ¿hijo, qué tal?

Yo: Bien, ahora estoy trabajando porque tengo mucho trabajo.

Mi madre: ¿Y eso?

A pesar de que ella es quien me financia el Máster que estoy haciendo, creo que incluso ella se da cuenta y le sorprende la cantidad de cosas que hacemos y lo rápido que va todo hoy en día.

ejecutivo_exitoso1

En una nueva sesión del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, la catedrática UNESCO de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la UNED, María Novo, estuvo con nosotros para hablar del factor tiempo, ese gran olvidado. Lo olvidamos todos en general, como defiende María, pero sobre todo lo olvida el sistema político-económico que rige hoy en día: tu dinero se puede estar moviendo a lo largo del día, sin parar un instante, entre Japón, Frankfurt y Nueva York; los políticos sólo piensan en políticas y medidas que les otorguen beneficios pensando en el siguiente proceso electoral, consumimos a un ritmo mayor del que la naturaleza puede regenerarse…

María Novo es catedrática de la UNED

María Novo es catedrática de la UNED

Esta velocidad que ha adquirido la vida humana es completamente contraria a los ciclos largos de la naturaleza. Al fin y al cabo, si dividiésemos la edad de la tierra en 24 horas, llevaríamos existiendo 19 segundos. Sin embargo, nuestra voracidad como especie nos ha llevado a una situación en la que vamos a necesitar más de un planeta si seguimos a este ritmo, sobre todo en los países centrales y enriquecidos. A esto es lo que se le llama Huella Ecológica (puedes calcular la tuya, aquí) y lo que demuestra también es que estamos consumiendo los recursos de la Naturaleza y generando residuos a una velocidad mayor de lo que la Tierra puede renovar unos y asimilar otros.

En los años 80′, fue la última vez en que gastábamos y consumíamos al mismo ritmo de asimilación y regeneración natural de la Tierra, pero hemos sobrepasado esas capacidades en un 30%, lo cual es una barbaridad. Producimos demasiado, a un ritmo incluso que ni siquiera somos capaces de consumir y muchas cosas se desperdician; el imaginario dominante de nuestro sistema necesita estar siempre a la última y renovado (se produce la obsolescencia programada) y no somos capaces de respetar a la Tierra, de la que formamos parte y en la que llevamos muy poco tiempo.

historia del hombre en la tierra 01

En realidad, estos problemas derivados de no tener en cuenta el tiempo no afectarán tanto a la tierra porque en sus largos ciclos se recuperará de tal devastación, como ya lo hizo en otras ocasiones, pero de cómo gestionemos esos tiempos dependerá nuestra propia existencia como especie. Podríamos llegar a ser la primera especie que se autodestruye, así que mirad para que nos habría servido el don de la ¿inteligencia superior? Lo que está claro es que, teniendo en cuenta nuestra supervivencia, ciertos elementos que para la Tierra misma no supondrían un gran cambio, a nosotros pueden traernos serios problemas. Jared Diamond, en su libro Colapso, presenta unas interesantes reflexiones sobre los motivos del colapso de las sociedades.

Me gusta mucho ese viejo proverbio tuareg que dice: “vosotros tenéis los relojes y nosotros tenemos el tiempo”. Después de vivir en Mozambique unos meses y de que mi tío Pedro me explicara como hacía negocios con ellos lo entendí mucho mejor. El tiempo, como señala Novo, es un bien escaso y debemos aprender a usarlo. Ahí se encuentran las diferencias, en el cómo usarlo. Usar el tiempo para vivir y vivir para vivir. Se puede extender y dar más tiempo a la gente, si hablamos de la atacar mortalidad infantil y mejorar la esperanza de vida, a pesar de que las condiciones externas limitan mucho en qué y cómo cada uno puede usar el tiempo. Desgraciadamente, no todos somos libres para decidir.

2011_9_8_PHOTOGALLERY-c80f9e8217585ed50192e39ed63c1474-1315501393-32

El no tener tiempo, además, se ha convertido en un factor de estatus: como estás ocupado y con muchas cosas que hacer eso es que eres una persona ¿importante? para el mundo, porque no paras de hacer cosas y la gente te lo reconoce. ¡Y al final no tenemos tiempo para la felicidad, para hacer eso que nos gusta! Como comentaba Novo: “la libertad es tiempo y el tiempo nos da libertad”. Yo sigo pesando, y así lo haré hasta que me muera, que el tiempo es nuestro único patrimonio. No obstante, los amigos africanos me han enseñado que el tiempo no sólo pertenece a uno mismo, sino también a los que nos rodean (interesante reflexión en la que os invito a profundizar).

Para el economista español José Luis Sanpedro, bienestar significa conseguir la libertad de las necesidades imperiosas, y su enemigo es el mejor estar (el querer hacerse rico). Siempre se puede estar mejor o imaginar que se puede estar mejor. Pero a pesar de la revolución tecnológica, contradiciendo las palabras de Henry Ford (nada sospechoso de izquierdista) sobre que con la tecnología acabaríamos trabajando menos horas. Pues se equivocó, trabajamos más horas, menos gente y más puteados porque no hemos sabido adaptar la economía a las necesidades de la gente y nosotros hemos acabado viviendo para el capital.

No obstante, aún quedan esperanzas puestas en lo pequeño, lo próximo y lo lento (como dice María Novo), opuestos completamente a lo visto como lo mejor en la modernidad tradicional: lo grande, lo lejano y lo rápido. Iniciativas como los bancos del tiempo, la red Slow Food, los indicadores de Felicidad Interna Bruta de Bután, la red de ciudades lentas, el movimiento Slow… están demostrando la capacidad de resiliencia del ser humano ante estas situaciones. Espero que todas ellas puedan ayudarnos a dejar de lado un modelo de consumo y entretenimiento que secuestra nuestro tiempo y nos hace caer en la trampa del siempre correr, otra forma de dominación. Os recomiendo los libros: El elogio de la ociosidad (Bertrand Rusell) y el texto del Derecho a la Pereza (Paul Lafargue).

Mientras tanto, yo trato de tomarme la vida como un viaje en el que disfrutas del tiempo mientras vas de aquí para allá. No quiero sufrir el efecto Pekín Exprés, en el que el objetivo es llegar a la meta y el placer de viajar se pierde por el camino. Voy a seguir tratando de dedicarle todo el tiempo necesario a esas actividades lentas (como dice Novo), que se estropean si el tiempo que tenemos para ello es limitado: hablar con un amigo, poder disfrutar de un atardecer sin necesidad de quererlo ya (como en el Principito), pasear por el monte o… ¡qué narices! hacer un informe sobre cualquiera de las frikadas que a mí me gustan.

¡SALUD!

En noviembre del pasado año, en este mismo blog, la música y la paz aparecieron de la mano en el concierto (Que a todas las balas se les haga de noche) que dio Paco Damas en el espacio del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I. Son muchas las propuestas e investigaciones que aúnan la Paz y la música para tratar de transformar los conflictos: Playing for a Change, la iniciativa argentina Paz y Música, la Fundación Música y Paz colombiana o el macro concierto que está programado para el 21 de septiembre de 2014 en El Cairo, Egipto, desde la organización MasterPeace.

En esta ocasión, la compañera colombiana Andrea Rodríguez presentó una iniciativa en la que ha trabajado durante los últimos años, que trata de utilizar la música como vehículo de transformación del conflicto en el contexto colombiano: La Batuta, en el Departamento de Meta, inició un programa en el Barrio La Reliquia de Villavicencio, cuyo objetivo era que los jóvenes del  Barrio La Reliquia de Villavicencio aumentaran su participación social, su identidad, recursos sociales y conciencia de derechos culturales, contribuyendo a mejorar su accionar como futuros ciudadanos y fortaleciendo las posibilidades de gobernabilidad de los municipios y del departamento del Meta al aumentar su inserción participativa en el espacio cultural local y departamental.

Colombia, junto con Sudán, lidera la lista de personas desplazas de manera forzosa, en este caso, debido al conflicto que azota el país desde hace décadas

Colombia, junto con Sudán, lidera la lista de personas desplazas de manera forzosa, en este caso, debido al conflicto que azota el país desde hace décadas. Fuente: Consejo Noruego para los Refugiados.

Este proyecto se lanzó para atender a 90 jóvenes en situación de desplazamiento, lo cual genera grandes pérdidas y un grave daño al proyecto de vida, tal y como señala el Juez Cançado, ex Vicepresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en su argumentación al voto razonado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso Loayza Tamayo contra Perú: “la brusca ruptura de esta búsqueda, por factores ajenos causados por el hombre (como la violencia, la injusticia, la discriminación), que alteran y destruyen de forma injusta y arbitraria el proyecto de vida de una persona, revístese de particular gravedad, -y el Derecho no puede quedarse indiferente a esto. La vida -al menos la que conocemos- es una sola, y tiene un límite temporal, y la destrucción del proyecto de vida  carrea un daño casi siempre verdaderamente irreparable o, una u otra vez, difícilmente reparable”.

El  desplazamiento  impone  costos  sustantivos  sobre  las  familias  afectadas debido a la dificultad para recuperar pérdidas materiales e intangibles.

El desplazamiento impone costos sustantivos sobre las familias afectadas debido a la dificultad para recuperar pérdidas materiales e intangibles.

También se producen un gran impacto psicosocial en los individuos, especialmente en los niños.

También se producen un gran impacto psicosocial en los individuos, especialmente en los niños.

De esta forma, según Andrea Rodríguez, la música se puede convertir en un buen aliado para la reversión de estos procesos, pues representa un medio muy eficaz para tratar de mitigar y gestionar todo ese impacto psicosocial.

La música ha servido en este proyecto para mitigar el impacto psicosocial de la situación de desplazamiento que sufren estos niños

La música ha servido en este proyecto para mitigar el impacto psicosocial de la situación de desplazamiento que sufren estos niños

Para tratar de interiorizar el proceso que se vive a través de proyectos de este tipo, Andrea propuso una actividad que consistió en clasificar las sensaciones de los participantes en varios recuadros en función del tipo de transformación que permitían generar.

cuadro cambios

La mayor parte de ellas fueron situadas en el recuadro superior izquierdo, reconociendo que el proceso generado por este proyecto musical tuvo un importante valor de transformación personal. Con ello, podemos decir que la transformación y el cambio vienen desde abajo, desde las propias personas, y que va produciendo cambios en el resto de estructuras conforme los individuos se relacionan y organizan, llegando incluso a cambiar los organismos político-sociales y su funcionamiento. La propia Andrea Rodríguez nos enseñó cómo la música le ha servido también a ella para transformar sus propios conflictos, con una canción que compuso (aún espero título) y que no os puedo adjuntar porque no me permite subir el archivo musical. ¡Gracias, Andrea (letra)!

Presentación sobre Música y Construcción de Paz

¡SALUD!

Dicen que la música amansa a las fieras. ¿Qué puede hacer la música por la Paz? Muchas son las experiencias musicales que trabajan por el cambio, desde el mundialmente famoso Playing for a Change hasta las propuestas de pequeños compositores como Paco Damas. Este andaluz, natural de Jaén, estudió Composicón Musical y Medicina en Granada, donde fijó su residencia. Más tarde se especializó en Psicoterapia Psicoanalítica y Musicoterapia en Madrid. Después de algunos años dedicados exclusivamente al ejercicio de la medicina, reapareció públicamente en 1997 con el disco “Ay amor Y Entropía”, mezclando canción de autor y música instrumental, lo que le llevo a hacerse un hueco entre los autores andaluces de “La nueva lírica sureña”.

Después de varios discos, en  octubre de 2009 ve la luz su cuarto disco “Tristes Guerras”, un disco sobre la obra poética de Miguel Hernández con motivo de su Centenario 1910-2010. Este disco ya lo encaminó hacia el proyecto de paz que vino a presentar en el espacio del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I. Su quinto disco, “Que a todas las balas se les haga de noche”, es un disco que ha pretendido ser algo didáctico para el alumnado. Paco Damas incorpora en él textos propios y ha musicado textos de Caballero Bonald, Gabriel Celaya, Blas de Otero, Ángela Figuera, Miguel Hernández y Dolors Alberola. Es un disco cuyo hilo conductor es la “Cultura de Paz”: textos en claves de paz, igualdad, no violencia, solidaridad, civismo y ética. Este disco ha sido auspiciado entre otras instituciones por la Fundación Cultura de Paz que preside D. Federico Mayor Zaragoza.

La sesión transcurrió maravillosamente entre canciones y poemas, acompañadas de explicaciones sobre la situación mundial en diferentes aspectos (refugiados, hambre, paz, multiculturalidad, paz…), que quiero compartir con todos vosotros en este espacio. Las canciones pueden en la sección multimedia de la página de Paco Damas (en la parte inferior).

1.- Si derribas el Muro – Poema-Ernestina Champourcin

¡Si derribas el muro
qué gozo en todas partes!
¡Qué lazo de palabras
se sentirá en la tierra!
Y todo será nuevo,
como recién nacido…
Si derribas el muro
de todas las mentiras
¡Qué júbilo de amor
abierto sobre el mundo!
¡Qué horizonte sin nubes
en la curva del cielo!

2.- En el principio – Canción de Blas de Otero (cantada por Paco Ibáñez)

3.- La muerte del niño herido – Poema de A. Machado

Otra vez es la noche … Es el martillo
de la fiebre en las sienes bien vendadas
del niño. -Madre, ¡el pájaro amarillo!
¡Las mariposas negras y moradas!
-Duerme, hijo mío. Y la manita oprime
la madre junto al lecho. -¡Oh, flor de fuego!
¿Quién ha de helarte, flor de sangre, dime?
Hay en la pobre alcoba olor de espliego:
fuera la oronda luna que blanquea
cúpula y torre a la ciudad sombría.
Invisible avión moscardonea.
-¿Duermes, oh dulce flor de sangre mía?
El cristal del balcón repiquetea.
-¡Oh, fría, fría, fría, fría, fría!

4.- Llévame ante el Dios de la Guerra – Canción de Paco Damas

5.- Balada para la paz de los niños – Poema de Enrique Badosa (fragmento)

He venido a decir lo que acontece,

lo que amenaza un campo de amapolas

en donde hay una espiga que florece

y da la luz del trigo a las corolas.

Porque os veo la paz amenazada,

porque no reconocen las sonrisas,

porque os rompen la vida comenzada

y os quisieran las mentes bien sumisas.

Pero sabed que un libro se ha salvado:

el del que viene a referir un cuento.

Busco para vosotros tierra sana

donde aprender los días y las flores,

y coger la amapola más ufana

para un pan de alimento y de colores.

….

Pero aquí os dejaré dicha y escrita

para la decisión de algún momento,

por si la libertad lo necesita,

la voz que vino a referir un cuento.

6.- Canción para los refugiados – Canción  de Paco Damas

7.- Quisiera tener varias sonrisas de recambio – Poema de Concha Méndez

Quisiera tener varias sonrisas de recambio

y un vasto repertorio de modos de expresarme.

O bien con la palabra, o bien con la manera,

buscar el hábil gesto que pudiera escudarme…

Y al igual que en el gesto buscar en la mentira

diferentes disfraces, bien vestir el engaño;

y poder, sin conciencia, ir haciendo a las gentes,

con sutil maniobra, la caricia del daño.

Yo quisiera ¡y no puedo! ser como son los otros,

los que pueblan el mundo y se llaman humanos:

siempre el beso en el labio, ocultando los hechos

y al final… el lavarse tan tranquilos las manos.

8.- No quiero – Canción de Angela Figuera (poema leído)

9.- Preguntas – Poema de Caballero Bonald

Ya se han puesto en camino

la muerte y sus patrullas:

la muerte, esa aliada

de la guerra más sucia,

y con ella los cómplices

duchos en imposturas.

Dejan por los caminos

una imperial basura

y sus armas contestan

a todas las preguntas.

Patrañas y rapiñas

con la paz se camuflan

mientras la vida cuenta

sus muertes una a una.

La guerra es una patria

de horrible catadura

y el dios de los ejércitos

no retrocede nunca:

con sus armas contesta

a todas las preguntas

10.-Peinador- Canción de Dolors Alberola

11-. La poesía es un arma cargada de futuro – Poema de Gabriel Celaya (fragmento)

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas…

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

12-. Que lluevan versos – Canción de Juana Vázquez

13.- A través de la Paz-Octubre II – Poema de Juan R. Jiménez

A través de la paz del agua pura,
el sol le dora al río sus verdines;
las hojas secas van, y los jazmines
últimos, sobre el oro a la ventura.

El cielo, verde, en la más libre altura
de su ancha plenitud, deja los fines
del mundo en un extremo de jardines
de ilusión. ¡Tarde en toda tu hermosura!

¡Qué paz! Al chopo claro viene y canta
un pájaro. Una nube se desvae
sin color, y una sota mariposa,

luz, se sume en la luz… y se levanta
de todo no sé qué hálito, que trae,
triste de no morir aún más, la rosa.

14.- Trigo y agua – Canción de Paco Damas

15.- Poema de Paz – Poema de Rafael Alberti

“Lo grito aquí: ¡Paz! Y lo grito
llenas de llanto las mejillas.
¡Paz, de pie! ¡Paz! ¡Paz, de rodillas!
¡Paz hasta el fin del infinito!
No otra palabra, no otro acento
ni otro temblor entre las manos.
¡Paz solamente! ¡Paz, hermano!
Amor y paz como sustento.”

16.- Paz – Canción de Federico Mayor Zaragoza

17.- Casilda del Llanto – Poema de Fedrico G. Lorca

He cerrado mi balcón

porque no quiero oír el llanto,

pero por detrás de los muros

no se oye otra cosa que el llanto.

Hay muy pocos ángeles que canten,

hay muy pocos perros que ladren,

mil violines caben en la palma de mi mano.

Pero el llanto es un perro inmenso,

el llanto es un ángel inmenso,

el llanto es un violín inmenso,

las lágrimas amordazadas al viento,

y no se oye otra cosa que el llanto.

18.- Que todas las balas se le haga de noche – Canción de Paco Damas

19.- Llegó con tres heridas – Poema de Miguel Hernández

Llegó con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.

Con tres heridas viene:
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.

Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.

20.- Tristes. Tristes Guerras – Canción de Miguel Hernández

21.- Paz – Canción de Canción de Federico Mayor Zaragoza

¡Espero que podáis disfrutarlo tanto como lo hice yo en Castellón!

¡SALUD!

En una nueva jornada del Seminario Intercultural del Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, mis compañeros tuvieron la oportunidad de disfrutar de una conferencia llevada a cabo por Wolfgang Dietrich, investigador de paz austriaco y director del programa  MA Program in Peace, Development, Security and International Conflict Transformation (UNESCO). Yo estaba enfermo y no pude asistir, pero me gustaría compartir con todos vosotros algunas cosas que encontré por Internet al respecto.

En el libro The Palgrave International Handbook of Peace Studies: A Cultural PerspectiveWolfgang Dietrich y otros autores hacen referencias a las diferentes formas de Paz que ellos identifican alrededor del mundo. Dietrich se centra principalmente en cinco familias de las cuales, durante el seminario, habló sobre las Paces Transracionales. Estas Paces transgreden los límites de la (post)modernidad al combinar la razón con el componente energético y algunas de sus características son:

  • Las energéticas relacionan el ser humano con la naturaleza y el cosmos. La dimensión cósmica se integra por medio de las perspectivas transpersonales, sistémicas o espirituales.
  • Integran la interrelación de todas las cosas, el concepto de paz que emana de la armonía.
  • Pero no son una superación de lo moderno, sino su integración por medio de la diferenciación; incluyen lo racional en términos de referencia más amplios.
  • … mientras que simultáneamente adoptan la pluralidad postmoderna de perspectivas y experiencias.
  • Aproximaciones transracionales (de nuevo) adicionan la perspectiva de la primera persona singular a los proyectos académicos y los combina con la primera persona plural. Integra la intencionalidad así como la dimensión transpersonal o espiritual, la conectividad de todos los seres.

 

Por otro lado la investigación transracional de las paces asume que la investigación no sólo tiene un valor informativo, sino que también provee oportunidades para la transformación. La investigación es vista como un proceso continuo de transformación del propio ser y de los demás y las metodologías de investigación transracional activamente reconocen, integran y reflejan el camino de transformación (trans)personal del investigador a lo largo del proceso investigativo. De esta forma se produce una aproximación holística a la investigación que demanda gran madurez por parte del investigador porque pasa a ser facilitador de su propio proceso de transformación a lo largo de la investigación.

Creo que la aproximación es muy interesante, por todos los elementos nuevos que aporta y trata de incluir. La verdad que fue una pena no poder participar en el seminario, pero de cualquier forma aquí os dejo una reseña del libro en el que Wolfgang Dietrich hizo públicas estas ideas y un pequeño artículo en español que pueda dar un poco más de luz al asunto.

Dietrich, Wolfgang et al. (2011) Peace studies, a cultural perspective, Palgrave Macmillan – Por Pietro Morocutti. Instituto de la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada

La Paz como concepto cultural: Experiencia Energética y Reconocimiento Transracional – Por Wolfgang Dietrich

¡SALUD!

Volver a empezar”, como sugería hace unos días el profesor Miguel Ángel Mateo en su blog personal antes del comienzo de las clases en el  Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I. De nuevo aquí, con la sensación real de estar de nuevo en casa. Sin embargo, nuevas experiencias nos esperan en un año que, desde luego para mí, ha comenzado con mucha fuerza. Apenas llevo aquí un par de semanas y los chicos y las chicas que comenzarán este año el bienio académico ya me han demostrado no sólo mucha energía, sino un cariño especial. ¿Serán ellos o seré yo, que lo siento más?

Puedo decir que mi experiencia por Mozambique, en el África oriental, me ha cambiado en cierta manera. Creo que para mejor, lo siento, pero quizá no me corresponda sólo a mí percibir esos cambios. Hablando una noche con mi querido amigo y compañero George, de Nigeria, hacíamos una profunda reflexión sobre el sentido de la hospitalidad y de la felicidad en África. Me explicaba que en Nigeria, igual que lo he visto en Mozambique, muchas de las ciudades pequeñas y los poblados te reciben con un: “Wellcome to Abuja” (en el caso de Mozambique: “Bemvindo a Pemba”). Sin embargo, en las ciudades más grandes y desarrolladas, como en el caso de Lagos, el visitante sólo es recibido con el cartel indicativo de la ciudad a la que se está entrando. En el caso de España he visto de todo, pero me da la sensación de que el modo aséptico (la segunda opción) es mucho más común. En el caso de Castellón no estoy seguro…

Independientemente de todo esto, durante el primer seminario intercultural del Master hemos querido dar la bienvenida a los nuevos y las nuevas estudiantes que, desde esta semana, han pasado a ser parte de este rincón de paz dentro de la geografía española, en la ciudad levantina de Castellón, en un programa que este año cumple su mayoría de edad. El acto comenzó con las actuaciones musicales de varios compañeros de segundo año (Arie, Andrea y Allison – Bea, te echamos de menos) que, como en el último seminario de junio, volvieron a ponerme los pelos de punta llenando el espacio de buenas vibraciones.

Después del espacio musical, las compañeras Priscyll y Areli expusieron el proyecto en el que han estado trabajando durante las últimas semanas: la creación de un espacio de grupos de investigación estudiantil que siga las líneas de la Cátedra UNESCO de Paz, pero que sea totalmente independiente de la institución. Creo que es una gran iniciativa de cara a reforzar la línea académica e investigadora del Máster, pero no sólo eso, ya que la idea es crear también una base de datos informativa a través de la plataforma (peacemastercastellon – que coordinaré yo, en principio) y otra con ofertas de prácticas y trabajo que surjan en el campo en el que nos movemos.

Por otro lado, también fue presentada la iniciativa Castellón: una ciudad multicultural, de la mano de Cándido Cabana Porto, activista, compañero y amigo ante todo. Esta campaña ha utilizado la oportunidad brindada por el artista JR, para mostrar la riqueza cultural de la ciudad a través de la fotografía. Todo a través del proyecto Inside Out Proyect

Durante la noche del día 3, unas cuantas personas formamos parte del grupo que realizó la pegada de carteles. Tensión, alegalidad, ¿ilegalidad?, compartir tiempo, correr, buscar el lugar idóneo, ser multados… Creo que esa noche nos pasó de todo, pero fue un gran comienzo en el que quedó demostrado que este tipo de cosas no entiende de culturas, ni de ideologías, ni de fronteras… 100 carteles que han pasado, al menos por el momento, a ser parte de la ciudad de Castellón para mostrar la diversidad de su gente. ¿Sabemos realmente entre quienes vivimos? ¿Conocemos a nuestros vecinos?

La última parte del seminario la pasamos en el pabellón de la Universidad, realizando un juego en el que lo único que necesitábamos era vernos las caras y conocer nuestros nombres. Si bien es verdad que me dio un poco de pena que no todos los compañeros de segundo quisieran o pudieran compartir el espacio (LO SIENTO, PERO TENÍA QUE DECIRLO), nos juntamos un buen grupo de gente. Dijimos nuestros nombres y nos vimos las caras, algo que es bastante difícil en el espacio de la sala de conferencias donde normalmente hacemos los Seminarios Interculturales. No sé si el juego salió bien o mal, eso quizá les corresponda a otros decirlo, pero lo que sí es cierto es que nos reímos, compartimos tiempo, espacio y mucha gente me dio las gracias por haberlo preparado.

¡Vienen con mucha fuerza y energía o eso me están transmitiendo desde el principio… y son geniales! Gracias por decidir compartir con nosotros este camino… esta danza por la paz. ¡BIENVENIDOS!

Miki, Mike, Kevin, Jeanne, Kata, Manzar, Idham, Ximena, Julieth, Irene, Celia, Annette, Carlos, Paula, Jenny, Konstantin, Joel, Oswald, Victoria, Neus, Rocío, Patricia y a todos aquellos que os incorporéis o que nos queráis acompañar en este viaje.

¡SALUD!

“La energía se mueve en olas.
Las olas se mueven en patrones y ondas de forma.
Los patrones y ondas de forma se mueven en Ritmos.
Un ser humano es simplemente esto: energía, olas,
patrones, ondas de forma, ritmos.
Ni más ni menos.
Una danza.”

Gabrielle Roth

Día: 23/05/012

Lugar: Universidad Jaume I

El último Seminario Intercultural del  Máster Universitario Internacional en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I, de este curso, traía consigo una de las mayores sorpresas que me podía haber ofrecido el Máster: un gran baile. Pero no un gran baile de esos con vestidos, alcohol y música a tope, sino uno de esos que te sana por dentro y de los que te hacen recordar por qué amas la danza (mi caso, aunque no la practique demasiado, desgraciadamente). Gracias a Egidio Bustamante, a Noelia Ruiz y a la danza de los 5 Ritmos, utilizamos la música y el baile para mirar a nuestro interior y, al mismo tiempo, conectarnos con la gente presente en aquel espacio.

Según Gabriel Roth: “Los 5 Ritmos son el fundamento del trabajo corporal y espiritual de Gabrielle Roth. Constituyen un mapa de un territorio que ha fascinado a mucha gente desde hace miles de años y dicho territorio es realmente el territorio de lo que significa ser más plenamente humanos de lo que nos exige la mayor parte de la vida cotidiana”. Esta danza consiste en un ciclo conocido como La Ola, dividido en 5 ritmos individuales:

Fluido: el profesor de la fluidez y la gracia. Es un ritmo que busca encontrar una continuidad en el movimiento, mediante el que somos conscientes del peso del propio cuerpo. Es un movimiento continuo, circular, pesado, en contacto con la tierra, el movimiento de una cosa transformándose en otra, la etapa de la infancia, la madre y el elemento Tierra. Sientes como fluye tu cuerpo en el espacio, te ayuda a soltarte, a interiorizar y utilizar la energía femenina que hay en ti. Te ayuda a encontrar cierta calma, a empezar a olvidarte de esas cosas que te preocupan y que sientes que debes transformar en un proceso de continuo cambio. Sales de la tierra de la que eres parte, pero a la que estás unido por completo.

Stacatto: es el profesor de la definición y el refinamientoEs el ritmo en el que expresamos lo que hemos escuchado con movimientos enfáticos, expresivos, surgen ángulos, líneas, aristas, formas y es como si hubieramos pasado de escuchar el movimiento de la energía interior a darle forma forma física. Empezamos a decir “sí” a esto y “no” a lo otro, abriéndonos a algo o apartándolo. El ritmo del Padre, del Fuego y del Corazón. La etapa de la niñez a la pubertad. Es el momento de la rebeldía, de dejar las cosas claras y enfatizar aquello en lo que creemos a través de la energía masculina. No es una batalla contra nadie aunque parezcan movimientos violentos, pero sí una lucha interior con todo aquello que nos molesta. Tomamos las cosas que nos gustan y dejamos fuera lo que nos desagrada. Estamos creciendo, pero ya somos capaces de elegir, dando forma a nuestro sentir a través de formas claras y rompedoras. Ya nada fluye.

Caos: el anuncio de la creatividad que busca forma. Consiste en permitir, invitar, animar, dejar ir; simplemente con concentrarnos y dejar que lo que llamamos la mente ordinaria pase a ocupar un segundo plano en el movimiento. La relajación de la mente. La integración de la  energía femenina y masculina, la energía de la madre y del padre, la energía relacionada con la tierra y el fuego donde los movimientos son a la vez fluidos, continuos, circulares y se expresan donde la melodía y el ritmo se juntan. El ritmo de la adolescencia y el elemento agua. Tu cuerpo se mueve como él sólo sabe, de aquí para allá con su único sentido el cual no debes comprender. Te dejas ir y disfrutas de la unión de lo masculino y lo femenino en un sólo ritmo. Se parece mucho a las relaciones humanas, tan excitantes y apasionantes como caóticas y descontroladas. Tu cuerpo se mueve más rápido que tus pensamientos y todo lo que está más allá de tu ser y tu momento deja de tener valor y sentido. Se concentra la energía y explota por todos lados mientras sientes como se expande y busca salir de ti mismo, que estás repleto. Compartir esa energía que te rodea mandándola con fuerza hacia los demás y que te libera al mismo tiempo de cargas pesadas.

Lírico: es el profesor de la síntesis y la integración. Es el ritmo de la fascinación que  produce el propio movimiento a través de olas y formas y la disolución, en cierto sentido, de la forma sólida. Aquí el  movimiento está trascendiendo del cuerpo físico. Es el ritmo de la madurez y el elemento Aire. La energía que te hacía sentir pesado está ya fuera y, como un ave fénix, te sientes renovado. Ganas de saltar, volar, reír, sentir un aire nuevo, llorar de alegría… Es una vuelta al comienzo a través de un ritmo fluido, que no te deja parar de sentir cosas buenas. Buscas a quienes más quieres en tus pensamientos y tratas de conectarte a ellos porque tu ser está más allá de tu cuerpo y busca viajar hacia ellos. Es amor, es pasión, es lucidez, es recuerdo, es ligereza, es belleza…

Quietud: el profesor de la compasión y la paz. El ritmo  en el que existe la intención o el sentimiento o el impulso de querer manifestar la Unidad. El movimiento, quien baila, la respiración y el espacio externo “es uno” y por tanto, este es el ritmo que probablemente más se asemeja a una meditación de pie o en movimiento. Es un enlace entre lo mundano y lo mágico, lo ordinario y lo sagrado. El ritmo de la compasión y el éter. La etapa de la vejez. El descanso y el placer te invaden a través de la calma musical. Es el momento de buscar dentro de ti mismo esa paz que tiene como culmen todo este proceso. Volver a conectarte con la tierra y con los demás, volver al inicio. Poco a poco tu cuerpo y tu mente te piden calma y dan la bienvenida a un espacio en el que mirar sólo en tu interior. Quizá el lugar donde lo hicimos no fuera el mejor escenario, pues yo eché mucho de menos el olor de la tierra y la humedad de los bosques en los que yo crecí. Unido al mundo, con energías nuevas, vuelves a recordar porqué amas la danza.

¡SALUD!